Mi otro yo (2014), de Isabel Coixet

Categoría: Cine,Críticas Cartelera,top1 | y tagged con | |

Por Jordi Campeny.

mi otro yoDebe de ser imposible zafarse de uno mismo. Vaciarte de ti; ser otro. Cuando un director de cine, por los motivos que sean, decide borrar o disimular sus señas de identidad y alejarse de sí mismo los resultados son impredecibles. Cuando un autor se ha forjado una carrera entera hablando de dolor, enfermedad, soledades, tristezas y mundos pequeños que se desmoronan y, de repente, realiza un salto mortal sin red y se descuelga con una película de género que nada tiene que ver con su mundo ni con sus esencias, puede pasar lo que ha pasado en este caso: que no caigas de pie tras ese salto y te estrelles pavorosamente contra el suelo.

Para ser justos, Mi otro yo, último trabajo de la directora de las cámaras temblorosas y zozobrantes Isabel Coixet, es una propuesta muy alejada de su mundo pero, a su vez, conserva, no lo ha podido remediar, algunos tics o señas de identidad marca de la casa. Resultado: puro terror, sí, pero no precisamente el tipo de terror que andaba ella buscando.

La película –de algún modo hay que llamarla– cuenta la historia de la joven Fay (Sophie Turner, la de Juego de tronos) quien, presa de los miedos de la adolescencia y de una familia que se desintegra, empieza a tener la sensación de que una presencia fantasmal –su doble– la sigue y acosa. Esta doble, claro está, es una amenazante y oscura figura de su pasado.

Con este punto de partida –manido y teenCoixet mezcla sin rubor una historia de fantasmas al uso con un melodrama familiar. Y, no podía faltar, una trama de amor adolescente. Lo más interesante de la función es intentar dilucidar cuál de sus partes es peor. Además, la suma de todas ellas da como resultado un extraño thriller psicológico, absurdo y sin forma, infinitamente menor que cada una de estas partes –ya de por sí inocuas–.

Con algunos innegables hallazgos visuales y cierto dominio de las claves del género, la directora de las inmarchitables Cosas que nunca te dije (1996), Mi vida sin mí (2003) y La vida secreta de las palabras (2005)ha querido adentrarse en el universo del thriller psicológico haciendo uso de todos y cada uno de sus lugares comunes. El resultado final, sin embargo, con su montaje pedestre y su exasperante abuso del subrayado, es un fiasco con piel de cuento gótico que se sitúa varios peldaños por debajo de la media en películas de estas características.

Aunque Mi otro yo logra cierta atmósfera, no cuenta con lo más importante: un guión sólido y nervio. Carece absolutamente de ambos, y sólo queda humo. Sorprende la insustancialidad y superficialidad de un guión escrito por la propia Coixet, con sus previsibles y bochornosos giros dramáticos de parvulario –con momentos de traca: esa infidelidad que tiene lugar en la misma puerta de casa, a ojos de la familia; cuando se desvela el misterio de la doble, etc–.

mi otro yo 2No funciona prácticamente nada en este disparate con el que nos ha sorprendido la directora catalana. El drama familiar es manido, simple y de trazo grueso. No conmueve lo más mínimo. El thriller psicológico se sostiene a ratos por la atmósfera lograda; otros se desmorona por falta de angustia y temblor. No asusta ni inquieta lo más mínimo. Los actores no resultan nada convincentes, por no decir, en algunos casos, directamente ridículos –es imposible creerse el papel de enfermo terminal de Rhys Ifans, el eterno tonto de Notting Hill–. Sophie Turner, la adolescente protagonista, será todo lo admirada y querida que quieran por su papel de Sansa Stark en la serie Juego de tronos, pero en esta película su interpretación es fría y maquinal y transmite muy poco –uno, que se pone generoso–. En la película aparecen las siempre estupendas e interesantes Geraldine Chaplin y Leonor Watling. Y uno no puede hacer otra cosa que compadecerlas y lamentar profundamente que hayan decidido formar parte de este desaguisado.

Sin embargo, lo peor llega en aquellos momentos –pocos, afortunadamente– en que Coixet es más Coixet. Instantes con su habitual lirismo extravagante, su particular gusto por el fuera de campo y su obsesión por el detalle; su pseudopoética de la tristeza, su cámara zozobrante, la estética publicitaria; una voz en off que pretende dar algo de enjundia a un relato que tiene la misma carga de profundidad que una lata de sardinas. Y la sempiterna lluvia. En el primer plano de la película ya llueve oblicuamente, mansamente, tristemente; llueve a lo Coixet. No se puede pretender aportar algo de profundidad y de toque artístico a un producto para adolescentes como este, tan inane y superficial; el resultado es bochornoso. La directora tiene ya dos trabajos más filmados. Esperemos, sinceramente, que arranque el vuelo tras este despropósito que hemos padecido y que Mi otro yo no sea el síntoma de un inevitable desmoronamiento.

Uno intenta siempre encontrar algo bueno en lo malo, más que nada por el profundo respeto que le merece el trabajo ajeno. En este caso la tarea es especialmente complicada. Uno se queda, quizás, con los estilizados y bellos títulos de crédito finales. Y le sobra todo, absolutamente todo lo que los precede.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Mi otro yo (2014), de Isabel Coixet

  1. Muy buen análisis pero ha sido usted muy duro. La vi hace poco y es una película menor, un entretenimiento no más pero no me dio la sensación de que fuera tan mala como dice. Volveré a verla con otros ojos a ver qué tal. Felicidades, le leo. Fran V.

    Fran V.
    3 julio 2014 at 14:27 pm

  2. ¿Qué ha pasado con Isabel Coixet? ¿Cómo es posible que una de las mejores realizadoras europeas, la autora de dos obras maestras como son “Mi vida sin mí” y “Elegy” y las excelentes, extraordinarias, “Cosas que nunca te dije” y “La vida secreta de las palabras” se esté perdiendo en ser una directora más, una autora que empieza a diluirse después de ser lo mejor de nuestro cine?. Ya la anterior “Ayer no termina nunca” fue un fiasco para los que amabámos su cine. Y ahora hace una película de género, no sé, supongo que motivada por un deseo comercial por si era eso – que no era eso – lo que nos hizo no valorar la anterio (“Ayer…” pese al esfuerzo de la interpretación de Candela Peña. En fin… yo quiero creer que Isabel Coixet – que es una gran realizadora y una persona inteligente – terminará por escucharnos a los que la considerábamos su cine como el más representativo del cine de calidad español. Que volverá a esos guiones fuera de serie… y dejará de sumar dígitos negativos a una obra que merece pasar a la Historia del cine. Pero…¿lograremos borrar la última parte de su filmografía? Es que Ford, Visconti, Hitchcock, Bergman, Rohmer, todos con obra propia, personal, constante y coherente, no se permitieron ningún desliz. De los grandes solo atentaron alguna vez contra su propia obra, Godard y Bertolucci. Pocas. Espero que a Coixet le pase lo mismo y vuelva, con un gran guión, al cine de autor. Ella es una extraordinaria autora. Jordi Campany, que es un gran crítico, le pone un espejo enfrente. Los que amamos su cine queremos recuperarla, no olvidarla. Bueno, eso es imposible para mí, que he visto “Mi vida sin mí” cinco veces… y cada vez le encuentro mayor valor. Y “Elegy”, claro que aquí había otro gran guión, basado en la extraordinaria obra de Philip Roth, “El animal moribundo”. Sin un gran guión es muy difícil hacer una gran película. Y, para terminar, hablando de “Elegy”, creo que es una de las más extraordinarias interpretaciones de Penélope Cruz. Nunca entendí que no fuera nominada por la misma a los mayores galardones. Igual que el film.

    Emilio Porta
    5 julio 2014 at 11:03 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.