El verano que nos comimos la luna

Categoría: Creación,Cuento creación | y tagged con | | | | |

 

El verano que nos comimos la luna. Marisa López Soria. Editorial Edebé. 176 pp. 8,20 €. 

 

 

1-. LA ESTUPENDA OFERTA DEL AYUNTAMIENTO. (Los Restos).

 

Se lo digo siempre al Bolo, que no puede ser tan bestia y entrarle así a la gente, pero él como si nada.

– ¿Jefe, cuántas pelas ganas conduciendo?

Menos mal que Celso ya es amigo y no se molesta, pero mi tía Amelia que es fina porque trabajó en el extranjero nos ha repetido mil veces que eso no se hace, preguntar a la gente cosas sobre el dinero. Claro que si no, no sé cómo se va a enterar el Bolo, que le ha nacido esta vocación y quiere hacer carrera en el transporte público.

– En este oficio no se gana mucho, chaval -ha respondido el conductor sin despistarse de la carretera-. Y si quieres mi consejo, estudia mucho, que esto no es del otro jueves. Te lo dice Celso.

Lo que más nos llama la atención es que no se líe a mamporros con algunos impertinentes que suben al autobús. Pero como Celso tiene rodaje y es un profesional, él a lo suyo y con mucha educación.

– Hay que con andarse con cien ojos y tener mano izquierda con el personal- comenta echando un vistazo al pasaje-. Que somos muchos y muy diferentes…

Al Bolo le pirra, bebe sus palabras para empaparse bien del oficio.

Desde que lo conoce, su ilusión es que llegue el domingo, apalancarse a su lado y freírlo a preguntas. Cuánto cobra, qué turnos, cómo maniobra… Eso que lo pone clarito en un letrero: No hablar con el conductor.

– Oye, Celso, ¿te suena la historia de Ulises? -le pregunta-. (Ese defectillo tiene mi amigo, que suele dar la barrila con el tal Ulises, un tatarabuelo suyo que era héroe).

– ¿De Ulises? ¿Qué Ulises?

– ¡El de la mitología griega! -suelta tocado, como si todo el mundo tuviera que saber lo de todo el mundo-. ¡El de la Odisea!

El cuento nos lo sabemos de memoria.

– Ulises era uno que ganó la guerra de Troya -le resumo yo a Celso-. Y luego se distrajo con las musarañas y, ¡menuda odisea para llegar a su casa…!

Claro que al Bolo no le gustan mis explicaciones, y en su ausencia a Quintanilla que es un saco de palabras. Menos mal que como siempre se coloca al fondo del autobús, ni se ha enterado, con su MP3 en una oreja, y mi hermana dándole la chapa en la otra. Porque a Gao Li, nuestro amigo el chino que está sentado con ellos, es que ni se le oye, oye.

– ¿Conque tataranieto de un héroe? -sonríe el conductor-. Pues vaya suerte, chaval. Ya recuerdo, Ulises, Helena de Troya…Lo vi en una película que…

 

(…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.