Estremecedora versión de “Rinoceronte” con Pepe Viyuela y Fernanda Orazi

Por Horacio Otheguy Riveira

Teatro de vanguardia en 1959. Teatro de vanguardia en 2014. La vertiginosa carrera de la gente convertida en una masa indiscriminada para disolver el miedo de la propia existencia y la capacidad de ser uno mismo. El genial lenguaje dramático de Eugène Ionesco planteado por la dirección de Ernesto Caballero con una envolvente puesta en escena que potencia las calidades de la obra y el siempre esperanzado mensaje final.

 

rinoceronte41

Una escena tragicómica en la que Ester Bellver (izquierda) es la responsable de exponer la gran transformación que los demás discuten: Pepe Viyuela, José Luis Alcobendas, Juan Carlos Talavera y Janfri Topera. (Breves intervenciones muy importantes interpretadas como si fueran protagonistas: matices emotivos, composiciones plásticas, gran expresividad…).

La libertad de la fantasía no es ninguna huida a la irrealidad;

es creación y osadía.

Una obra maestra puesta en pie con todo lujo de detalles espléndidos: excelentes actores para los papeles más breves como para los principales, un diseño de luces cinematográfico de fabulosa precisión en un juego de cine negro muy bien integrado en la escenografía y el vestuario, componiendo figuras con una austeridad urbana bellamente descarnada, seguidos de cerca por una creación musical de matices también envolventes.

Toda esta versión del Rinoceronte de Ionesco (que no se veía en Madrid desde 1961) es un hermoso trabajo en equipo que llega al alma, con una carga ideológica más fuerte aún que la de la época original en plena guerra fría, escrita por un exiliado del comunismo rumano en el París de la gran libertad cultural del continente.

Hoy, el grito de “No me entregaré” tiene el vigoroso empeño de bloquear el mensaje cínico de las democracias bipartidistas del pensamiento único. Ya no es el terror rojo de los totalitarismos imperantes el que atenaza conciencias, sino el falso sistema de un mundo de “rinocerontes” bien establecidos para limitar constantemente nuestras libertades a través del acoso económico de un sistema al servicio de grandes intereses: obedecer, masificarse, acatar sin rebeldía.

rinoceronte6

Comienza la travesía más dramática en la vida cotidiana: la depresión del más fuerte (Fernando Cayo en la cama) y el estremecedor coraje del más débil (Pepe Viyuela): una larga escena de principio a fin electrizante.

 

Se trata, sin embargo, de un gran teatro —aquí y ahora, mal llamado del absurdo— que no necesita del discurso mitinero para lanzar un poderoso discurso político a través de la vida cotidiana de personajes que creen vivir una vida propia, con su alta dosis de estupidez, cinismo y sencillas costumbres amistosas… hasta que se revuelve la necesidad de un estallido emocional de cambio. La mayoría se adapta a la corriente del río que nos lleva, pero algunos resisten al máximo y sólo uno es capaz de resistir a tope con sus débiles fuerzas.

Un teatro con un gran sentido del humor tragicómico, que necesita  mucha inventiva de puesta en escena para acercarlo al mundo audiovisual del espectador de este tiempo. Así resplandece la perspectiva de todo este equipo del Centro Dramático Nacional con un director que viene de ofrecernos la mejor versión del Montenegro de Valle Inclán, aquí con gran parte de aquel equipo técnico.

 

rinoceronte_galeria8

Dos estilos de interpretación maravillosamente compenetrados: Fernanda Orazi y Pepe Viyuela que logran impactar en las íntimas y descalabrantes, siempre emocionantes escenas de la recta final de la función.

 

rinoceronte11

Fernando Cayo, el clásico amigo que todo lo sabe y todo lo censura es de los primeros en masificarse…

 Rinoceronte

Autor: Eugene Ionesco

Versión y dirección: Ernesto Caballero

Intérpretes (por orden alfabético): José Luis Alcobendas, Ester Bellver, Fernando Cayo, Bruno Ciordia, Paco Déniz, Chupi Llorente, Mona Martínez, Paco Ochoa, Fernanda Orazi, Juan Antonio Quintana, Juan Carlos Talavera, Janfri Topera, Pepe Viyuela, Pepa Zaragoza

Escenografía: Paco Azorín

Vestuario: Ana López Cobos

Iluminación: Valentín Álvarez

ionesco1

Eugène Ionesco (Rumania, 1909-Francia, 1994): “La libertad de la fantasía no es ninguna huida a la irrealidad; es creación y osadía”.

Música y espacio sonoro: Luis Miguel Cobo

Movimiento escénico: Marta Gómez

Fotos: Valentín Álvarez

Lugar: Teatro María Guerrero. Centro Dramático Nacional

Fechas: Del 17 de diciembre de 2014 al 8 de febrero de 2015

Encuentro con el público: 17 de enero, al finalizar la representación. Entrada libre hasta completar aforo

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Estremecedora versión de “Rinoceronte” con Pepe Viyuela y Fernanda Orazi

  1. Pingback: Brillante versión de La cantante calva “que sigue peinándose de la misma manera” | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *