«La vida es sueño»: ópera de cámara en una gran aventura de mestizaje cultural

Horacio Otheguy Riveira.

Una coproducción entre Colombia, Francia y España de la obra de Calderón de la Barca inauguró el Festival Iberoamericano del Siglo de Oro de Alcalá de Henares. Poderosa combinación de acentos y culturas fusionando el arte de la historia del teatro mundial con una raíz en el Barroco español. Además de los países mencionados, cada uno con representantes determinados, en el reparto se ha contado con un gran nivel artístico con intérpretes que provienen de diversos países, tales como Chile, Costa Rica, Venezuela, España y Colombia… compenetrados plenamente en un castellano común.

Si en el teatro siempre se corren riesgos —a menudo temerarios—, la ópera se lleva la palma con su dosis de gloria o despeñamiento, nadando siempre a contracorriente por su carácter minoritario. Arte mayor en pequeña o gran escala, en las creaciones «de cámara» se la juegan a todo o nada para crecer en un ambiente alejado por completo de la vida cotidiana. Tan es así en esta Vida es sueño que he visto en su estreno mundial en un teatro de hoy con una elaborada construcción de aire antiguo: el Salón Cervantes, en la calle del mismo nombre, en la bellamente histórica ciudad de Alcalá de Henares.

Mientras la calle bullía de restaurantes y cafeterías con un público de muy variadas procedencias con su pluralidad de acentos hispanoamericanos,  en escena respiran, actúan, cantan dentro de un ámbito barroco en el que los espectadores nos sentimos cómplices; desde tiempos muy lejanos nos alcanza un oleaje de pasiones cercanas, ya que, gracias a la magia de la música y sus voces, se tornan calderonianos en su intensidad filosófico-poética, y contemporáneos en la vibrante interpretación de los jóvenes creadores Iván Olano Duque en el texto, y Juan Pablo Carreño en la partitura.

Reflexión del autor del texto, Iván Olano Duque, colombiano radicado en Francia, residente en la Fundación Antonio Gala en Córdoba en el 2014…

«La vida y el sueño —como la muerte y el sueño— son una metáfora natural, una comparación casi inevitable. De ella se ocupan Shakespeare (“nuestra vida entera la abarca un dormir”, dice Próspero),
Descartes (“estoy a punto de persuadirme de que en este instante me hallo durmiendo en mi lecho”) y, entre muchos otros, Jorge Luis Borges:

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que tiene nuestra carne es esa muerte
de cada noche que se llama sueño.

La vida es sueño de Calderón de la Barca es una obra que combina esta inquietud metafísica sobre la vigilia y los sueños con el debate sobre la existencia o inexistencia del libre albedrío. Es una historia sencilla, pero llena de alegorías y resonancias filosóficas: un rey encierra a su hijo, el príncipe heredero, en una torre apartada en el bosque, pues teme que se cumpla una profecía y que su hijo se convierta en un rey malvado. El príncipe crece, apartado y desdichado, hasta que un día el rey decide verificar si la profecía es acertada y ordena que duerman a su hijo y lo lleven así a palacio. El príncipe despierta súbitamente convertido en el heredero del reino, pero no puede librarse de una sensación de irrealidad: la sospecha de que su propia vida —como quizás todas— no es sino la manifestación de un sueño».

La orquesta francesa a pie de escena, ante un joven director, Valentin Tournet, plenamente integrado en la acción dramática.
Lucha interior-exterior de Segismundo, nuestro Hamlet por excelencia, en una excepcional interpretación del tenor Diego Godoy. Detrás, una tormenta perfecta, parte de un muy atractivo espacio escénico ideado por Carolina González.
En primer plano, uno de los aciertos más aplaudidos: la creación de Clarín por la mezzo colombiana Paola Leguizamón. A su lado, los alcalaínos Íñigo Santacana y Manuel Pico, en notables intervenciones.
Brillante e ingenioso, el diseño de vestuario corresponde al maestro —tantas veces aplaudido— Lorenzo Caprile.

Libreto Iván Olano Duque (Colombia)
Música Juan Pablo Carreño (Colombia)

Dirección Alejandro Chacón (Colombia/Argentina)
Dirección Musical Valentin Tournet (Francia)

Intérpretes:

Diego Godoy (Tenor, Chile)
Rosaura Paula Mendoza (Soprano, España)
Clotaldo Ernesto Morillo (Bajo, Venezuela)
Clarín Paola Leguizamón (Mezzo, Colombia)
Basilio César Gutiérrez (Tenor, Colombia)
Coro 1 Íñigo Santacana (Tenor, España)
Coro 2 Manuel Pico (Barítono, España)
Coro 3 Carmen Arrieta (Soprano, Costa Rica)
Coro 4 Yeraldin León (Mezzo, Colombia)

Orquesta: LA CHAPELLE ARMONIQUE (Francia)
Director Valentin Tournet
Músicos:
Viola da gamba Alba Fresno
Viola da gamba Anna Casademunt
Viola da gamba Louise Bouedo
Sackbut Jordi Giménez
Theorbo Ferran Pisà
Cornet Gustavo Gargiulo
Soprano Chawn Nele Vertommen
Dulcian Evolene Kiener
Organ & Harpsichord Ronan Khalil
Violone Thierry Runarvot
Percussions Sylvain Fabre

Iluminación Miguel Ángel Camacho (España)

Vestuario Lorenzo Caprile (España)

Escenografía y atrezo Carolina González (España)

REPRESENTACIONES EN EL SALÓN CERVANTES DE ALCALÁ DE HENARES

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *