Mammón, un mito poco conocido que nos ayuda a entender las miserias humanas

Por Ana Riera

 Tras ser aclamada por el público y la crítica durante 2018, regresa a Madrid Mammón, el atrevido y ecléctico montaje de Nao Albet y Marcel Borràs. La obra nos presenta dos historias, una metida dentro de la otra, que de algún modo se alimentan y enriquecen mutuamente.

Marcel Borràs y Nao Albet, dos actores que también dramaturgos y amigos desde la pubertad, tienen un proyecto entre manos. Recientemente, Marcel ha realizado un viaje a Siria que le ha impactado enormemente y que le ha permitido descubrir, gracias a uno de los antropólogos que le acompañaban, el mito de Mammón. La historia de este semidiós lo deja tan embelesado que a su regreso se la cuenta a su buen amigo Nao. Pero, ¿por qué le gusta tanto la historia de Mammón?

Según la leyenda, cerca de la antigua Khalpe, es decir, la actual Alepo, había un valle en el que convivían dos familias en paz y armonía. El valle estaba lleno de piedras preciosas, pero los habitantes del lugar desconocían su valor y se contentaban con disfrutar de su belleza. Un buen día, el semidios Mammón es enviado al valle por un Dios supremo con la misión de avisar a dichas familias de que una tragedia se cierne sobre ellos. Mammón, guiado por su ingenuidad, intenta proteger a las familias explicándoles que las piedras que brillan son en realidad piedras preciosas y oro, enormemente valiosas. Con la mejor de las intenciones, les aconseja que cojan algunas y se compren unas cuantas armas para protegerse. Pero los habitantes que hasta entonces habían vivido felices, en cuanto descubren todo lo que pueden adquirir gracias a las piedras, pierden la cabeza y se ciegan. Aparecen entonces entre ellos la envidia, la desconfianza y el odio. Al final acaban matándose entre ellos, haciendo cierta la predicción de la tragedia.

Los amigos Marcel y Nao deciden escribir una ambiciosa obra en la que abordarán la cuestión del problema sirio, que tanto ha impresionado a Marcel, a partir del mito de Mammón, ya que encuentran muchos puntos comunes entre ambas situaciones. El proyecto coge alas y cada vez promete más. Se involucran uno de los teatros más prestigiosos de Bélgica y los Teatros del Canal de Madrid. Pero un mes antes del estreno, los belgas se retiran y el proyecto se desinfla.

Marcel y Nao no se conforman. Estaban tan cerca de conseguir su sueño, que deciden emprender una aventura, a medio camino entre una road movie y un viaje iniciático, en busca del dinero que les falta. Una aventura en la que, curiosamente, acabarán viviendo en sus propias carnes el mito de Mammón que tanto les obsesiona.

La obra trata de responder qué hace que alguien honesto, respetuoso y solidario se vuelva egoísta, desconfiado y violento. Tal y como ocurre en el mito de Mammón, o en un conflicto bélico como el de Siria, o en tantas otras situaciones, como la que vivirán los propios autores. ¿Cuál es el punto de no retorno? ¿Cuál es el límite que, una vez traspasado, nos convierte en seres irracionales y mezquinos?

Los actores encargados de contar todo esto en escena son los propios Nao Albet y Marcel Borrás, junto a Irene Escolar, Ricardo Gómez y Manel Sans, elenco que cumple con creces las expectativas.

Irene Escolar está simplemente soberbia, como de costumbre. Igual hace de sí misma intentando averiguar qué ha ocurrido con su último proyecto teatral, que de Crystal, una streaper súper sensual y adicta a las drogas –su numerito de pole dancing no dejará indiferente a nadie--, como de china con un acento divertidísimo que organiza timbas clandestinas, como de prostituta pelirroja pasada de vueltas. Viéndola actuar, parece que pasar de un papel a otro en el propio escenario, sin apenas transición, no entrañe ninguna dificultad, ningún misterio, algo que sólo las grandes actrices pueden conseguir. También está fantástico Ricardo Gómez, que interpreta asimismo a varios personajes, entre ellos el de botones vejado o el de chicano súper chungo. Interesante la carrera teatral que viene desarrollando este actor en los últimos años, desde que dejara la serie televisiva de Cuéntame, con su participación en La cocina (2016), Orestiada (2017) y Rojo (2018/2019). También interesa mucho Manel Sans en su inolvidable papel de Dylan Bravo, y funcionan muy bien los propios autores de la obra haciendo de sí mismos.

Resulta acertada la escenografía de José Novoa que, con unos pocos elementos neutros que se mueven de un lado a otro transformándose una y otra vez, permite la creación de distintos espacios y el paso fluido de las escenas. Otro tanto ocurre con el vestuario, que con unos pocos complementos –una peluca, un gorro, un top– nos permiten acceder a los personajes en un tiempo récord con gran eficacia.

En este ambicioso montaje, los autores se atreven además con todo tipo de géneros. Así, incorporan el documental, técnica que les ayuda a entremezclar la historia del proyecto teatral sobre Siria con la que narra su aventura en busca del dinero para financiarlo, aventura que les llevará nada más y nada menos que hasta Las Vegas, al otro lado del charco. O la proyección en vivo de algunas escenas, que empiezan en la pantalla y terminan en escena. O la lectura en directo del supuesto diario de viaje de Marcel durante su estancia en Siria por parte de dos actores que tratan de esclarecer qué ha ocurrido con el proyecto en el que iban a participar. O la intervención del público en la trama, rompiendo la cuarta pared, con la memorable partida de póquer en la que, además de los actores, intervienen tres personas elegidas al azar entre el respetable.

En definitiva. Si se perdieron Mammón la primera vez que nos visitó hace ahora dos años, no se la pierdan en esta ocasión. Sería una lástima.

Idioma: español

Género: comedia (a partir de 12 años)

Equipo artístico: Nao Albet, Marcel Borràs, Irene Escolar, Ricardo Gómez, Manel Sans

Escenografía y vestuario: Jose Novoa

Diseño de sonido: Igor Pinto

Iluminación: Adrià Pinar

Caracterización: Paula Ayuso

Realización del documental: Guillermo A. Chaia

Coproducción: Teatre Lliure de Barcelona y La Brutal

Distribución: joseba@teatrodelaciudad.es

Teatros del Canal. Del 8 de enero al 26 de enero 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *