Ray Loriga: ‘El hombre que inventó Manhattan’

9788496333376[1]Por Berta Delgado Melgosa (blog personal)

Yo siempre compro libros de segunda mano. Con Loriga hice una excepción porque costaba menos de siete euros y me pudo la curiosidad. No leía nada suyo desde Héroes y ya hace demasiado que dejé de tener dieciocho años. Héroes me gustó y El hombre que inventó Manhattan no está mal. O sí. O no, porque abusa de este recurso de decir una cosa y su contraria casi en cada frase y paradoja tras paradoja, en letanía, llegamos al final del libro. A mí me da que es un gran recurso para los grandes y pobretón para los mediocres, aunque lo que escribes te dé para vivir en Manhattan. Porque por bien que se escriba, y el señor Loriga escribe bastante bien, uno no deja de ser mediocre. Axioma este que, en boca de una autora autopublicada como yo, suena a envidia cochina. O no. Quizá solo sea una verdad como un puño.

Hacia la mitad ya me había cansado de estos cuentos medio inventados, medio ciertos, deslavazados y tontines, rellenos de topicazos que van y vienen, que suben y bajan y del estudiadísimo humor que funciona hasta que pierde fuelle, como le ocurre a tantos y tantos machos. Quizá si ese hombre hubiera inventado un lugar desconocido… a mí es que me parece que ya cualquier garrulo quiere pasar allí su luna de miel y poco queda de la fascinante metrópoli. Por eso estos cuentos me recuerdan mucho a mi adolescencia, cuando plagiaba sin rubor las canciones de Dylan y Springsteen. Digamos solo que la teoría del dominó, el Destino Manifiesto, el sueño americano y la estatua de la libertad, se me han atragantado. En este libro todo me suena a hueco.

Lo sé. Lo que yo escribo no me da para vivir ni en Manhattan ni en el barrio Salamanca y tampoco escribo guiones para Saura, pero una vez estuve en San Francisco. Había rubios bellísimos con pantalones de pinzas de color beige y camisas azules de marca. Cualquier día escribiré un libro: El gay que inventó San Pancho. Seguro que me forro. O no. De cualquier manera, y a pesar de que El hombre que inventó Manhattan está muy bien escrito, me alegré mucho de que me costara menos de siete euros.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Ray Loriga: ‘El hombre que inventó Manhattan’

  1. Berta, es curioso pero a mí me pasa lo mismo con Ray Loriga. Todo en él me parece falsamente original, tópicamente rompedor, de una genialidad mediocre de tuerto en reino de ciegos. Hasta su nombre artístico me parece un quieroynopuedo de la literatura pop underground. Quizá yo también soy una envidiosa y me gustaría saber cuál es la clave de su éxito, desde mi punto de vista, completamente injustificado.
    Porque gente que escribe bien hay a puñados pero escritores, muy pocos. Aún así, a este autor lo siguen publicando, ¿será que tiene público?
    En fin, esa no es mi guerra.

    Salud y éxitos

    Isabel de la Granja
    10 diciembre 2014 at 14:14 pm

  2. Encantada de verte por aquí Isabel! ¿Tú te has preguntado por qué hay actores que, además de feos, no tienen gracia pero están siempre en la tele? Pues por la misma razón. Hay que saber venderse, estar en el momento adecuado en el lugar idóneo y, como alguien me dijo una vez, saber escoger a los amigos. Ray Loriga ni es el primero ni el último de esta larga saga de vulgares sin talento pero con éxito. Yo es que prefiero hacerme amiga de quien me salga de las tripas y me da que tú también. Gracias por tu comentario. Con mis mejores deseos 🙂

    Berta Delgado Melgosa
    17 diciembre 2014 at 12:34 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.