Levántate y echa a andar: aforismos inéditos sobre la resurrección

Foto de José Luis Trullo

He aquí otro lema para el estandarte que nunca portaré: «Nada está hecho, todo por hacer».

*

Soy como el árbol, que sólo crece, florece y fructifica para poder volver a nacer.

*

¿El elixir de la eterna juventud? No escarmentar.

*

Los que renacemos todas las mañanas llegamos a la noche un poco menos viejos.

*

Un corazón sólo se apolilla cuando recuerda más que proyecta.

*

Fénix ejemplar: tú nunca vengativo, siempre prospectivo.

*

Hay que imaginarse, como Camus, a Sísifo contento… y a Lot, reconcomiéndose por dentro.

*

La humanidad, caída desde el principio de los tiempos, es la única, en el mundo entero, capaz de resucitar a la vida en plena vida: ¿no es eso, acaso, la poesía?

*

Existe poca diferencia -aunque esencial- entre ser inmortal y renacer todos los días.

*

Aprende de la vida, que vence a la muerte creciendo y multiplicándose.

*

En ocasiones, me siento como aquel Lázaro que volvió de la tumba sólo para contar lo que no había visto.

*

Si Cristo murió por nosotros fue para que nosotros pudiéramos resucitar con Él (ahora y en la hora de nuestra muerte).

 

Cristo de Santa Marina, procesionando por las calles de Sevilla durante el Domingo de Resurrección de 2017. Foto de José Luis Trullo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *