«Carmina Burana. Cantos de goliardo y poemas de amor medievales»

Por Ricardo Martínez.

Pocos textos antiguos habrán sido mimados por la memoria -granada en su amoroso-satírico y burlón contenido- como este códice tradicional de la lírica de tipo goliárdico: “el Clm 4660 de la Staatsbibliotthek, copioso cancionero de más de 250 composiciones compilado hacia mediados del siglo XIII (…) La mayoría de las canciones son de procedencia francesa y alemana, y en general fueron compuestas en los cincuenta o sesenta años anteriores”.

A mayor información leemos en la introducción que “el volumen recoge una amplia selección de los poemas latinos de este códice, uno de cuyos mayores encantos -¿por libidinosos o de libertad moral?- es justamente su libertad creadora (de la celebración amorosa a la invectiva y la sátira, de la viñeta erótica a la censura moral) así como una detallada y amena explicación de su origen, sus temas, sus rasgos formales y su presencia en la literatura posterior”.

De ahí, convengamos, el subtítulo de cantos galiárdicos, testimonios de la existencia de clérigos entregados resueltamente a la mala vida (‘expuestos, en escenario de fiesta, en sedes monásticas y universidades’) por “clérigos ajuglarados, saltimbanquis, autores de canciones obscenas y difamatorias; malhechores, rufianes, tahúres lujuriosos; clérigos pobres, fiados al azar y a la falta de escrúpulos…” Acaso por tal razón, allá por el año 325 el concilio de Nicea condenase a los eclesiásticos que anduvieran errabundos de pueblo en pueblo.

Y de tal origen, de tal materia y raíz no es difícil exagerar la imaginación acerca de los contenidos de esta populares canciones: “Si ahora tuviera a la que deseo,/ en el bosque, bajo la fronda,/ la besaría alegremente./ ¡Dulce amor!/ Quien no te tiene en este tiempo,/ nada vale”, o bien, “Piensa que me consolaría/ encerrarme/ en la soledad de los estudios:/ ¡No, razón,/ vete lejos de mí!/ ¡Vénzate/ el poder/ de Venus!/ ¡Oh, me voy apagando,/ veo por qué/ y no hago caso,/ viendo y consciente me muero!

El libro viene avalado por un especialista de la materia (sentido del humor y conocimiento no le faltan), el profesor Francisco Rico, y en tal aval hemos de confiar en la pericia de la transcripción y en la exhaustiva y fecunda claridad de los textos aquí contenidos.

Valga, por fin, decir que, si el lector no conoce letra y música adaptados por Karl Orf para el espectáculo público, no se lo pierda, sin más. Todo un canto encantadorCarmina Burana.

Carmina Burana.
Cantos de goliardo y poemas de amor medievales
(Al cuidado de Fco. Rico)
Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2023. 2ªed.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *