RESEÑANDO LA VERDAD SOBRE EL CASO HARRY QUEBERT, DE JOËL DICKER

Categoría: Club Culturamas | y tagged con |

Por Lucía Berruga. La verdad sobre el caso Harry Quebert es un libro que cayó en mis manos hace tres semanas como un regalo atrasado de cumpleaños y la verdad es que no había oído hablar de él, pero al parecer, venía pisando fuerte pues se estaba preparando para traducirse a 33 idiomas. El autor, Joël Dicker, con 28 años ya se ha convertido en un fenómeno global  y, con su libro, crea un paradigma ya que la historia gira en torno a un escritor de 30 años, Marcus Goldman, que, aunque ya era conocido y tenía labrada su carrera como escritor, se hace extremadamente famoso con su segundo libro creado a raíz del caso Harry Quebert, su amigo y profesor en su época universitaria, y se nos va contando cómo llega hasta allí, los acontecimientos que le llevaron a escribir el libro y lo que pasó durante y después de ello. Y de ahí el paradigma, porque el joven escritor de La verdad sobre el caso Harry Quebert, se ha hecho famoso a sus 28 años con su segundo libro, que es precisamente el libro que, en la ficción, lleva al protagonista de la novela a alcanzar la fama completa y total.

Lo cierto es que desde Los hombres que no amaban a las mujeres de Stieg Larsson no había vuelto a leer un thriller policial porque, aunque me gusta, no es el que ocupa el mayor espacio en mí, cada vez más, creciente biblioteca; pero como ya había leído varios libros sobre este género y además se presentaba como una de las grandes obras del año, premiada en 2012 por el destacable premio de novela de la academia francesa, y que, era un regalo y yo nunca cierro las puertas a un libro gratis, esa misma tarde me lo empecé a leer.

principal-joel-dicker_grande

Aunque lleva en la cabecera de mi cama tres semanas realmente me he leído las 660 páginas en una semana, en los pocos ratos que he tenido, perdiendo horas de sueño, lo he engullido, como me suele pasar cuando un libro me gusta.

Respecto al autor decir que Joël Dickers ha conseguido a sus 28 años lo que muchos no llegan a lograr a lo largo de su vida: convertirse en un escritor de éxito, aunque él ya apuntaba a maneras, pues consiguió a los 10 años ser nombrado el editor más joven en Suiza, y actualmente es profesor de francés. Curiosamente ha obtenido el triunfo con su segunda novela, ya que la primera, Los últimos días de nuestros padres, aún no ha salido a la luz y se publicará en 2014 por Alfaguara.

Respecto a la trama todo comienza cuando Marcus Goldman que, tras el éxito con el primer libro se encuentra ante la “enfermedad” del escritor: el síndrome de la página en blanco, ha de entregar un nuevo libro con un plazo que cada vez se cierra más para evitar acabar en los tribunales por haber roto su contrato con su editorial y eso le lleva a recurrir a su amigo y mentor, el que fue su profesor en la universidad y le ayudó a convertirse en quien es, el escritor de éxito Harry Quebert, que alcanzó la fama con su obra Los orígenes del mal. Quebert le invita a trasladarse a Aurora, un pueblo de New Hampshire, para ver si allí recupera la inspiración y puede volver a escribir. Estando allí Goldman descubre por accidente que su amigo y maestro tuvo una relación secreta 33 años atrás, con 34 años, con una chica de 15 años, Nola Kellergan, que desapareció de forma misteriosa y violenta a finales del verano de 1975.

Cuando pasado un tiempo, y sin haber escrito una sola línea para su nuevo libro, Goldman vuelve a Nueva York, se descubre por accidente el cadáver de la chica en el jardín de Harry junto con una copia del manuscrito de su famoso libro. Ante ello  Harry es detenido y Goldman acudirá de nuevo a Aurora con la esperanza de poder ayudar a su amigo, para quien todo se va volviendo cada vez más turbio al confesar que el manuscrito de su famoso libro, Los orígenes del mal, fue escrito y dedicado para Nola en el que se cuenta la relación que tuvo con la chiquilla de 15 años en forma de carta.

Street-Scene-Gloucester-Edward-HopperA partir de ahí la historia se nos narrará en tres tiempos: todo lo que ocurre en torno a 1975, las historias de los habitantes de Aurora y la historia de amor de su maestro y Nola por un lado, por otro su propia historia con Harry y, por último, lo que va ocurriendo a tiempo real desde que se descubre el cuerpo de Nola. Goldman a pesar de lo que le dice todo el mundo decide quedarse en Aurora e investigar para poder descubrir la verdad y limpiar el nombre de su amigo, lo que le llevará a encontrar la idea que buscaba para su nueva novela, y para ello contará con la inesperada ayuda, aunque siempre reticente, del teniente Galahowood, un policía sarcástico, con poca paciencia, cuya confianza Goldman tendrá que ganarse.

Obviamente la historia está pensada para que nadie sea lo que parece, de esta forma todos sus personajes muestran inicialmente una cara que no será la auténtica, incluida Nola, Harry y, por supuesto, el propio Goldman. Se nos plantea una novela con grandes giros inesperados, en la que tendremos que ir siguiendo las miguitas de pan que se nos van dejando y donde iremos viendo los secretos que un tranquilo pueblo y su gente, aparentemente inofensivos, esconden.

Para mí una de las mejores partes del libro es la propia relación de Marcus y Harry, del alumno y el maestro, con sus enseñanzas y los consejos. Eso lleva a crear una historia de fondo que servirá como hilo conductor de toda lo que se nos cuenta ya que, al comienzo de cada capítulo, se nos presenta con uno de los múltiples consejos que Harry le da a Marcus sobre lo qué es ser escritor y lo que implica y es el acto de escribir un libro.

winnipesaukee-island-sunsetEsos consejos son una agradable ruptura de la tensión de la novela ya que serán consejos que, realmente, se pueden aplicar a la vida diaria, lo cual supone un contrapunto que permite reflexionar y que, para los que nos gusta escribir, suponen una apertura a nuevas perspectivas y puntos de vista sobre la escritura. También servirán, a veces, para adelantar la idea de lo que va a ocurrir en el siguiente capítulo.

La historia en espiral, la trama del caso, bastante extendida a lo largo de las páginas para poder dar esos giros de guion, me recordó mucho a la historia de Los hombres que no amaban a las mujeres, donde un escritor (en vez de un periodista) ha de desvelar lo que ha ocurrido en torno a la desaparición de una joven,  aparentemente dulce e inofensiva, que obviamente va a guardar un secreto bastante oscuro, y donde todos los que la rodean tendrán algo que esconder. Un thriller donde nada es lo que parece, donde se repite bastante sobre los sucesos del 30 de agosto de 1975 para ir descubriendo cada vez más detalles sobre la desaparición de Nola, que harán que lo que empezó de una forma acabe convertido en una historia completamente diferente.

Serán esas sorpresas y cambios en la historia lo que hace que el lector no pueda dejar de leer y lo que hizo que yo no pudiese soltar el libro, porque necesitaba saber cómo continuaba. Sí que es cierto que a veces se hace un poco largo y pesado, ya que cuando parece que la historia está cerrada vuelve a abrirse porque ocurre algo que lo cambia todo. De esa forma se repite mucho algunos sucesos de aquel verano porque se vuelve sobre ellos para especificar lo que realmente fue pasando y que cambia el desarrollo del caso policial y de la trama.

Sin título

Creo que no se puede discutir que sea una gran novela, que tenga su éxito justificado, ya que todo el peso de la historia lo llevan unos pocos personajes, por lo tanto han de estar bien construidos y ser creíbles para poder seguirles y seguir queriendo ir detrás de ellos siguiendo sus pasos y sus descubrimientos. Dicker lo consigue sin problemas y además crea una red de unión de todos los personajes que vincula unos a otros y que, poco a poco, se van desvelando dándole sentido a la historia pero también despistando al lector ya que es muy difícil imaginar quién es el verdadero responsable de la desaparición y muerte de Nola hasta el final del todo, donde, casi un poco atropelladamente, se nos desvelará junta toda la información que complementa las lagunas informativas y preguntas que han ido surgiendo en los últimos capítulos del libro.

Por un lado esa gran cantidad de información final está muy bien pensada y hace que el lector se quede asombrado ante el giro inesperado de los acontecimientos que cambian en cadena, como si todo hubiese sido una partida de dominó y hasta entonces no hubiesen tirado la pieza correcta que hubiese desencadenado el movimiento de descubrimientos de todas las pistas hasta llegar a la verdad; pero por otro lado está el hecho de que provoca en el lector la sensación de que se podría haber resuelto todo mucho antes, de que sobran páginas y que, para soltar todo al final, podría haberse dosificado mejor y haber creado el impacto final no de una vez, haciendo que casi te atragantes con toda la información y el ritmo trepidante de la narración, sino más lentamente, pues todo el libro transcurre de manera entretenida pero siempre poco a poco, en contraposición con el final, donde todo se nos presenta de golpe.

auroraSin embargo, a pesar de estos detalles mencionados, de lo que no hay duda es que la obra de Dicker cumple con su cometido y no decepcionará a quien empiece a leer desde su primera página, continuando con la historia hasta la última de la misma. Además de la historia lo que consigue esta “adicción” hacia el libro es el hecho de descubrir, aunque ya se espera, que todos los personajes no sean ni buenos ni malos, por lo que son muy reales, cercanos al lector lo que provoca que este les vea como somos todos: llenos de conflictos internos, con esperanzas y con los errores cometidos por el camino cargados sobre la espalda. Esa forma de plasmar la esencia, casi real, de los personajes, hace que sigamos con ellos hasta el final, necesitados de conocer qué es de ellos.

Lo único que no me ha resultado creíble de los personajes es, precisamente, lo que debería ser uno de los puntos fuertes de la novela: la relación de amor entre Nola y Harry; si no me ha parecido creíble es porque parece más una relación de amor platónico que una relación pasional, contando con que es un amor prohibido en el que la pasión debería mezclarse de lleno en ella, es una relación basada en el respeto, hasta tal punto de que Nola siempre habla de usted a Harry, cosa incomprensible para mí en una relación de amor. Eso hace que no sea cercana y que por tanto se vea rara ante el resto de las realidades que se van descubriendo con el paso de las páginas.

librosA pesar de la pérdida de interés en algunos puntos que pueda sufrir el lector (normal también puesto que el libro es muy extenso), Dicker conseguirá recuperarlo de nuevo sin problemas, consiguiendo mezclar el bien y el mal en su historia, llegando al equilibrio que todos los amantes de la lectura buscamos en un libro.

Interesante, casi brillante, con buena narrativa y un argumento y ritmo muy sólido, La verdad sobre el caso Harry Quevert se ha convertido justificadamente en uno de los libros del año, que obviamente se seguirá extendiendo y dará la vuelta al mundo.

 

* Todas las imágenes de este post han sido obtenidas de las fuentes de imágenes de Internet.

Lucía Berruga Sánchez  http://sobrevolandolacultura.blogspot.com.es/

Related Posts with Thumbnails

22 respuestas a RESEÑANDO LA VERDAD SOBRE EL CASO HARRY QUEBERT, DE JOËL DICKER

  1. Terminé de leer el libro ayer. Mi opinión es que es una novela con pretensiones de novelón y no lo consigue. Llega un momento que deseo que termine de una vez y no la dejé tirada porque al final quieres saber quién es el asesino (por cierto, que acerté en mis predicciones)pero la verdad es que se hace eterna, le hecho de que sea larga no es excusa, cuanto más largo y entretenido sea un libro, para mí, mejor, y este sólo es lo primero. Enmarañada, no deja claro cuando va y cuando viene en el tiempo, usa el autor la metaliteratura como elemento de la novela pero no sabe llevarlo a buen término, solo consigue liarla, como idea no está mal pero la veo mal resuelta. Y la única sorpresa para mí es sobre el autor de Los orígenes del mal, y siento mucho decir que hasta el momento en que MArcus se lo dice a Harry yo ni me había enterado del detalle, aunque sí había desconfiado de por qué se escribían si se veían a diario.
    En fin, que como libro no está mal, pero no es nada del otro mundo, una pena porque la historia es buena pero muy mal contada; y ya que aquí se lo compara con la también detectivesca “Los hmbres que no amaban a las mujeres”, decir que, en mi opinión, ni de lejos tiene el ritmo y la claridad de la novela de Larrson, cuya trilogía leí, mejor dicho devoré, en un fin de semana.

    carmen
    10 marzo 2014 at 15:30 pm

  2. Carmen hija eres una crack. Porque no escribes tú una novela que veo que lo sabes todo

    Indianapolis
    26 marzo 2014 at 18:55 pm

  3. Para criticar una novela no hace falta tener que escribirla.Carmen solo da su opinion y creo q se queda corta.La novela esta sobrevalorada,se hace eterna y es aburridisima.No entiendo porqué tiene tan buena critica ni tantos premios.

    anonimo
    28 marzo 2014 at 21:40 pm

  4. Totalmente de acuerdo en que se hace larga y pesada y no es una novela del otro mundo.Para mi concepto, sobrevalorada.

    Estrella Sevilla nohales
    11 abril 2014 at 18:22 pm

  5. Estoy de acuerdo con la opinión de sobrevalorada novela, a estas alturas en donde pareciera ser que cualquiera puede escribir un libro extenso para una trama que se puede narrar en la mitad de las páginas ocupadas cualquier tabicote presume ser un best seller. Es sólo un punto de vista y a ello se exponen los artistas, que guste o no no es tanta responsabilidad del autor. Pero se me hace patético descalificar a quien no comparte tu punto de vista. En lo personal, coincido con la crítica en el sentido de que tiene sus lados somnolientos, como que no avanza y otros en donde te mantiene al filo de la página (si me permiten la expresión). Se escribe más de lo que se lee y quienes leemos y escribimos lo sabemos. Un saludo a todos y larga vida a las buenas novelas.

    Enrique Santana Hernández
    12 abril 2014 at 21:41 pm

  6. La estoy leyendo y no me va gustando mucho. Me resulta aburrida pero, cuando cojo un libro lo termino sí o sí. Teniendo en cuenta que los franceses elevaron a los altares algo tan infame y mal escrito como “Los ojos amarillos de los cocodrilos”, me temo lo peor. Pero si fue capaz de terminar aquel tostón, seré capaz de terminar éste que no puede ser peor.

    Carmen Virginia
    3 mayo 2014 at 21:42 pm

  7. Sobrevalorada es poco. Para saber quién es el asesino has de pasar por todo un despliegue de diálogos de azúcar poco versímiles. Las relaciones entre personajes también creo que no están bien resueltas. La trama me ha parecido de manual para intentar captar la atención del lector. Demasiadas vueltas de tuerca.

    Jaume
    6 mayo 2014 at 13:15 pm

  8. Lo terminé hace varias semanas, y ahora que estoy leyendo reseñas, y la gran publicidad que le están dando, me llama la atención ya que me había olvidado completamente de él. Estoy totalmente de acuerdo co que está muy sobrevalorado, y efectivamente la sobran páginas. Entretenido, si que es, no podemos negarlo además el autor maneja al lector muy bién.
    Respecto a compararlo con los ojos amarillos de los cocodrilos……..queda bastante lejos.

    Jose Antonio Martín
    29 mayo 2014 at 16:39 pm

  9. Al contrario que todos ustedes es un libro que me ha gustado muchisimo y casi lo catalogatia como un a sangre fria moderno. Tambien, muy al contrario de uds no me pgusto para nada el hombre que no amaba a las mujeres ((que de mal tiene hasta el titulo porque deberia llamarse en todo caso el hombre que odiaba a las mujeres)) este si me parecio un bodrio insufrible. 100 paginas para que larson o como me corrijan los puristas de los nombres se suba a un carro y doscientas para llevarlo a una casa. Por un momento hasta celebre que se haya muerto su autor.

    ricardo
    26 junio 2014 at 19:10 pm

  10. Coincido en que es una novela tremendamente sobrevalorada y que está desarrollada con tanta indolencia que para lo único que puede servir es como manual de lo que no hay que hacer al escribir una novela…

    luther
    27 julio 2014 at 0:20 am

  11. He terminado la novela más por descubrir si al final lograba enterarme de por qué los franceses le han dado tan prestigioso (¿?) premio que por el placer que me causaba su lectura. La novela no hay por dónde pillarla, con unos diálogos banales con pretensiones de inmortalidad y una trama cursi hasta el vómito. Me pregunto qué confabulación mundial hay alrededor de los críticos literarios, todos a una, alabando las “excelencias” literarias de la obra, por calificarla de algún modo. ¿Tan alto precio han de pagar para que las editoriales sigan contratando espacios en sus medios de comunicación? ¿De verdad se creen sus propias palabras?

    Alfredo
    31 julio 2014 at 17:35 pm

  12. He terminado el libro y me ha gustado mucho.
    Los giros que da la historia cuando crees que sabes quién es el asesino, hacen que se vuelva adictivo. Un libro en el que además de tener una buena trama, los consejos que da Harry a Marcus son aplicables a cada lector en nuestra vida diaria y permiten reflexionarlos. LO RECOMIENDO

    PAOLA
    21 agosto 2014 at 21:05 pm

  13. Una excelente novela en la que no sobra nada de nada. Tan curiosa como surrealista los comentarios de presuntos lectores que, sin ser capaces de escribir siquiera un post en condiciones, se atribuyen ínfulas de grandes literatos.
    Está visto que siempre habla quien menos habla.

    La novela obviamente no pretende ser más que lo que es: una historia entretenida para pasar un par de tardes de verano.
    Los diálogos que pueden parecernos “dulzones” forman parte de una época y un lugar en los que el trato entre las personas era distinto del nuestro.

    Los últimos tiempos se han publicado extensas novelas para leer en el metro o para pasar un par de tardes de domingo: Novelas que son lo que son: lectura de entretenimiento sencilla sin más pretensiones. Desde la excelente “Canción de Hielo y Fuego” (“Juego de Tronos”) a la bazofia pacata de “Chorropicientas sombras de Grey”, pasando por las aburridísimas “Los hombres que no amaban a las mujeres, a las cerillas y a los bidones de gasolina y eso”.
    “Harry Quebert” pasará a la historia por ser una muy buena novelita de ese género sencillo de leer.

    Pepi
    15 septiembre 2014 at 18:25 pm

  14. ¿Nadie se ha dado cuenta de los fallos tan garrafales que comete al final?.
    A mi me estaba gustando, me tenía enganchado, mantiene la intriga hasta el final, parece que todo la trama encaja minuciosamente, pero tristemente al final se me cae del pedestal cuando vomita un desenlace cargado de fallos, como si lo hubiera escrito con prisa y sin analizar. Me ha decepcionado.
    Una novela de este tipo, de intriga, policiaca, suspense, tiene que tener todo hilado hasta el más mínimo detalle, si no se desmorona.

    – Caleb interceptaba las cartas de Nola y era él quien contestaba y mandaba las cartas de respuesta a su buzón, haciéndola creer que era Harry quien escribía.

    Esto no se sostiene: Nola se pasó todo el tiempo pasando a máquina los escritos de Harry, una chica lista como ella con la primera carta de Caleb descubriría que no era la letra de Harry. Además según nos cuentan, Caleb escribía de una manera muy peculiar, muy bonita letra. Y qué menos que una pareja de “enamorados” como son supuestamente Harry y Nola, comenten alguna vez sobre las cartas que se mandan. Y como he leído en algún comentario por aquí, es poco creíble que una pareja de enamorados se traten de usted.

    – No encaja que Caleb haya escrito la novela y que no se haya enterado nadie, ni su benefactor Elija Stern.

    – Los cuerpos de Caleb y Nola son arrastrados por el bosque hasta el coche. Si a Caleb y Nola cuando estaban vivos les costó atravesar el bosque porque el camino era estrecho y lleno de vegetación. Cuanto más les tuvo que costar a los asesinos llevar arrastras a los cuerpos muertos, ¿no?. Pues parece que no, en un momentito atraviesan el bosque con los muertos. Y no sólo eso, según nos cuentan después del incidente, se pasaron un mes buscando por la zona, por el bosque. ¿Nadie, ningún investigador vio que había rastros de sangre por todo el bosque y donde mataron a Caleb sangre de una tercera persona que no correspondía ni con Nola y con la anciana?.

    – ¿Ninguna autopsia desvela que la anciana tiene una bala del calibre 38 casualmente igual que las que utiliza la policía?

    – ¿El jefe Pratt no se mancha de sangre, no se estropea la ropa llevando a los muertos al coche?

    Estoy de acuerdo con los comentarios que dicen que se podía haber ahorrado paja.
    Sobra texto y falta un final más digno, después de tanto esfuerzo se queda en nada.

    Raúl
    2 febrero 2015 at 21:18 pm

  15. Hoama todos…yo tengo que decir que he leido la novela y personalment me gusto…es asi de sencillo simple y llanamente o t gusta o no te gusta.Raul y demas detractores me parece que debeis de ser todos unos escritores fracasados…si es que llegateis a fracasr.a Raul le diria que tiene que pensar que la trama se desarrolla en el año 1975.

    Gabriel
    3 febrero 2015 at 23:42 pm

  16. Efectivamente Gabriel, como tú dices, gusta o no gusta, pero ambas posturas son respetables. Aunque en mi caso hay un poco de las dos, la novela me ha gustado y me ha tenido atrapado hasta el final, que en mi opinión es ahí donde falla, en un final que no hay por donde cogerlo.
    Lo que no he hecho es criticar a los que les ha gustado de principio a fin, como si parece que haces tú con los que tenemos una visión distinta. Simplemente he aportado mi opinión sobre unos detalles que me han llamado la atención.

    En el año 1975, en el 2000 o antes de Cristo, cualquiera puede contrastar dos escritos a mano. Y el resto de detalles…, a Sherlock Holmes en el siglo 19 ya verías, no se le escapaba ni uno. 😉

    Y sí, quizás tengas razón, soy un escritor fracasado.

    Un saludo.

    Raúl
    4 febrero 2015 at 8:56 am

  17. Pues yo acabo d leerlo y simplemente me ha encantado.es verdad que llama la atencion que Nola le hable de usted todo el rato,y es verdad que tambien chirria un poquito lo de las cartas,que no reconociera la letra, y en relacion a lo que alguien comenta de que no se hacen pruebas de balistica…hay que tener en cuenta la fecha y el lugar donde ocurren los hechos,un sitio pequeño donde el jefe de policia solia ser el jefe de todo el pueblo.pero en definitiva yo lo que busco en un libro es disfrutar de la lectura y con este he disfrutado como hacia tiempo que no lo hacia.

    lara
    21 marzo 2015 at 19:37 pm

  18. Empecé a escucharla en radio y no podía quedarme con la intriga eso de esperar hasta el otro día para saber que estaba sucediendo y peor aun los viernes esperar hasta el lunes para saber que sucedía en definitiva me estaba enloqueciendo así que puse manos a la obra y lo conseguí…
    Lo leí y simplemente me encanto… hace mucho tiempo escuche que alguien decía que generalmente las criticas de algunos libros o películas dependen del estado de animo que tiene el lector o vidente y es claro muchas veces alguno se ha sentido relacionado con un texto, canción y película…
    En este caso me encanto ver más allá del asesinato, vamos!, cuantos hombres y mujeres se quedan esperando a esa Nola de la que nunca supieron más cuantos siguen esperando al amor de su vida y rechazan a todas las Jenny que se aparecen en su camino porque no son Nola…
    Y cuantas más Jenny hay en el mundo que se conforman con un Travis que las o los ama a morir pero siguen ilusionados con un Harry que jamás les hará caso porque sigue en el ensueño esperando a que esa Nola regrese… la misma que yace muerta a 20 metros de su casa…
    Cuantos más se auto flagelan pensando que lo que hacen esta mal ese yo interno que te alborota a hacer algo (el clásico diablito que llevas dentro) pero ese mismo yo interno que te dice que esta mal (ese clásico angelito que llevas dentro) que corresponde a la moral y los principios con los que fuiste educado, en realidad ese auto juzgarse en lugar de simplemente disfrutar…
    En mi humilde opinión es un excelente libro y obra maestra.

    Nancy
    20 octubre 2015 at 19:32 pm

  19. Lei este libro en enero de este año, en mis vacaciones. No me resulta fácil reseñar todas las sensaciones que me causó, pero arranqué con mucho entusiasmo y terminé desilusionada. En líneas generales fui haciendo deducciones parecidas a las que expresa Raúl. Para seguir la historia e ir armando en mi cabeza la trama y el posible desenlace, me tiene que resultar creible en su desarrollo, en sus tiempos.
    Nola pasa todo el tiempo de vacaciones en casa de Harry, sin que su padre ni nadie advierta sus largas ausencias…como si fuera natural. Se contrapone al trato de Ud. , como si no compartieran intimidad. En 1975 yo tenía 18 años y vivía en un pueblo pequeño (era el mundo de los 70!!!) ni la más remilgada trataría de Ud. a su amor y todo el tiempo exclamaría loas a su talento y diría todo el tiempo “Lo quiero, lo quiero” como único discurso …tal como la pintan parece una nenita tonta. Al menos la pasión podría salvar esa historia!!
    Otra pavada innecesaria son los comentarios de la mamá a su hijo, el escritor.Otra mujer haciendo el papel de tonta superficial…bueno, ja..ja..se nota que me desilusionó? Disculpenme los que gustaron del libro, solo que no tenía con quien comentarlo. Mis amigas no lo leyeron.
    Lucila

    Lucila Sánchez
    7 febrero 2016 at 16:19 pm

  20. Terminé hace media hora el libro y salté a la computadora a buscar reseñas, más datos que me hablasen de esta historia que acabo de devorar. Descubrir que Joel Dicker es un chico de mi edad, me ha dejado casi tan sorprendida como el inesperado giro en los acontecimientos de la historia de Harry Quebert. Leí varios artículos y me crucé con este; leí los comentarios, las críticas. Y creo que soy afortunada de haber leído este libro sin conocer todas estas opiniones, que quizá le habrían restado emoción a mi experiencia. Es un gran libro, un arrebato de inspiración, nada pretencioso, ni rebuscado, no una catedral de sapienza y citas de Sartre o de Nietzsche, sólo un fresco y rítmico relato que eriza la piel, que casi lo puedes imaginar como las escenas de una película en la cabeza. Para los que critican el número de páginas, les recuerdo que no existe un número de páginas correcto. La historia es la historia que es, la que el autor nos quiso contar. No sobra ni falta nada. No es La Guerra y la Paz, ni Los Hermanos Karamasov, no es Los Miserables, no es El Quijote. Es un libro para lectores, no para críticos o especialistas, el propio Quebert lo dijo!!! No se escribe para ellos. Creo que hay que leer mas, por el placer de leer y de asombrarse, no para colocar ladrillos en nuestro altar de “libros de los que puedo opinar y hacer un análisis”… Perdemos lectores genuinos, en esta era en que a todo le vemos un pero.

    Yuri
    5 julio 2016 at 19:29 pm

  21. [Comentario dirigido a todas las personas que, intencionada o casualmente, lleguen hasta esta página buscando información sobre la novela “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, porque han visto el lanzamiento de la última obra de Dicker (“El libro de los Baltimore”), y quieran saber si deben o no comprar la novela que hizo famoso al autor. —NO CONTIENE SPOILERS—, repito —NO HAY SPOILERS—].

    No la compres; y si la compras, no la leas, mejor véndela, pero no la regales, porque los regalos deben ser exquisitos. “La verdad sobre el caso Harry Quebert” es una novela sobrevalorada en exceso, no te pierdes nada en absoluto si no la lees. No tiene altura, no vuela, no deja ese poso tan característico de las grandes novelas. La primera parte (exceptuando el ‘contundente’ inicio) es plana y aburrida hasta la náusea. La segunda y la tercera parte mejoran, pero el daño ya está hecho; es irreparable; te habrás asqueado con su lectura cuando el texto empiece a elevarse, a cerrarse y a encajar. Su tono es desproporcionado. Los diálogos, especialmente en el primer tercio de la historia, son ‘fingidos’, de pegote, todos los protagonistas parecen hablar del mismo modo, todos exageran de la misma manera: burda y torpe.

    Tiene varias cosas buenas, y tiene una cosa muy, muy buena. Las primeras son los giros argumentales, la trama toma cuerpo, se despliega y adquiere dimensionalidad con ellos. Estos cambios hacen momentáneamente a los personajes brotar (la novela mejora tras un inmenso ‘sopor’, que estoy seguro hizo desistir en su lectura a mucha gente). También están los 31 consejos que Harry da a Marcus, las referencias a la construcción de los libros: geniales. La segunda cosa, el único motivo por el que se puede recordar a esta novela, es que su autor consigue “hacerte ver” que la historia está incompleta, que hay “algo” que no cuadra. Yo particularmente creo que cuando un texto (o una película) me sitúa en posición de decir “no lo sé… falta algo… el círculo no se cierra”, es cuando realmente disfruto.

    Soporífera. 4/10

    Jose
    21 septiembre 2016 at 22:59 pm

  22. Lamentablemente, invertí en esta novela que me resulta pobre desde lo narrativo. Por eso la dejé antes de haber llegado a las doscientas páginas. En mi caso siempre me importa más cómo se cuenta, que de qué va la historia.

    Carmelo Pagano
    22 diciembre 2016 at 9:54 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *