TIEMPO PARA ARROJAR PIEDRAS Y TIEMPO PARA RECOGERLAS (I)

Categoría: Club Culturamas | y tagged con |

RíoPor OSCAR M. PRIETO. Tengo para mí El Eclesiastés como uno de los libros más deliciosos y sabios que jamás se han escrito y además es breve, más que breve, brevísimo, todo lo cual convierte su lectura en uno de esos placeres al alcance de todos, inaccesible a cualquier recorte que se le pueda ocurrir al más malvado de los políticos.

Dice el Eclesiastés que nada hay nuevo bajo el sol, que todo lo que es, ya ha sido y que todo lo que ya ha sido hecho es lo mismo que lo que se hará. Dice  que los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. Nos advierte de la vanidad de todos nuestros empeños, vanidad de vanidades, todo es vanidad. No vanidad de vanidoso, qué va, vanidad de vano, pasajero, que se va. Esa es nuestra condición radical, la de estar de paso, todos nuestros esfuerzos por permanecer y aferrarnos se demostrarán vanos, en vano.

Siendo esto así, no debemos adoptar una actitud trágica o depresiva o deprimente sobre esta vida nuestra, pues también nos enseña El Eclesiastés -y éste para mí es el gran regalo que contienen sus páginas-, que hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:

Un tiempo para nacer y un tiempo para morir… un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado… tiempo para lamentarse y tiempo para bailar… tiempo de buscar y tiempo de perder… un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas.

Y, precisamente, esto de las piedras se me quedó grabado desde la primera vez que lo leí. Conocía el tiempo de arrojar las piedras y he disfrutado de lo lindo arrojando piedras. Desde pequeño, ya con mi abuelo, he tenido la afición de pasear por la vereda del río, de mi río. Caminar por la chopera sigue siendo para mí uno de los dones que hacen mi vida un poco más amable. Que tiré la primera piedra aquel que estando a la orilla de un río no se agacha y recoge una piedra del suelo, la sopesa y la lanza al agua sin pensar en nada. Creo que lanzar piedras al río es algo que llevamos inscrito en nuestro código genético, un gesto instintivo que no es procesado por el tamiz de la razón. Buscamos una piedra, la sopesamos en la mano –a tiempo sabe el peso de una piedra entre las manos…– la lanzamos al agua y, sin saber por qué, nos sentimos un poco mejor.

Bien, hasta ahora conocía el tiempo de arrojar piedras –la mitad de la ecuación-, como acabo de decir, pero desconocía el tiempo, el momento, la ocasión de recoger las piedras y he de reconocer que no le faltaba razón al Eclesiastés, ya que ese momento ha llegado. Aunque os lo contaré el próximo martes. Pues también en La Caja hay un momento para contar cada cosa, os pido paciencia y clemencia conmigo.

Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos.

Una respuesta a TIEMPO PARA ARROJAR PIEDRAS Y TIEMPO PARA RECOGERLAS (I)

  1. Esperare la respuesta respecto al de recoger piedras

    Hernan Pecho Echevarria
    22 noviembre 2018 at 20:22 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.