Sergio Peris-Mencheta, monje benedettino “A voz en cuello”

Por Horacio Otheguy Riveira

La Orden de los Hermanos Benedettinos amplía su horizonte. Transgrede límites hasta ahora insondables, gracias a un puente entre el teatro, la radio, la palabra del poeta en la voz de un actor y la completa musicalidad de una mujer. Peris-Mencheta y Marta Solaz, amores personales, amor por un maestro hispanouruguayo, amor por su oficio de juglares en tiempos difíciles.

(Todos los jueves de noviembre a las 20 horas en el Teatro del Barrio, Madrid).

 

Fotografía: David Ruano

 

No es cosa fácil integrar el selectísimo club de los Hermanos Benedettinos, y sin embargo resulta muy sencillo a su vez. Una contradicción muy propia del escritor Mario Benedetti (1920-2009) que ha creado un imaginario refugio sólo para quienes se atrevan a estar en las barricadas contra las injusticias con tiempo para deambular por los abrazos de amores imposibles, y más aún entre las sábanas de las pasiones más encendidas. En contra de la crueldad de los sistemas que imponen los imperios y en contra también del amigo que de pronto descubrimos levantando el hacha contra los más débiles. Pero sobre todo, Sergio Peris-Mencheta entra por la puerta más estrecha, por la que muy pocos son capaces de introducirse bien enfundados en el hábito del monje benedettino: azul con capucha y cordel blanco en la cintura, similar diseño de la Orden de San Benito del 500 dC, pero con una sonrisa pícara de romper tabúes, y calzado con deportivas sucias de andar por ahí pateando balones, seguros de que: La conciencia es la única religión. 

Por supuesto se trata de un monasterio sui generis donde las mujeres no sólo son bienvenidas sino que sin ellas no hay hermandad posible, y como esta puerta semeja a la de los teatros conduce a un camerino con bufet libre de tapas y copas, un lugar especial para los españoles que no ven en los hispanoamericanos puros lobos con orejas fosforescentes, sino parte de una misma familia bien cargada de pasiones en común, carencias comunes y comunes alianzas.

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

A voz en cuello es un espectáculo radiofónico para teatro que se erige como una obra de arte que se puede volver a representar en cualquier momento, allí donde encuentren hueco sus protagonistas, Sergio Peris-Mencheta y Marta Solaz, que ya han trabajado juntos con muy felices resultados. (Todavía acaricia mis oídos la versión que creara e interpretara Marta de la célebre canción Lili Marleen en La cocina, de Arnold Wesker).

De hecho irán a Montevideo durante tres días en octubre, la acogedora ciudad donde nació el poeta, novelista y dramaturgo generoso como pocos. que nunca creyó en otra patria que la del lugar donde se es capaz de hacer crecer pequeños paraísos de amores y amistades solidarios.

Los rioplatenses seguro que se entusiasmarán al ver a este “gallego” nacido en Madrid hace sólo 42 años, que incorpora un personaje de Benedetti en perfecta tonalidad melancólica y con precioso acento uruguayo sin pizca de sorna, befa o mofa, como suele suceder. Esto les emocionará en aquellos lares, incluidos muchos de la vecina Buenos Aires donde el maestro fue y seguirá siendo eternamente un líder en pantuflas tomando mate o café a cualquier hora, después de los alcoholes imprecisos: un amigo de siempre, uno que ha buscado la manera de estrechar manos y fundir abrazos cargados de esperanza cuando no la había por ninguna parte.

La unión del creador literario y su lenguaje más auténtico adquiere ribetes mágicos en este actor-director que abandona raíces para fundirse con unos lazos históricos que allende los mares se entienden mejor que aquí. Por ejemplo, en la gran tradición teatral rioplatense jamás se le ha pedido a un actor español que cambie su acento para fundirlo con el autóctono como sí sucede en España. Grandes figuras del teatro español, desde Margarita Xirgu a Narciso Ibáñez Menta, Pedro López Lagar, Ana María Campoy, José Cibrián o José Sacristán, el último prócer alojado en el cine y el teatro, se han dado cita con extraordinarias versiones de autores de todos los tiempos sin perder su propio acento, libres y creativos forjando tonalidades según los personajes sin la obligación de hablar como se habla por las porteñas o montevideanas calles en que viven.

Así las cosas, no es de extrañar que se pongan de pie y ovacionen esta breve antología audiovisual en la que el personaje, un montevideano irónico y sentimental que noche a noche entra en el corazón de la gente desde el micrófono de una emisora. La voz de Peris-Mencheta es armoniosa e intensa sin la menor estridencia. Refleja perfectamente el hablar encantador de Mario Benedetti, ofreciendo la ternura de un hombre entero, “lo más íntegro que se pueda en la desintegración en que se vive”. O, llegado el caso, zahiriendo al tirano y al torturador sin gritos ni alharacas,

Así, cuando la barcelonesa Marta Solaz se encarga de la música y de otros textos con característico acento castellano la fiesta está completa. Y se navega por todos los paisajes que el protagonista, adaptador y director ha decidido interpretar. El resultado es formidable.

Pronto el actor se encargará de interpretar a un mexicano real en una serie de televisión en torno al narcotráfico, Snowfall, un tema de gran interés dentro de un subgénero de acción y suspense que a todos nos tiene atrapados, y sobre el que ya se han hecho algunas obras maestras [1]. Gusto dará volver a verle en uno de sus personajes contradictorios que se dejan arrastrar por ríos revueltos sin importarles demasiado si acabarán de pie o volteados para siempre. Y en este arte de vivir divertido, complejo, taquicárdico, encantador y a veces brutal, logró importantes creaciones como actor, además de fundar una compañía propia, Barco Pirata, sobre la que tiene nuevos proyectos que esperan el resultado de burocráticas gestiones. Como director también ha dado buena muestra de talento: Continuidad de los parquesLa puerta de al lado, Un trozo invisible de este mundo, La cocina.

Y ahora nos deja con un buen sabor de boca que esperamos continúe recorriendo España más adelante, para seguir incorporando a la familia Sergio Peris-Mencheta-Marta Solaz, nuevos Hermanos Benedettinos felices de haberles conocido en la hispano-uruguaya rendición de las distancias y las parodias porque —como lo quiere el poeta— “juntos somos mucho más que dos”…


Si te quiero es porque sos

mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero

y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Todos los jueves de noviembre a las 20 horas en el Teatro del Barrio, Madrid.

___________________________

[1] ‘Snowfall’ narra la controversia social acaecida en las calles de Los Ángeles a principios de los años 80 con la llegada de la cocaína y el crack en su máximo apogeo. La serie cuenta la historia de varios personajes tales como Franklin Saint, un joven emprendedor de la calle en busca de reconocimiento; Gustavo Zapata, un luchador mexicano reconvertido en gánster; Teddy McDonald, un policía de la CIA que escapa de un pasado oscuro, y Luica Villanueva, la hija de un narcotraficante mexicano.

Entre el reparto principal nos encontramos con Damson Idris (Franklin Saint), Sergio Peris-Mencheta (Gustavo Zapata), Carter Hudson (Teddy McDonald) y Emily Ríos (Luica Villanueva), entre otros. La serie de FX está creada por John Singleton y Dave Andron como showrunner y productor ejecutivo. [Fuente: FórmulaTV]

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Sergio Peris-Mencheta, monje benedettino “A voz en cuello”

  1. Pingback: Sublime primavera 2017 en los Teatros del Canal | Culturamas, la revista de información cultural

  2. Pingback: Marta Solaz en la boca del lobo tecnológico | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *