Las apuestas le ganan la partida a los libros en la mayoría de comunidades de España

Los últimos datos registrados, pertenecientes al año 2018, confirman que ya hay más locales de juego con máquinas de apuestas que librerías

Nos gusta más el juego que la lectura. Al menos, en papel. Así lo confirman los números de diferentes estudios que arrojan datos concluyentes al respecto: ya son mayoría las comunidades autónomas en las que hay más locales con máquinas de apuestas que establecimientos de venta de libros. El dato es doloroso, pero real. El crecimiento del sector de las apuestas deportivas es tan vertiginoso que, hoy en día y pese a las restricciones anunciadas por el Gobierno a este tipo de compañías, continúan llegando a nuestro país nuevos operadores del juego con el objetivo de tramitar su licencia y empezar a ofertar este tipo de servicios. El último de ellos es el gigante ruso 1xbet, que no ha perdido la oportunidad de entrar por la puerta grande firmando un importante acuerdo de patrocinio con el FC Barcelona hasta el año 2024. Una apuesta segura.

Y es que las cifras no engañan. Los informes elaborados por la Dirección General de la Ordenación del Juego (DGOJ), organismo integrado en el Ministerio de Consumo y regulador de este mercado, aseguran que en todo el territorio nacional ya existen más de 3.800 establecimientos que cuentan con máquinas específicas de apuestas: salones de juego, casinos, salas de bingos, etc. En algunas regiones el número de estos locales superan el ratio de 10.00 por cada 100.000 habitantes, como son los casos de Aragón (10.22), Canarias (13.09), Comunidad Valenciana (10.47), Extremadura (12.10), Comunidad de Madrid (10.27), La Rioja (14.03) o Murcia (23.66). Especialmente llamativos son los datos de esta última región, y es que Murcia presenta un promedio récord albergando 352 locales donde se pueden hacer apuestas, es decir 23.66 por cada 100.000 habitantes. En el extremo opuesto se sitúa Cataluña, donde solo se contabilizan 166 establecimientos (menos de la mitad que Murcia) para sus más de 7,5 millones de habitantes. Un ratio de solo 2.19.

En cualquier caso, el crecimiento del número de usuarios de estos locales físicos o de plataformas de apuestas online es más que evidente. No así el de aficionados a los libros de papel, que en contraposición con el de los apostadores, parece descender según confirman las cifras del informe Observatorio de la Librería, un estudio elaborado por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL). En sus páginas se confirma que la densidad de librerías por cada 100.000 habitantes raramente supera el ratio de 10.00. Solo Asturias (10.7), Castilla y León (11.5), Galicia (13.00) y La Rioja (11.00) se encuentran por encima de esa cifra. Son las comunidades más lectoras.

Analizando y comparando las cifras de ambos estudios se puede confirmar que en 9 de las 16 comunidades autónomas partícipes (no hay datos de Islas Baleares) ya hay más establecimientos destinados a las apuestas que a los libros. No hay duda de que la digitalización del ocio a lo largo de la última década ha perjudicado enormemente al sector de los libros y, más en concreto, al de la imprenta dedicada a la producción de ejemplares. La aparición de los eBooks y los libros electrónicos también ha contribuido a la mengua de las librerías tradicionales, cuyos ratios por cada 100.000 habitantes se sitúan en números bajísimos en según qué zonas de España: Andalucía (5.2), Castilla La Mancha (5.5), Baleares (5.7), Cataluña (6.8) y Comunidad Valenciana (6.8). Así, el análisis conjunto de ambos mercados manifiesta una tendencia innegable y preocupante: la densidad de librerías sigue bajando a la par que crece el número de lugares para hacer apuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *