El resplandor se basó en una experiencia real de Stephen King

Categoría: Novela,top1 | y tagged con | | |
El terrorífico Hotel Stanley

El terrorífico Hotel Stanley

Por Alejandro Gamero (@alexsisifo)

Es muy habitual que los escritores utilicen sus propias vivencias como material para sus creaciones literarias. Sin embargo, sorprende que sea así cuando la novela en cuestión es una historia de terror con fenómenos paranormales de por medio que trata sobre un individuo que padece trastornos de personalidad derivados de la incomunicación, el insomnio y sus propios fantasmas interiores. Y, a pesar de todo, hay que decir que El resplandor de Stephen King se basa, al menos de forma parcial, en hechos reales. No es que exista una identificación entre el rey del terror y su personaje Jack Torrance, pero el grueso de la novela se inspiró en una experiencia real que King vivió en octubre de 1974.

Hotel Stanley, foto de época

Hotel Stanley, foto de época

Después de escribir Carrie y El misterio de Salem’s Lot, cuyas historias se desarrollan en pequeños pueblos del estado de Maine, King quería un cambio de aires para su próximo libro, así que abrió un atlas de los Estados Unidos y señaló un punto al azar que resultó ser Boulder, en Colorado. Así, a comienzos de 1974 la familia King al completo se trasladó a Colorado. Una vez allí, con Halloween aproximándose, el matrimonio King decidió tomarse unas pequeñas vacaciones en un hotel que fue la inspiración para el Overlook. Situado cerca de Estes Park, en Colorado, a los pies Parque Nacional Rocky Mountain, el hotel donde los King pasaron sus vacaciones se llamaba Hotel Stanley.

Paseando por el Hotel Stanley

Paseando por el Hotel Stanley

El matrimonio se registró en el hotel el 30 de octubre de 1974, y casi no lo lograron porque el lugar ya estaba cerrando por la temporada baja y casi no quedaba personal en las instalaciones. De hecho, ellos fueron los únicos huéspedes y la misma noche de su llegada cenaron totalmente solos en el Gran Comedor, mientras se escuchaba una grabación de música orquestal de fondo. Tras la cena, Tabitha, la esposa de King, decidió irse a dormir, a la habituación 217, que actualmente es la más famosa del hotel. Stephen, en cambio, se dio un paseo por el hotel vacío y finalmente terminó en el bar, donde fue atendido por un camarero llamado Grady, que era la única persona que había. Esa noche, además, King tuvo un sueño en el que su hijo de tres años corría por los largos pasillos del hotel, mirando hacia atrás por encima de su hombro y gritando. El escritor se despertó sobresaltado por la pesadilla, a punto de caerse de la cama, y se levantó para echarse un cigarrillo mientras miraba por la ventana a las Montañas Rocosas. En ese momento King tenía ya el armazón para El resplandor.

Fachada del Hotel Stanley

Fachada del Hotel Stanley

Eso sí, hay que decir que la novela no se basa exclusivamente en esa experiencia. Stephen King también tuvo varias inspiraciones literarias. Además de lo ocurrido en el Hotel Stanley, King se basó en el cuento «La máscara de la Muerte Roja» de Edgar Allan Poe, al cual se alude varias veces a lo largo de El resplandor, y en el relato «La pradera» de Ray Bradbury, reeditado en la antología El hombre ilustrado de 1951. A partir de esta última historia King empezó en 1972 una novela titulada Darkshine sobre un niño con habilidades psíquicas que estaba en un parque también psíquico, pero la idea no llegó a cuajar y el escritor la abandonó. Aquella noche la idea le volvió a rondar la cabeza y parte de ella acabó también en El resplandor.

El bar vacío

El bar vacío

Ahora bien, ¿qué hay de todos los fenómenos sobrenaturales que aparecen en la novela? El Hotel, que abrió sus puertas en 1909, fue construido por Freelan Oscar Stanley en honor a su esposa Flora y, según se cuenta, se han registrado multitud de fenómenos paranormales. Estos episodios se remontan a 1911, cuando la señora Elizabeth Wilson, un ama de casa, se electrocutó durante una tormenta eléctrica. Con un poco de suerte es posible ver al señor Stanley en la recepción, mirando por encima del hombro de sus empleados de la recepción, o escuchar a la señora Stanley tocando su piano en la sala de música. Es más, el hotel ofrece recorridos fantasmagóricos por sus instalaciones e incluso organiza una experiencia de caza de fantasmas por la noche. Según se cuenta muchas de esas apariciones tienen lugar en la habitación 217, aunque, a decir verdad, ninguno de los King vio nada fuera de lo común. Eso sí, la leyenda dice que King se topó con fantasmas de niños vagando por los pasillos y que asistió a una fiesta en el salón de baile, acompañado por invitados de otro mundo.

Panorámica

Panorámica

Tan presente tenía King el Hotel Stanley en su historia que cuando Kubrick decidió grabar su versión de la novela en un estudio y usó para los exteriores la fachada del complejo turístico Timberline Lodge, en las laderas del monte Hood, en Oregón, el escritor quedó muy descontento con el resultado y en la década de 1990 regresó al Stanley para volver a filmar una adaptación de El resplandor, esta vez una miniserie, que fue más fiel al libro original.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a El resplandor se basó en una experiencia real de Stephen King

  1. Me agrado leer los 11 tipos de lactor

    JORGE LUIS JIMENEZPADILLA
    1 mayo 2016 at 22:30 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.