Cómo perdimos Berlín

Por Javier de Amescua.

Fotografía Javier de Amescua.

 

Este no es el principio de la historia, pero es un punto idóneo para conocerla, es noviembre en Berlín, un grupo de rock de unos tíos de El Escorial dan tres conciertos en la capital alemana. Han pasado cuatro años desde que empezaron con el grupo, cuatro marcianos de un pueblo de la sierra de Madrid. Con su primer ep “Delirio in the wall” ganan el concurso “Ocio joven” organizado por la sala Gruta77.

 

Ya sabéis, chicos con grupo, ensayo en garajes, canciones en inglés, dos guitarras, bajo y batería sin mayor intención que tocar un rato… por eso estamos en Berlín, porque todo cambia y todo se va transformando con el tiempo. Al acabar el último de los conciertos en Berlín los cuatro Persons, se quedan en tres.

 

Persons en El Perro, por Javier de Amescua

 

 

Te quedas sólo, buscas más compañía, la ausencia es suplida por dos Persons más, sumado de más conciertos en Madrid. Teclados, sintetizadores, juegos de guitarras, sonidos nuevos, letras nuevas… el Farfisa de segunda mano de los Persons.

El frío invierno de 2011 nos deja con la baja de dos Persons, pero recuperamos al perdido en Berlín, y según empieza la primavera llega la primera Mujer Person.

 

Pasadas las manifestaciones de Mayo, pasado el verdadero Verano de la Vendimia, el que dejo en la calle a gran parte los Persons, el que trajo a Su Santidad (Susan) al Madrid de la boina gris perpetua, los Persons se van a Sevilla, se meten en La Mina para grabar con Raúl Pérez (Pony Bravo, Pumuky, Denueve, Maika Makovski).

En La Mina, a la sombra del elitista Colegio Europa y bajo la férreas normas de Raúl en la producción (este tío guarda una pistola en algún sitio del estudio) que les enseña el space-echo a los Persons, y el rhodes, y cómo suenan las dos cosas juntas, La Hipnosis.

 

Al estudio de grabación viene un antiguo Person para grabar guitarras, a la comuna en la que se ha convertido la casa. Fuet, picos y ping-pong para pasar el rato, la piscina esta vacía, por la tarde las ratas trepan por las palmeras, el space-echo suena como un antiguo radiocasette de los ochenta, los que llevaban los negros del barrio en las películas, un Ghetto Blaster.

Nunca hace calor, la brisa corre durante todo el día, sentados en el porche, con cervezas, en pijama por la tarde, Hipnosis Casa.

 

 

La autoproducción, cómo único camino, Nevada Records nace en La Mina. Hipnosis Casa, el primer LP los Persons llega como este 2012, en los tempranos días de Enero.  Y puedes escucharlo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.