Diez alegrías que podríamos llevarnos en el Primavera Sound 2016

primavera-sound (1)

por Elisenda Hernández Janés @ElisendaHJ

Serán muchos los artistas que desfilarán por los escenarios del barcelonés parc del Fòrum entre el 2 y el 4 junio, todos ellos con sus particulares estilos y sus repertorios escogidos según criterios diversos. Los que tienen más discos a sus espaldas se dejarán, seguro, alguna canción en el tintero que algún fan echará en falta, o tocarán alguna de la que otro habría podido prescindir. Ante la diversidad de gustos, es imposible complacer a todo el mundo y las preferencias serán tantas como bocas acompañando estribillos. Aquí va una lista de diez temazos que nos alegraría mucho escuchar en la próxima edición del Primavera Sound.

Brian Wilson- Sloop John B.

Afortunadamente, esta caerá seguro. El genio de California desgranará íntegra su obra maestra Pet Sounds, que en mayo cumplirá 50 años. El tema cerraba la cara A del LP y es la adaptación de una vieja canción caribeña acerca de un joven marinero y su abuelo que viajan en un barco llamado John B (sloop es el nombre que recibe un tipo de velero). Las arrebatadoras harmonías vocales marca de la casa envuelven con luminosidad una letra de tintes oscuros (I feel so broken, I wannago home…), dando pie a una amplia amalgama de agridulces aunque deliciosas sensaciones. Una de esas canciones que podríamos escuchar en bucle durante horas. Pura magia.

Radiohead – Just

El quinteto de Oxford no acostumbra a tocar canciones de The Bends, ese brillante segundo disco que sacaron a mediados de los noventa tras el exitazo de Creep, cuando todavía eran un grupo de rock alternativo. Más tarde llegó la experimentación y la consolidación de su identidad única y genial, pero nada de eso habría sido posible de no ser por la llama primitiva, desasosegante, guerrera y extraña que latía en temazos como éste.


The Last Shadow Puppets- The Meeting Place

Alex Turner y Miles Kane llegarán a la Ciudad Condal con nuevo trabajo bajo el brazo, tras casi diez años de espera desde que su aplaudido debut viera la luz. The age of the understatement, el disco con el que se dieron a conocer en 2007, sonaba retro al tiempo que sonaba innovador y, plagado de giros tarantinianos y agradables sorpresas melódicas, contenía piezas tan exquisitas como esta.

Beach House– Zebra

Esta fue la canción con la que nos cautivaron hace cinco años, recién descubiertos los encantos de esta hermosa casa de playa: las brumas del horizonte en cada susurro, el viento de lánguidas caricias vocales y los tejidos instrumentales que oscilan sobre el rumor de las olas. Parece ser que últimamente no la están tocando, así que podríamos quedarnos con las ganas.


Suede- Lazy

Los londinenses harán doblete en esta venidera edición del festival. En la jornada del jueves interpretarán entero su notable último disco Night Thoughts, mientras que el día anterior repasarán los éxitos de toda su carrera en un concierto gratis que promete ser, como siempre que Brett Anderson y los suyos toman las riendas, una lección magistral de exhibicionismo pop. A menudo eclipsada por otros de los himnos contenidos en Coming Up, el disco con el que se vinieron arriba en el 96, este Lazy tiene todo lo que uno puede amar en una canción de Suede: un guitarrazo que araña una bienvenida por todo lo alto, la voz que chisporrotea como una corriente eléctrica y una memorable tonadilla para chillar con los brazos en alto. Se da la casualidad de que Bernard Butler, el primer guitarrista de Suede, estará también en el festival acompañando a Ben Watt. ¿Se imaginan un reencuentro en el escenario a orillas del Mediterráneo?

Dinosaur Jr- Feel the pain

El disco se titulaba Without a sound , pero sí contenía sonidos. Para empezar, el de una botella de vino al descorcharse tras el que la guitarra de J. Mascis se arrancaba a dialogar consigo misma. Una pregunta en forma de riff ondulante cual signo de interrogación daba paso a una respuesta de repetitivos rasgueos descendentes como un asentimiento de cabeza que a su vez conducía a la misma pregunta y, de nuevo, a su correspondiente respuesta, hasta que el ritmo dejaba de llevar corsé y la espontaneidad tomaba las riendas como en toda buena entrevista. ¿Que de qué les hablo? De este temazo que el trío norteamericano sacó en el 94 y que pudo inspirar (y esto es una observación subjetiva y no confirmada) un mítico tema de Smashing Pumpkins facturado un año después. Denle al play y adivinen a cuál me refiero.


Richard Hawley- Baby you’re my light

El cantautor de Sheffield nos acariciará con su dulce sosiego de reminiscencias añejas en la noche del sábado. Esta canción data de principios del milenio pero su belleza es atemporal como la de las estrellas por la noche. Los cautivadores arpegios de piano, la centelleante guitarra y la delicada melodía vocal se funden en un abrazo cuya calidez perdura en el alma incluso después de ser escuchada. Maravillosa.


Manel- Benvolgut

El cuarteto catalán presentará su cuarto álbum Jo Competeixo, que vio la luz el pasado mes, en los escenarios del Fòrum. Benvolgut abría su segundo disco y,en forma de carta al ex novio de una actual pareja, reflexionaba sobre las sorpresas del destino, tanto las que trajeron consigo prósperos amores como las que se tradujeron en promesas que se quedaron por el camino. Una canción para escuchar al galope por las calles de una ciudad soleada, sintiendo en cada paso la cadencia marcial del triunfo del amor conquistado.


Ty Segall –The Singer

El norteamericano volverá a los escenarios del Primavera acompañado de The Muggers, grupo de músicos entre los que se encuentra su amigo Mikal Cronin al bajo y saxofón. Tenemos ganas de escuchar en directo su último disco Emotional Mugging que, por algún motivo extraño, suele interpretar con el rostro cubierto por una máscara de niño pequeño, pero también de rescatar este temazo de corte clásico extraído de su séptimo disco Manipulator, en el que Segall adereza sus habituales reverberaciones garajeras con violines y arpegios sesenteros.

Beirut

Es más que probable que el viernes bailemos al son de las triunfales trompetas de esta joya, ya que por algo es una de las piezas más populares del grupo de Zach Condon. Una bomba sonora que nos arrastra hacia un caos de belleza y melancolía enredada en voces aflautadas y jaleo de los Balcanes.


Let the (festival) season begin!

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.