Ron Lalá ataca de nuevo con un trepidante “Crimen & Telón”

Por Horacio Otheguy Riveira

 

Un desfile asombroso de remembranza teatral que pone al público de pie, que le agasaja y reconforta y no hay espectador que no salga con una sonrisa porque, además y como si toda la fiesta fuera poca, el espectáculo rinde tributo a quienes amamos lo que representan, y como ellos pensamos, sentimos, imaginamos… “que entre sueño y realidad, todo es falso y es verdad”.

Los cinco actores de pie, y el director sentado: todos juntos forman la alucinante familia de Ron Lalá, con la imaginación por bandera y el teatro como una casa mágica donde todo es posible.

Hay que ver esta juerga muy seria para creérsela. Hay que disfrutarla palmo a palmo y a la salida comprar la bella publicación de Editorial Antígona porque son tantas las brillantes situaciones, los diálogos riquísimos, los conceptos luminosos… que no hay memoria que los retenga. Lo último de Ron Lalá, Crimen & Telón, discurre con energía contagiosa por su conocida habilidad de manejar antologías y interpretarlas y cantarlas con esmero, pero con una exigencia nueva que los convierte en maestros de un género insólito: la creación de un gran personaje del género negro (cine y literatura) como detective contradictorio que huye del alcohol y de la autoridad para resolver el caso más difícil de su vida… y en su camino, un desfile asombroso de remembranza teatral que pone al público de pie, que le agasaja y reconforta y no hay espectador que no salga con una sonrisa porque, además y como si toda la fiesta fuera poca, el espectáculo rinde tributo a quienes amamos lo que representan, y como ellos pensamos, sentimos, imaginamos… “que entre sueño y realidad, todo es falso y es verdad”.

 

VOZ OFF. 

2017. Los ordenadores se rebelan, toman el poder del planeta y lo convierten en Ciudad Tierra siguiendo el algoritmo de la Globalización Extrema: un solo mundo, una sola mente, una sola urbe.
2020. Quedan abolidos los restos anticuados e improductivos del gobierno humano: los países, las creencias y los ideales. Se prohíbe la música, la literatura, la escultura, la pintura y el resto de artes.
2022. Estalla la Guerra del Arte. Tras la victoria aplastante de nuestro glorioso ejército de drones, millones de prisioneros construyen los Campos de Concentración de Marte. 

2026. Las Artes se exilian a otros planetas. Se funda la Agencia Anti Arte para defender el Estado de consumo acechado por los pocos artistas que resisten en clandestinidad.
2030. El Medio Ambiente se sustituye por una simulación informática.
2032. Período de Paz Digital. Se imponen los tres pilares del Glorioso Gobierno Global:
entretenimiento absoluto, gasto extremo, bienestar obligatorio. Ser feliz es tu deber.
2034. El Teatro, peligroso capo de la mafia artística, se fuga de su prisión y pasa a
controlar el mercado negro de sentimientos y emociones. Todavía se desconoce su
paradero actual y la recompensa por el Teatro, vivo o muerto es de un millón de
eurodólares.
(Veinte años después de la función.) Hoy. Aquí. Ahora. Bienvenido a Ciudad Tierra.

 

 

… MÚSICO 2. Los buenos viejos tiempos.
MÚSICO 1. Cuando había naciones.
MÚSICO 2. ¿Os acordáis de España?
MÚSICO 1. El paraíso del arte y la cultura.
MÚSICO 2. Allí se destinaba más presupuesto a cultura que a armamento.
MÚSICO 1. Allí la cultura era más importante que el fútbol y había una librería por
cada diez habitantes.
MÚSICO 2. Allí el arte ocupaba un lugar central en los programas educativos.
MÚSICO 1. Allí el público de todas las edades, sobre todo jóvenes, abarrotaba los
teatros de cada ciudad, pueblo y aldea.
MÚSICO 2. Allí los artistas eran los héroes de la patria.
MÚSICO 1. Allí las ayudas y subvenciones permitían que los científicos y artistas
desarrollaran su trabajo a escala internacional.
MÚSICO 2. Allí se recibía a los grandes cerebros que se fugaban de otros países para
vivir en España.
MÚSICO 1. Allí la honradez de los políticos solo era comparable al civismo de la gente…

 

 

Autores, músicos, cantantes, actores, y tan teatreros del alma que, pudiendo hacer una cruel bufonada con el maltrato nacional de España al arte escénico, se las apañan para confabularse en un policíaco frenético en el que se lucha para salvarle a Él, el Teatro como personaje fantástico que no está en peligro de extinción pero anda malamente, una especie de sin techo perseguido desde tiempo inmemorial, especialmente en todo el mundo de habla hispana con sus numerosas dictaduras en las que cabría a la perfección la pregunta de Ray Bradbury en Fahrenheit 451: “¿Lee alguna vez alguno de los libros que quema?”.

En esta ocasión futurista y futurible: el Teatro ha muerto y el detective Noir tiene que descubrir al asesino antes que la Agencia Anti Arte desvele el secreto de su oscuro pasado.  Para ello recorrerá la historia del Teatro en busca de verdades ocultas mientras una red de misteriosos personajes conspiran en la sombra… Juan Cañas asume este personaje sin humor, o acaso con ligeros brotes de ironía, porque es, desde el comienzo, la viva representación del detective de novela negra, en el que los clásicos de la literatura parecen pelearse por entrar en el teatro, tan huérfano del género, frente a la literatura y el cine, de allí que la creación de esta Compañía y en especial de un actor tan completo como Juan Cañas hagan posible el milagro, como si Philip Marlowe and Company se volcaran por primera vez en un ámbito diferente y asumieran nuevos papeles en un mosaico de narraciones que husmean por muchos sitios, a través de una fascinante antología de gigantes de la poesía del arte escénico: el drama y la comedia se convierten en el dramo y el comedio, todo es posible, y la cosa va de vertiginoso devenir de sorpresas. No falta de nada, y en todo saben destacarse los cinco, bien confabulados como siempre y algo más porque la dificultad de mantener vivo este engranaje se las trae.

Después del emocionante recorrido: cantan una despedida cuya letra viene con el programa de mano y podemos llevarnos a casa junto con el libro que se vende a la salida. Y es que este Crimen & Telón es mucho Ron Lalá como para dejarlo abandonado en la soledad del teatro vacío donde se quedan resonando nuestros aplausos.

Himno Clandestino al Teatro

Somos la sombra del sueño de nuestra ficción

hasta que un día la vida nos baja el telón,

seres humanos que vamos del hoy al ayer

para vivir y morir y después renacer.

Risas y llantos de tantos que vienen y van,

cantos y cuentos al viento que no volverán,

imaginario escenario que ordena el azar

para jugar a vivir y volver a empezar.

Entre sueño y realidad

todo es falso y es verdad:

un personaje de viaje hacia Siempre Jamás.

Año tras año el engaño dirá la verdad,

una pregunta que junta sueño y realidad,

una aventura que dura un segundo inmortal,

una mentira que aspira a una gira mundial.

 

Intérpretes:

Juan Cañas, Íñigo Echevarría, Miguel Magdalena, Daniel rovalher, Álvaro Tato

Dirección general: Yayo Cáceres

Dirección literaria: Álvaro Tato
Dirección musical: Miguel Magdalena
Iluminación: Miguel A. Camacho
Sonido: Eduardo Gandulfo
Vestuario: Tatiana de Sarabia

Fotografías y audiovisual: David Ruiz

Texto original, composición musical y arreglos: Ron Lalá

Teatro Fernán Gómez. Sala Guirau. Del 21 de diciembre 2017 al 28 de enero 2018

ENCUENTROS CON EL PÚBLICO: 11 y 18 de enero 2018. Entrada libre hasta completar aforo.

TALLER DE INTERPRETACIÓN impartido por Yayo Cáceres: 23 y 24 de enero de 17,30 a 19,30 horas.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Ron Lalá ataca de nuevo con un trepidante “Crimen & Telón”

  1. Pingback: Alucinante Carmen Machi en la piel de una monja revolucionaria | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *