7 consejos para aliviar el estrés cuando escribes (y aprovecharte de él)

Por Amalia Sánchez (@heraediciones1). Si estás escribiendo un libro para resolver los problemas de tus lectores/clientes, si eres nuevo en esto y dudas de que tu obra sea lo que tus usuarios buscan, seguramente experimentes ansiedad. Pues a lo largo de este artículo vas a descubrir 7 consejos para aliviar el estrés que sufres cuando escribes.

Aunque parezca mentira, también esta tensión puede hacer hacer que se te despierte tu faceta más creativa e inspiradora, pero ha de ser un estrés muy medido y orientado a conseguir tu objetivo. Y no es sencillo.

Existen diferentes grados de ansiedad cuando escribimos, y esta varía en función de cada escritor. Incluso a veces es placentero sentarse delante del ordenador y poner por escrito las ideas, ¿verdad?

Pero si este no siempre es tu caso, y sufres taquicardias cuando estás escribiendo, te aseguro que este artículo te va a ayudar.

Vamos a romper con este círculo de una vez por todas.

Así podrás controlar la ansiedad y aprovecharla en sentido positivo, de tal forma que la conviertas así en una compañera de fatigas literarias. De este modo conseguirás escribir con más calma, y transmitir ese sosiego, tranquilidad e inspiración que los lectores esperan de tu libro de autoayuda.

La ayuda del estrés

¿Qué beneficios puede tener el estrés en nuestra vida diaria? Los psicólogos hablan de tres:

– Por un lado, es un motivador muy bueno porque te mantiene alerta y te hace sacar lo mejor de ti, lo cual es importantísimo a la hora de escribir para los demás. Es una sensación muy parecida a la que tenías cuando te presentabas a un examen. Estabas ansioso, pero de este modo dabas lo mejor de ti mismo. Eso sí, tienes que ser capaz de controlar esta ansiedad, y supervisarla para usarla de una forma positiva.

– El estrés es un potenciador congnitivo, porque mejora algunos aspectos de la inteligencia y de la destreza mental.

– Por último, mejora tu físico, porque puede incrementar el rendimiento y la resistencia ya que provoca una liberación de adrenalina.

Por tanto, ya ves de qué forma el estrés se convierte en un buen aliado a la hora de escribir para tus clientes, porque te mantiene alerta, te hace buscar el tema perfecto, te aporta capacidad para discernir qué es bueno y qué es malo cuando plasmas tus ideas, y te permite estar más pendiente de lo que sucede a tu alrededor, lo que repercute en tu creatividad porque así te surgirán más ideas y verás oportunidades que antes estaban ocultas.

Los 7 consejos

Ahora que ya sabes cómo aprovechar el estrés para tu beneficio a la hora de escribir, veamos también de qué formas puedes afrontarlo.

A continuación te expongo algunos modos de relajarte para hacer frente a la escritura con tranquilidad y creatividad. A mí me han servido en muchísimos momentos, sobre todo en días de ofuscación mental o en situaciones en las que no veía claro cómo escribir un capítulo, o una idea, o una frase. Cuesta un poco al principio, pero poco a poco verás que funcionan.

1- Mi primer consejo a la hora de mantener el estrés a raya cuando escribes es apartar de ti objetos que puedan molestarte o distraerte de lo que estás haciendo. Por ejemplo, el móvil o internet. Yo al principio, cuando escribía, tenía abierto Google para documentarme en algunos momentos; después descubrí que más que ayudarme, me distraía y me retrasaba en la escritura, así que opté por libros y diccionarios en papel. Ahora estamos la pantalla del ordenador y yo.

2- Antes de comenzar a escribir, tómate algunos días o semanas para escribir un esquema o poner por escrito las ideas mentales de tu libro. Ordena capítulos, los temas esenciales que vas a tratar, a quién pedirás el prólogo, cuáles serán los puntos fuertes de tu libro, etc.

Es importante que esto lo tengas muy, muy claro antes de dar el paso de escribir porque este  croquis te aportará muchísima tranquilidad. Y aunque siempre será modificable, será la columna vertebral sobre la que articular el resto del libro.

3- Por supuesto, disfruta de tu tiempo libre. Cuando no te sientas inspirado, o te sientas nervioso a la hora de escribir, lo mejor es que cierres el ordenador y hagas otra cosa: sal a caminar, disfruta de tu serie favorita, lee, lo que más te guste. Verás que cuando vuelvas a sentarte para escribir estarás más despejado.

4- Importante que conozcas el target lector al que quieres dirigirte. Para no ponerte nervioso y dudar de si tu mensaje será el correcto, haz un análisis de a quién quieres dirigirte, a qué público, a qué lectores. Esto también es muy importante a la hora de promocionar y publicitar tu libro, ya que en función de tus lectores, las acciones y los medios en los que desees salir, tendrás que actuar de un modo u otro.

Recuerda, tu lector te lee para que le ayudes, así que el mensaje que le envíes debe ser siempre el que él quiere escuchar. Sin divagaciones. Por eso es tan importante conocer bien a tu cliente.

5- Si no te ves preparado para comenzar un libro de cero, ¿por qué no buscas inspiración en esos artículos que ya tienes escritos? También pueden servirte entradas o post de tu blog. Mira a ver cuáles han sido los más leídos o los que más han gustado a tus lectores/ clientes. Todos estos textos pueden ayudarte como punto de partido para que te sientas más seguro escribiendo, y por supuesto que pueden darte ideas para construir tu libro a partir de ellos.

Y si no ves claro el tema sobre el que escribir, siempre puedes preguntar a tus seguidores y suscritos. Ellos te darán pistas muy valiosas.

6- Si lo que te produce estrés o ansiedad es no saber cómo es el libro, si está bien escrito, si lo que dices es comprensible, si dudas de si tu lector entenderá bien el mensaje o si el lenguaje que empleas es el correcto, no lo dudes ni un minuto, contacta con expertos que lean y revisen tu libro desde un punto de vista objetivo. Quizá puedes pensar en dárselo a leer a un colega de profesión, experto en la materia como tú, pero corres el riesgo de que, por deformación profesional, no sea capaz de darte una visión imparcial.

7- No seas demasiado duro contigo mismo. Si no has escrito nunca más allá de los post para tu blog,darle forma a un libro no será fácil y tendrás que crearte un hábito diario de escritura. Recuerda que la escritura es rutina, así que comienza poco a poco, pronto cogerás el ritmo.

 

 

Soy Amalia Sánchez, periodista y creadora de Grupo Hera Ediciones (http://www.heraediciones.es). Si tienes dudas, preguntas, o crees que puedo ayudarte, solo tienes que escribirme.

Y para agradecerte que estés aquí, te voy a hacer un regalo: Mi ebook “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo). En él descubrirás los 10 errores que cometes cuando contactas con una editorial y que impiden que te publiquen. Descárgalo gratis  en http://www.heraediciones.es/descarga-tu-ebook-gratis.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.