Los personajes de la novela negra: la personalidad de la víctima y el delincuente

Soy Amalia Sánchez, creadora de Hera Ediciones y del Programa 1 a 1 de Asesoramiento Literario.

Además, soy experta en novela negra gracias a mi tesis doctoral y cuento con más 12 años ayudando a escritores noveles a ver cumplido su sueño de estar en las librerías.

Hoy quiero hablarte de dos elementos indispensables a la hora de escribir novela negra: la víctima y el delincuente.

Pero antes de esto, me gustaría regalarte algo.

Haz click en el siguiente enlace y descárgate gratis mi ebook «Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado) para conseguirlo».

En este ebook descubrirás cuáles son los errores habituales que los escritores noveles cometen cuando contactan con una editorial por primera vez y también de qué forma solucionar esas equivocaciones para que el editor te perciba como un autor con experiencia (aunque realmente no la tengas a la hora de publicar).

Volviendo al tema del post, junto con el investigador, los otros dos personajes fundamentales dea la hora de escribir tu novela son la víctima y el delincuente.

Sin ellos no tendrías novela policial porque son quienes comienzan la trama y por quienes comienza el trabajo de los detectives de resolver el enigma.

Estos tres personajes están vinculados entre sí debido a la trama de la novela.

Los personajes de la novela negra: los dos personajes clave

El delincuente provoca el hecho delictivo, la víctima es la que lo recibe y el detective el que trata de esclarecerlo.

Contar tu historia desde el punto de vista de uno u otro personaje condiciona el tipo de novela que quieras escribir, el enfoque que tendrá tu historia y el estilo que debes adoptar.

Puedes escribir tu historia desde el punto de vista de la víctima, aunque este enfoque es el menos habitual.

En este caso serán la propias víctimas la que cuenten su historia, por lo que se deberá tener en cuenta su visión de los hechos y la información que poseen.

También puedes hacerlo desde el punto de vista del delincuente, que es lo que muchos autores han llamado novela criminal.

Se trata de un enfoque en el que será tu delincuente quien cuente la historia, por lo que las razones del delito serán contadas por el propio protagonista, al igual que la investigación y avances policiales deben contarse según su conocimiento.

Algunas obras que podemos enmarcar en esta categoría serían las novelas protagonizadas por Tom Ripley y escritas por Patricia Highsmith, u otras obras como El cartero siempre llama dos veces.

En este caso, toma protagonismo el porqué del delito, ya que será el propio criminal que has creado el que cuente su historia, sus pensamientos, sus razones y los motivos que le llevan a cometer el delito.

Debes ser conscienste que tanto si cuentas la novela a través de los ojos de la víctima o del criminal, serán ellos los protagonistas del relato, quienes capten la atención de tu lector y los encargados de desarrollar la trama.

No obstante, lo más habitual es que tu protagonista sea el propio detective, ya que la acción se suele focalizar a través de este personaje, que no siempre tiene que ser un miembro de los cuerpos de seguridad.

Por supuesto, si tienes alguna pregunta sobre alguna de las cuestiones que te he planteado, contáctame.

Y recuerda que puedes descargar mi ebook gratuito para conquistar a las editoriales haciendo clic aquí.

Gracias.

Soy Amalia Sánchez, soy periodista, asesora y coach literaria experta en novela negra.

Desde hace más de 10 años ayudo a publicar y a llegar a editoriales autores exigentes, comprometidos, que están dispuestos a aprender, que tienen en cuenta los detalles y la calidad, que quieren saber qué hacen bien y qué deben mejorar al escribir, que buscan crecer como escritores, que han invertido tiempo y esfuerzo en su libro y desean continuar trabajando para ser reconocidos y estar en las librerías. ¿Tú quieres esto? Te ayudo a conseguirlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *