Humor agridulce con sortijas que caen de las manos

Por Horacio Otheguy Riveira

Iñigo Guardamino escribe y dirige una nueva comedia negra con el mismo equipo de Castigo ejemplar, yeah! Lo hace reinventándose a sí mismo con acierto. Deja de lado la estructura convencional de una obra de intriga que se va rompiendo a medida que se desarrolla, y recrea situaciones aparentemente inconexas que se unen como en un collar de abalorios, de retratos cotidianos, de grotescas ilusiones… todo un circuito donde el humor aparentemente absurdo coquetea con la dulzura de unas niñas inofensivas con vocación de criminales, y muchas otras intenciones que se entregan al espectador para que las haga suyas, para que juegue con ellas.

Con un título tan largo como la densidad de sus frustrados personajes, el resultado es un auténtico festín de teatro que huye de etiquetas.

Sobre una escenografía del cada vez más brillante e ingenioso Alessio Meloni (Danzad malditos, Ushuaia), tres intérpretes formidables dan vida a una serie de hombres y mujeres reconocibles en la vida cotidiana, y a la vez criaturas fantásticas que siembran el desconcierto, la sonrisa amarga, la risa franca. Entre estados de ánimo diversos, objetivos de manipulación social, y tensiones psicológicas que simulan venir de ninguna parte, una suerte de simbolismos extraños se vuelven diáfanos a medida que la función se despereza, desarrolla sus tentáculos como si formara parte de un extraño animal humano, tal vez demasiado humano, cuya imagen más precisa se encuentra en las sortijas que unos novios no pueden retener en sus manos. Esas mismas manos que se acariciaron, que compraron ropas y muebles, que buscaron su alter ego en un mar de ausencia, en un mar de confusiones.

Sara Moraleda se une a Natalia Díaz y Rodrigo Sáenz de Heredia (Castigo ejemplar, yeah!) conformando un admirable terceto. Sus interpretaciones tienen ritmo de traviesas melodías, voces adecuadas a cada personaje, y con un llamativo dominio del movimiento corporal que les permite asumir edades extremas con gran fluidez. Sus enigmáticas escenas dejan de serlo para reconvertirse en nuevas propuestas, y como fondo un tendedero con numerosos trajes de hombres que sirven de telón, de armario, de protección para seres desvalidos que intentan no serlo, de voces en el vacío de la ya mencionada desolación de los enamorados dispuestos a casarse, pero cuyos anillos de oro escapan de sus dedos una y otra vez…

Sara Moraleda, Iñigo Guardamino, Natalia Díaz, Rodrigo Sáenz de Heredia.

Naces. Una nueva vida llega al mundo. Es un precioso bebé mitad humano mitad dingo que va a enfrentar a sus padres.

Creces. Una niña hace la primera comunión y entra en el mundo adulto. Descubre un poder especial que va a compartir con su mejor amiga.

Te apareas. Dos novios quieren que su boda sea perfecta. Su gran miedo es que la ceremonia no esté a la altura de su amor.

Mueres. Un viudo recibe una llamada de la empresa que grabó el funeral de su pareja. Hay que volver a rodar.

El otro lado. Mientras tanto, en la República Popular Democrática de Corea del Norte, un ciudadano vive entre hambrunas, desfiles militares y ejecuciones sumarísimas. Pero nada es lo que parece, y las cosas cambian.

 

Texto y dirección: Iñigo Guardamino

Ayudante de dirección: Pablo Martínez Bravo

Intérpretes: 

Natalia Díaz: madre, Paula, fotógrafa, ciudadano.
Sara Moraleda:: María, novia, P1, anciana.
Rodrigo Sáenz de Heredia: padre, novio, viudo, anciano, aita.

 

Escenografía: Alessio Meloni (AAPEE)

Ayudante de escenografía: Paola De Diego

Diseño de vestuario: Pierpaoloalvaro

Diseño de iluminación: Pedro Guerrero

Realización de suelo: Neo escenografía

Fotografía: Carmen Prieto

Música: David Ordinas

Canciones: David Ordinas (música) e Iñigo Guardamino (letra)

Espacio sonoro: María José Pazos

Voces en off: David García Vázquez, Crismar López, Elena Rayos, David Ordinas, Sara Luesma.

Movimiento corporal: Ksenia Guinea

Diseño gráfico: Andrés Sansierra

Vídeo: Una Moneda Para Rodar

Comunicación: Lemon Press

Una producción de La Caja Negra Teatro

Agradecimientos: FIBGAR y Neo Escenografía

Teatro Nave 73. Domingos 2, 9, 16, 23 y 30 de abril. Hora: 19:00. 

Precio: 12€ anticipada // 14€ taquilla

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Humor agridulce con sortijas que caen de las manos

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Sara Moraleda en “Don Gil de las calzas verdes”, de Tirso de Molina | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *