La insólita pasión del vendedor de lencería

Categoría: +Actual,Al filo,top1 | y tagged con

«Sujetadores triangulares de algodón que la hacían pensar en jovencitas parisinas. Preciosos tangas con bordados de plumas de pavo sobre suave gasa color marfil. Camisolas en tonos vivos que daban alegría solo con mirarlos. Ligueros de estilo clásico, idénticos a los que llevaban las estrellas del cine en blanco y negro. Azules turquesa que atraían la vista, ligeros matices verde hierba, lánguidos rosas grisáceos, prendas de seda oscura como la noche, pétalos de flores artificiales, brillantes lentejuelas, organdíes con caída, sedosos satenes que acariciaban la yema de sus dedos».

lenceríaActualidad editorial:

Llega a las librerías españolas La insólita pasión del vendedor de lencería (Editorial Reservoir Books), una comedia urbana y contemporánea que se ha convertido en novela de culto para más de 20.000 lectores. El trabajo de Asako Hiruta ha sido un pequeño fenómeno editorial en Japón, donde ha cosechado muy buenas críticas, además de provocar el debate y el entusiasmo de un nicho demográfico que en el país nipón es casi invisible: el de las mujeres en la treintena que aún no se han casado y luchan por forjarse una trayectoria profesional. Con un tema extravagante y un humor muy refinado, La insólita pasión del vendedor de lencería se muestra como una lectura refrescante, en la que también afloran cuestiones que afectan a los jóvenes en la actualidad: la sexualidad decreciente de la primera madurez, las miserias de la vida familiar y la maternidad, la presión del mercado laboral o la desigualdad de género.

«Una vez oyó decir que, que si te acuestas sin desmaquillarte, la piel de la cara sufre tanto como si no te la hubieras lavado en un mes. Y el otro día, sin ir más lejos, leyó en internet un rocambolesco artículo en el que se explicaba que en una sola noche la piel del rostro podía envejecer un año. No, más de diez. Vamos, que según aquella teoría, su piel ya debía haber envejecido al menos quinientos años»

Satsuko Kunieda tiene treinta y dos años, trabaja en una agencia de publicidad y lleva demasiado tiempo sin novio. Un día, saliendo de casa con prisas para ir al trabajo, se da cuenta de que no lleva sujetador, así que, para no aparentar falta de seriedad, entra en una tienda de lencería. El dependiente es un chico que, mientras la atiende, le va dando consejos como si fueran amigos de toda la vida. El descaro de Yō Isaji, que así se llama el misterioso vendedor de lencería, la atrae y repele a partes iguales. Pero Satsuko no tardará en volver a la tienda y descubrir que Yō tiene un don. A partir de entonces, Satsuko comienza a reflexionar sobre sí misma y el lugar al que la ha conducido su vida, al tiempo que recomendará la corsetería donde trabaja Yō a todas sus amigas y conocidas (incluidas una actriz madura caída en desgracia y un selecto grupo de ejecutivos travestis), hasta que la tienda se convierte en un santuario donde las peregrinas serán atendidas por el perfecto consejero, un hombre que parece conocer los arcanos del alma femenina.

«Satsuko no acababa de creerse que hubiera hombres especializados en tomar las medidas de las mujeres. Para lencería, nada menos. Sin terminar de fiarse del todo, alzó la vista de nuevo hacia Isaji, aprovechando para repasarlo de arriba abajo. Parecía bastante más joven que ella, no le echaba más de veinticinco años. Era esbelto y de piel pálida; en su rostro destacaban unas aparatosas gafas negras estilo retro».

Asako Hiruta nació en 1979 en Sapporo, la capital de Hokkaido. Tras graduarse en la facultad de literatura japonesa de la universidad de Otsuma Joshi de Tokio, vuelve a su tierra natal y trabaja en una agencia de publicidad. En 2007 deja su empleo allí y empieza a escribir. Al año siguiente gana la séptima edición del premio de literatura R-18 (literatura erótica de mujeres para mujeres) de la editorial Shinchosha con el relato Jijô jibaku no watashi (Cómo me até a mí misma), que en 2010 se convirtió en la pieza central de un volumen de relatos homónimo y que en 2013 el director del cine Naoto Takenaka llevó a la gran pantalla. A continuación escribe la novela Hoshi to monosashi (Estrellas y distancias, 2012) y otras dos colecciones de relatos. En 2015 su consagración nacional e internacional se produce con Fitter X no ijyona aijyô (La insólita pasión del vendedor de lencería).

.

La insólita pasión del vendedor de lencería.  Asako Hiruta.  Reservoir Books, 2016.  224 páginas.  20,90 €

.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a La insólita pasión del vendedor de lencería

  1. Acá en occidente, nuestra pasión son las medias veladas. Dan elegancia y resaltan la belleza de las piernas femeninas a la vez que resultan atractivas y tentadoras!

    JOHN JAIRO GAVIRIA GÓMEZ
    28 mayo 2016 at 14:09 pm

  2. Pingback: Cinco clásicos contemporáneos que deberías recuperar - Coolt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.