La muchacha de los ojos tristes

Por Redacción Más Actual

 

Hoy recomendamos un texto poético de primera, aunque en puridad debemos decir que hablamos de dos libros, dos ediciones de «La muchacha de los ojos tristes», la segunda, bilingüe, «The Girl with Sadness in her eyes», presentada recientemente en Nueva York, y traducida por la profesora de lietratura del CUNY Mariana Romo-Carmona.

Doble experiencia pues, y doble oportunidad de leer a Noemí Trujillo, con sus poemas actuales, hondos, de acusada sensibilidad, y que no te dejarán indiferente.

 

No hay que ser una casa –para tener Fantasmas–.

Poemas a la muerte.

Emily Dickinson, 1830





La muchacha de los ojos tristes





“Ella era una muchacha de ojos tristes
como yo.
La vida se le escapó de un salto
y ya no pudo cogerla.
Ella era una poeta de ojos tristes
como yo
y encontró la paz
en una sola alcoba.
Ella me enseñó a cercar el silencio
y atarle dos lazos.
Cuando la luz se apaga
y no puedo dormir,
sus versos ahorcan
a mis fantasmas
y un súbito temor
invade mis pasos:
yo también vivo
encerrada en mi cuarto.
…”

 

Un comentario sobre “La muchacha de los ojos tristes

  • el 2 agosto, 2011 a las 4:30 pm
    Permalink

    Hola, les felicito por su trabajo, estos articulos, estas noticias me han puesto en contacto con muchisimos artistas en todo el sentido de la palabra puedan formar parte de mi cultura general y he disfrutado bastante, me he enriquecido leyendo esta revista cultura.
    Gracias por compartir =)
    Ahora me quedo con Noemi y los ojos tristes en mis colecciones.
    Gracias.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *