Dos miradas sobre ‘Todo lo que tú quieras’ (I)

El bola se hace mayor.

Por Rabanal Taylor. Crítico de cine y teatro.

La tercera película del director madrileño Achero Mañas le confirma como creador y cineasta, con una voz personal absolutamente reconocible. Todo lo que tú quieras cuenta la historia de un hombre que pierde a su mujer y queda al cuidado de su hija de cuatro años. Al dolor del marido se une el desconcierto, la incomprensión, de la niña. Y la mezcla de ambos ingredientes produce un coctel que Mañas agita con originalidad, sabiduría e inteligencia, consiguiendo una  película que me atrevo a calificar de obra maestra. El amor del padre, impecablemente interpretado por Juan Diego Botto, y la imaginación de la niña, dan lugar a un juego emocionante, peligroso y mágico: como el baile de un brujo realizando una danza de poder. La imaginación lo puede todo, como en La vida es bella de Roberto Benini; pero en la cinta que nos ocupa el enemigo no son los nazis sino la sociedad que los rodea, enferma de ese mal que ha contagiado el puritanismo americano a Europa y que se denomina, con torpeza y estupidez, “políticamente correcto”.

A la sociedad no le interesa la felicidad del individuo, sino que se atenga a las normas que gobiernan al rebaño. Es comprensible. Manejar a millones de personas no permite preocuparse de problemas individuales; si las minorías no son lo suficiente grandes como para reportar votos no interesan a los políticos. Una minoría de uno a nadie interesa. Pero a ese uno es precisamente a quien defiende Mañas, y lo hace con mano firme, humilde y ejemplar. Y para hacerlo se apoya en un guión de gran originalidad y una realización en la que se insiste sin pausa en los primeros y medios planos, montados con un sentido del ritmo que recuerda a Cristopher Nolan.

El resultado final es una película de calidad inusual, que podría calificarse de cine de autor en el sentido que también puede aplicarse a autores como Woody Allen; es decir, que tiene una vocación -lograda- de ser asequible para todo tipo de públicos.

En el arte se puede resucitar a los muertos. Y Mañas es un especialista en tan difícil magia. Quizá algún crítico -no por mala voluntad sino por la inevitable deformación que conlleva la profesión- sea capaz de buscar defectos en una obra que ha sido filmada para contemplarse con el corazón, pero el espectador normal saldrá del cine reconfortado, con la mirada renovada y un hálito de esperanza instalado en lo más profundo de su alma.

Un comentario sobre “Dos miradas sobre ‘Todo lo que tú quieras’ (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *