El sentido de la vida en este poema de Octavio Paz

Categoría: +Medios,top3 | y tagged con | | | |

En 1945 Octavio Paz tenía 31 años, vivía en San Francisco y combinaba sus ambiciones poéticas con el trabajo burocrático en el Servicio Exterior Mexicano. A esa época pertenece “La vida sencilla”, un poema de extensión media, escrito en endecasílabos, que como su título lo anuncia, tiene como tema fundamental la vida.

Llamar al pan el pan y que aparezca
sobre el mantel el pan de cada día;
darle al sudor lo suyo y darle al sueño
y al breve paraíso y al infierno
y al cuerpo y al minuto lo que piden;
reír como el mar ríe, el viento ríe,
sin que la risa suene a vidrios rotos;
beber y en la embriaguez asir la vida,
bailar el baile sin perder el paso,
tocar la mano de un desconocido
en un día de piedra y agonía
y que esa mano tenga la firmeza
que no tuvo la mano del amigo;

Biográficamente es importante mencionar que en ese año se cumplieron 10 de la muerte trágica del padre de Paz, atropellado por un tranvía por causa de su ebriedad. La coincidencia entre dicho aniversario y la escritura del poema no es solo anecdótica, pero también es cierto que Paz supo transformar esa experiencia dolorosa en una obra que se sostiene por sí misma, en la cual ahora podemos recalar en busca de algo tan enigmático como el “sentido de la vida”

“Octavio Paz: Guerra, Censura y Libertad” muestra cómo era tratada la obra de Octavio Paz durante el franquismo.

“Octavio Paz: Guerra, Censura y Libertad” muestra cómo era tratada la obra de Octavio Paz durante el franquismo.

El poema podría leerse como un agregado a la vasta tradición del carpe diem, ese “aprovecha el día” que desde la Antigüedad clásica ha sido un motivo poético para instarnos a agotar nuestra vida, a consumir para nuestro beneficio cada uno de sus minutos, entre otras razones porque no sabemos con certeza si tendremos un mañana. Lo esperamos, pero no lo sabemos.

En el poema de Paz hay un llamado parecido pero desde la oposición entre vida y muerte, lo cual da al carpe diem un poco más de profundidad, de peso existencial incluso, pues no se trata solo de aprovechar nuestros días, sino sobre todo de disfrutar la vida, esa que está hecha de pan y baile, aunque también de soledad y dolor.

probar la soledad sin que el vinagre
haga torcer mi boca, ni repita
mis muecas el espejo, ni el silencio
se erice con los dientes que rechinan:
estas cuatro paredes —papel, yeso,
alfombra rala y foco amarillento—
no son aún el prometido infierno;
que no me duela más aquel deseo,
helado por el miedo, llaga fría,
quemadura de labios no besados:
el agua clara nunca se detiene
y hay frutas que se caen de maduras;

Por estos contrastes, “La vida sencilla” es también cercano a otra tradición poética: la vertiente barroca del Siglo de Oro español. Como Góngora y Sor Juana, Paz celebra la vida porque no puede dejar de recordar que al reverso se encuentra la muerte, el “polvo” con el que casi finaliza el poema y que en el verso se encuentra a cada lado de los “frutos” de la vida:

pelear por la vida de los vivos,
dar la vida a los vivos, a la vida,
y enterrar a los muertos y olvidarlos
como la tierra los olvida: en frutos…
Y que a la hora de mi muerte logre
morir como los hombres y me alcance
el perdón y la vida perdurable
del polvo, de los frutos, y del polvo.

“Polvo” que proviene directamente de dos de los versos más conocidos de los poetas mencionados:

En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada. (Góngora)

es cadáver, es polvo, es sombra, es nada. (Sor Juana)

Sin embargo, a diferencia de esa tradición, Paz abandonó la gravedad y la solemnidad para entregarse a las cosas simples. Esa es la diferencia.

Ante la opción de apremiarnos para gozar de la vida o recordarnos que moriremos, el poeta prefiere asirse de lo elemental y encontrar ahí la razón para vivir: “saber partir el pan y repartirlo”.

 

3 respuestas a El sentido de la vida en este poema de Octavio Paz

  1. Un poema suelto es una carnada a los desprevenidos que como un pez, andan por el agua buscando su comida. La poesia es un papel con un anzuelo que no lastima, y que nos lleva prendidos alegremente , de por vida.

    guillermo bellotti
    16 abril 2016 at 1:33 am

  2. Después de haber muerto tres veces el polvo de la muerte me regresa con Octavo Paz a las palabras más sencillas de la vida .
    Libertad en la palabra .
    Libertad en el cadáver del humo
    libertad de muerte viva.

    Caridad Hernandez Barbero
    6 mayo 2016 at 15:55 pm

  3. Pingback: Educar para la vida sencilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.