“Los Gondra”, una autobiografía que inquieta y fascina con admirable reparto

Por Horacio Otheguy Riveira

Prodigiosa puesta en escena en la que el director Josep Maria Mestres combina la maestría de sus intérpretes con la coreográfica belleza de las palabras escritas por Borja Ortiz de Gondra, el autor que aparece en escena exhibiendo su necesidad de pedirnos complicidad para iluminar su pasado:

El 12 de mayo de 2015 cumplo 50 años. El teléfono suena dos veces en mi casa de Nueva York. La primera llamada es de Ernesto Caballero, director del Centro Dramático Nacional, diciéndome que querría leer alguna obra mía, que hace tiempo que no sabe nada de mí; ¿qué he estado haciendo últimamente? No le digo que llevo tres años bloqueado, incapaz de escribir una sola línea.

          La segunda llamada es de Bilbao. Mi madre me dice que acaba de morir mi hermano Juan Manuel, “y como siempre que ocurre algo, Borja, tú no estás aquí”.

El 12 de mayo de 1980 cumplo 15 años. En Algorta (Vizcaya), dos encapuchados disparan en la nuca a Ignacio Arsuaga en el “atajo del perro muerto”, un callejón estrecho…

Los Gondra: un encuentro donde la fábula del bien y del mal en el seno de una familia se da de bruces con la mortificante presencia de un guerracivilismo que no entiende de negociación posible. Así se viaja, desordenada, apasionadamente, del tiempo lejano de los carlistas (Dios, Patria y Rey) frente a los liberales, a la furiosa guerra del 36, para llegar más tarde a la tolvanera de los que confiaban ciegamente en los balazos en la nuca. En medio de cada época, de cada torbellino representado sin orden cronológico —pero sí por cierto orden poético— se baila, se canta, se ama, se odia, se busca la necesidad de un perdón sólido como una roca, para volver a odiar, a intentar amar, a bailar, a cantar en una constante necesidad de andar todos juntos: una familia, una hermandad, una comunidad.

No es un musical ni una ópera, es un teatro testimonial que abunda en técnicas variopintas para allanar un camino que trasciende la epidermis de una función teatral. En escena, actores sensacionales que en cada aparición nos ayudan a compartir la extraña aventura autobiográfica que logra ser de todos, convirtiendo los conflictos de Euskadi en los dramas de una patria universal.

 

Recuerdo el último encuentro de Ortiz de Gondra con el director Josep Maria Mestres: Duda razonable, con Ana Pimenta, Celia Pastor, Alberto Huici y Marcial Álvarez también aquí presente. En aquella función el descubrimiento de un caso de maltrato oculto por la propia víctima, y la responsabilidad de quienes la rodeaban, lograba un alto clímax de intriga propio de una serie negra con historias cruzadas. Eran pocos personajes en un ambiente muy delimitado. Ahora, cuatro años después, la progresión dramática es muy distinta, así como nueva la voluntad personal de inmiscuirse entre las butacas, y hacer suyo un poco del anónimo corazón del público. Se mantiene, eso sí, el deseo de una atmósfera poética y el dominio de una intriga sin policías ni ladrones porque son los propios integrantes de la familia los más severos jueces y las más dolientes víctimas.

Al terminar la función de Los Gondra me quedo con la impresión de algo felizmente inacabado, ya que su carácter inconcluso, vagamente confuso después de casi dos horas de yuxtaposición de épocas y actores que interpretan a varios personajes, deja un claro deseo de volver a empezar, como en la danza circular del Bolero de Ravel: hipnótico, fantástico, conmovedor desde la extraña presencia de lo comprensible y de lo que no puede ni debe comprenderse porque rompería el enigma de tantas vidas en conflicto.

Todos los talentos aquí reunidos conforman un único rostro. La puesta en escena ha sabido unificar estilos muy diversos en distintas generaciones y estilos. El conjunto logra una armónica musicalidad en las voces y una exigente disciplina corporal. Así coinciden veteranos sabios como Juan Pastor (profesor en la RESAD, director de muchas obras, coprotagonista y director también en Duet for One), Sonsoles Benedicto (toda una vida en el teatro, recientemente en los extremos del drama y la comedia con Agosto y Maribel y la extraña familia), Marcial Álvarez (en la tremenda dificultad de los versos de Lope de Vega en Castigo sin venganza, Yerma, y próximamente en esta misma sala En la orilla), Pepa Pedroche y José Tomé, cada uno con una larga trayectoria independiente, pero unidos en un fantástico Macbeth de Shakespeare/Verdi, según Helena Pimenta. Junto a estos actores impregnando el escenario de misterio, humor o enérgica personalidad, según los variados personajes que interpretan, otros dejan una impronta impactante en su briosa juventud o en su notable madurez: María Hervás, Iker Lastra, Francisco Ortiz, Victoria Salvador, y Cecilia Solaguren, a quien le bastan unos pocos gestos vestida de novia para comunicar un desasosiego infinito en la búsqueda de un perdón imposible, y más tarde ante la inesperada violencia del flamante marido.

La fluidez de los contrastes junto con la armonía de los múltiples detalles técnicos sobresalientes hace que Los Gondra resulte una función muy recomendable como introducción a un mundo nuevo en las permanentes complicaciones de la vida política española. El pasado y el presente confluyen con su tragedia y su necesidad de tierna comedia para procurar la creación de un atajo hacia una solidaridad sin pasiones.

 

LOS GONDRA (UNA HISTORIA VASCA)

Autor: Borja Ortiz de Gondra

Dirección: Josep Maria Mestres

Ayudante de dirección: Fran Guinot

Intérpretes: Marcial Álvarez, Sonsoles Benedicto, María Hervás, Iker Lastra, Borja Ortiz de Gondra, Francisco Ortiz, Juan Pastor Millet, Pepa Pedroche, Victoria Salvador, Cecilia Solaguren, José Tomé

Escenografía: Clara Notari

Vestuario: Gabriela Salaverri Solana

Iluminación: Juanjo Llorens

Música: Iñaki Salvador

Videoescena: Álvaro Luna

Movimiento: Jon Maya Sein (Kukai Dantza)

Asesoramiento vocal: David Peralto

Fotos: MarcosGpunto

Producción: Centro Dramático Nacional

Teatro Valle Inclán. Sala Francisco Nieva. Del 18 de enero al 19 de febrero de 2017 

13 de febrero de 2017 ASUNTOS DE FAMILIA

Los lunes con voz jpgDiálogo entre Borja Ortiz de Gondra y Kirmen Uribe.

Modera: Luis R. Aizpeolea.

Lectura de fragmentos de Los Gondra de Borja Ortiz de Gondra y de La hora de despertarnos juntos de Kirmen Uribe.

Lugar: Sala Francisco Nieva (Teatro Valle-Inclán)
Hora: 20:00 horas

Entrada libre hasta completar aforo

(Imagen: Toribio Jauregi. Archivo Municipal de Bergara. Fondo Toribio Jauregi)

 

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a “Los Gondra”, una autobiografía que inquieta y fascina con admirable reparto

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Con el alma en vilo, mientras pasan “Los años rápidos” | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *