La bóveda de Luca Giordano en el Casón del Buen Retiro

Categoría: Arte,Patrimonio cultural | y tagged con | | |

Por Cristina Scibè

Cason del Buen Retiro

 

El Casón del Buen Retiro fue construido dentro del gran complejo palaciego del Retiro, pero Felipe IV

no le dio ningún uso por lo que hubo que esperar al reinado de su hijo Carlos II, el último representante

de la Casa de Austria, para que el edificio entrara en la historia como Salón de embajadores y se

encargara al artista napolitano Luca Giordano la inmensa bóveda. Hoy, este salón, junto al cercano

Salón de Reinos, es lo único que queda de aquel palacio.

El edificio fue proyectado por Alonso Carbonel, en 1638, un año después del resto de los edificios del

palacio del Retiro, ya que no estaba en los planes originales. Construido, al parecer, para salón de baile

-de ahí sus dimensiones, 12 metros de ancho y 20 de largo- fue flanqueado por dos estancias que

servían de vestíbulos según se llegara desde el palacio, en el que el Casón estaba integrado, o desde los

jardines a los que daban sus fachadas más estrechas. El edificio, construido con malos materiales y sin

un uso concreto, pasó a ser designado como casón por su aspecto destartalado que llegó a amenazar

ruina ya en 1682. Se acometió entonces una restauración que elevó la altura de los dos vestíbulos y

permitió a Luca Giordano (1634-1705) pintar en su bóveda la Alegoría del Toisón de Oro, una visión

apoteósica de la historia de la Monarquía española. El pintor napolitano así colocó a la Monarquía, con

la bandera de España y sus cuatro cetros, los pueblos sometidos a sus pies, con el dragón que

representaba la herejía y el furor encadenados y, enfrente a Hércules entregando el vellocino de oro al

duque de Borgoña, Felipe el Bueno, como fundador de la Orden del Toisón que pasaría luego a la

monarquía española. En el resto de la bóveda representó desde musas y filósofos hasta las cuatro

edades: oro (cuando la Humanidad no tenía que trabajar ni enfermaba), plata (cuando empiezan las

estaciones), bronce (una etapa de más violencia) y hierro (en la que la Humanidad sufre ahora

enfermedades y guerras).

Se estima que fue pintada entre 1696 y 1697.

Cason del Buen Retiro Boveda

Completó la decoración con 16 pinturas de los trabajos de Hércules en los entrepaños de las ventanas.

Lamentablemente las posteriores modificaciones arquitectónicas e intervenciones afectaron tanto a la

bóveda como a las pinturas de Hércules (hoy quedan unas copias en blanco y negro) y las de los

vestibulos, que prácticamente desaparecieron. En los 375 años transcurridos desde su inicio, el Casón

estuvo varias veces a punto de seguir el destino del resto de dependencias palaciegas del Retiro pero, al

igual que el Salón de Reinos se salvó por su importancia artística. Definitivamente el edificio se

mantuvo gracias a su bóveda.

Hoy, la pintura al fresco de la bóveda ha sido recuperada tras un cuidado trabajo de restauración del

edificio que concluyó en 2007. Finalmente, en 2009 se instalaron en el edificio la Biblioteca y Centro

de Estudios del museo del Prado.

Todos los meses del año, exceptuando agosto y septiembre, se realizan visitas guiadas y gratuitas a la

Sala de Lectura de la Biblioteca del Museo del Prado, en el Casón del Buen Retiro, donde se encuentra

hoy la bóveda pintada por Luca Giordano. La visita se desarrolla los domingos a las 12h. Para

participar es necesario inscribirse 30 minutos antes del comienzo de la actividad, en el Punto de

Encuentro del Área de Educación. Se admiten máximo 20 personas por grupo.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.