Días de cine… low cost

 

Por Ana M. Caballero

 

 

Aunque alguno haya que aún sigue renegando, queda bastante claro desde hace unos años que el cine ya no es sólo el de la gran pantalla. La etiqueta de “cine low cost” comienza a sonar entre los círculos de cinéfilos para describir un cine que no piensa en grandes producciones, sino sobre todo en narrar historias.

 

Las jornadas “Cine Low Cost” han querido poner sobre la mesa este nuevo fenómeno de bajo coste. Con el aforo completo, el Ars Santa Mónica de Barcelona acogió, del 26 al 29 de junio, a diferentes personalidades del séptimo arte, desde directores como Nacho Vigalondo y Borja Cobeaga, a cómicos como Joaquín Reyes o los Venga Monjas, y sin dejar de lado a críticos de la talla de Marcos Ordóñez o Jordi Costa. El resultado ha sido un ciclo de proyecciones y mesas redondas emprendedor en que se ha dialogado sobre el nuevo paradigma del cine español. Con un tono distendido, pero con ciertas tensiones por los debates, se ha asumido que la forma de hacer y consumir cine ha cambiado, pero también la manera de hablar sobre él. 

 

Las películas “baratas” han sido acogidas con entusiasmo por parte de la crítica y el público, que ven en estas producciones un cine de guerrilla como alternativa al cine comercial, pero sobre todo destacan la vocación autoral de estos films. “Los bajos presupuestos derivan en una clara apuesta por el texto” consideran desde la organización del ciclo.  A su vez,  los comisarios, Miqui Otero y Desirée De Fez, afirman que se trata de un cine producido “con poco dinero y muchas ganas”. “No todo el mundo quiere hacer cine para la alfombra roja, sino que muchos, sobre todo, buscan explicar sus historias”, añade Otero, quien valora muy positivamente las jornadas porque, a pesar de que no se puede sacar conclusiones de un fenómeno vivo, cree que era necesario el debate.

 

La incongruencia entre el éxito en taquilla y en redes sociales y las nuevas relaciones entre el creador, el crítico y el público por la influencia de estas mismas redes cibernéticas han sido protagonistas de las discusiones más exaltadas; pero también han levantado un fuerte interés las mesas dedicadas a los rodajes con presupuestos baratos y a los nuevos espacios de exhibición de películas.

 

Las jornadas han servido además como laboratorio experimental. Por un lado, se han proyectado películas pensadas para la visualización individual ante una sala de más de cien personas. Por el otro, también se ha dedicado un espacio en el programa a un taller creativo, donde los alumnos han producido cortos low cost aconsejados por los profesionales. Asimismo, han salido nuevas propuestas entre los ponentes como la participación entre unos y otros en nuevas producciones.

 

Los mismos directores de cine de bajo coste cerraron el ciclo haciendo gala de uno de los nexos entre sus producciones: el humor. En la última sesión, explicaron su manera de empatizar con el público y muestra de ello fueron las carcajadas que estallaban a cada minuto en la sala.

 

La intención de la organización es continuar con el ciclo en el futuro; sea como sea, lo que no cabe duda es que el debate no está cerrado.

 

Más información en la página oficial de Cine Low Cost.

 

 

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Días de cine… low cost

  1. quiero ver alguna pelicuala de vajo coste

    yesica maria siliezar
    22 octubre 2013 at 13:37 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.