Cómo publicar un libro: ¿Cuál es tu papel si editas, coeditas o autoeditas?

Por Amalia Sánchez (@heraediciones1). Según escojas publicar de forma tradicional, coeditar o autopublicar, variará tu papel como escritor dentro del proceso.

¿Sabes cómo actuar en un caso u otro? ¿Tienes dudas? Bueno, hoy vas a aclararlas, o al menos tener pautas para saber cómo debes proceder.

Lo cierto es que últimamente existen diferentes modos de hacer realidad tu sueño de publicar, modalidades que varían en función de lo que tú quieres conseguir y cómo quieres posicionarte en el mercado de la literatura.

Autoedición, coedición, edición tradicional, crowfunding, publicación digital… Estamos en un momento en que publicar es sencillo, variado y puede darte buenos resultados, pero solamente si conoces en profundidad qué es lo que debes hacer en cada caso.

Hoy nos centraremos en las tres primeras, si bien creo que el sistema mediante crowfunding cada vez va tomando más fuerza, así que un día te contaré también cómo puedes sacarle todo el partido.

¿Qué hacer en cada caso?

Comencemos por la autoedición. Aunque últimamente es un sistema algo denostado porque hay que invertir económicamente, lo cierto es que puede ofrecerte un montón de potencialidades si sabes aprovecharlas.

Si te gusta “ir por libre”, crear tu propio libro, que en el proceso de edición tú seas el único protagonista y no te importa pagar por ello, este es tu sistema de edición, sin ninguna duda.

¿Cuál será tu labor en este caso?

1- Deberás llevar a cabo todo el proceso de edición de tu libros: corrección de estilo, gramatical y ortográfica, tendrás que maquetar todo el libro, incluida la portada.

En algunos casos, la edición será también cosa tuya. La tarea es ardua y completa, así que mi recomendación en este caso es que contrates a expertos que hagan por ti todo esto trabajo. Ahorrarás tiempo y te asegurarás que tu libro tiene una imagen profesional, lo que siempre es determinante.
En este caso, organiza un calendario de trabajo para que el libro esté listo en la fecha que tú hayas elegido paea sacarlo a la venta y no haya sustos de última hora.
 
2- Tendrás que subir tu libro a las plataformas.

Unas te lo pondrán muy sencillo; otras, no tanto. Pero es bueno que si te decides por este sistema que tu libro esté en el máximo número de plataformas para aumentar tus posibilidades de venta.

3- Si eres más clásico y has optado por el papel, la distribución se vuelve una tarea ardua.

Ya tienes el libro, y ahora lo tienes que vender más allá de presentaciones o firmas. Así que  necesitarás contactos que hablen de tu libro, o conocidos o amigos que te hagan hueco en sus librerías.

4- Ahora viene lo más complicado, que es darte visibilidad a ti mismo.

Ha llegado el momento de contactar con medios de comunicación para que hablen de tu obra, crearte una web lo más profesional posible, y comenzar a tener tu espacio. Requiere dedicación y tiempo.

5- Tienes que vender, para eso has publicado. Así que podría ser interesante que te hagas un calendario de ventas en función de la época del año: navidad, Feria del Libro, San Valentín, Black Friday, etc.

6- No olvides que tu parte “gestora” debe estar al 10%%, porque tendrás que ocuparte de impuestos, cobros, ingresos, etc.

¿Y qué pasa con la coedición?

Con este sistema compartirás gastos con la editorial. Pagarás a la editorial una parte de lo que a ella le cuesta publicar tu libro.

En este caso, como autor:

1- Importantísimo, tu libro debe estar perfectamente corregido y revisado.

Es verdad que vas a formar parte del proceso y a pagar una parte, pero recuerda que quien está al otro lado es un edito, así que, por favor, presenta un trabajo impecable.

2- Tómate un tiempo para tomar una decisión antes de decir sí.

Quizá una buena opción sea estudiar tres, cuatro editoriales de coedición y ver qué te ofrece cada una de ellas. Escoge siempre la que mejor se adapte a ti. Tomar decisiones precipitadas y sin pensar, o sin un buen asesoramiento, solo te va a llevar a perder dinero y a “quemar” un libro en el que tenías depositadas todas las esperanzas.

3- Revisa el contrato que te ofrezcan. Siempre.

Lee con detalle todas las cláusulas. Y si tienes dudas, o no lo tienes claro, habla con profesionales que te asesoren. No es la primera vez que por no revisar y comprender bien lo que les estaban ofreciendo, algunos autores pierden mucho dinero en la edición, o la duración del contrato es mayor de lo que el autor creía, o los compromisos de la editorial no son los que ellos pensaban. Y te lo digo porque yo trabajo con algunos escritores que han pasado por esta situación y la verdad es que viven momentos duros y angustiosos porque no saben qué hacer, y sobre todo no controlan las consecuencias de esas malas deciciones.

4- Tendrás que implicarte en la promoción y publicación de tu obra.

Aunque una parte de la edición la asuma la editorial, tú eres el “padre” del libro, responsabilízate y busca la mejor forma de venderlo.

Y por último, hablamos del sistema que más adeptos tiene, la edición tradicional.

La de siempre, la de toda la vida, en la que tú no pagas sino que te pagan.

Pero cuidado, que llegar hasta aquí no es sencillo (cada vez menos) porque las editoriales cada vez piden más y mejor calidad en los textos (como es normal), y están dispuestas a invertir menor cantidad de dinero.
En este caso, es elemental que sepas diferenciarte de tu competencia para llamar la atención del editor, si no, tu libro acabará en la basura o en cajón de los “libros olvidados”.

1- Si antes te decía que es elemental la corrección del libro y que llegue impoluto a las editoriales, en este caso no es una recomendación. Es una orden.

Un mandamiento. Ojo con las comas mal situadas, con los diálogos mal introducidos, con errores en los tiempos verbales. Aunque parezca poca cosa, son faltas ortográficas que el editor sí toma en cuenta, te lo aseguro. Te estarás arriesgando a un rechazo tras otro, a que te digan que no, y todo por no hacer un buen trabajo de puesta a punto de tu libro.

2- Prepara una propuesta editorial brillante, que destaque.

No valen tres folios en Word o PDF (todo el mundo hace esto). Si quieres destacar, cúrratelo máás. Recuerda, tienes que impactar al editor y diferenciarte de los demás que, como tú, envían manuscritos a la misma editorial.

3- No hagas envíos masivos, por favor.

¿Sabes lo feo que es recibir un mail donde no hay destinatario porque lo has mandado a cientos de agencias y editoriales a la vez? En ese caso, estás dando imagen de que eres poco comprometido, o que no te tomas en serio el trabajo de la editorial porque te da igual llamar a la puerta de una que a otra. Estás probando suerte, y eso el editor (y el agente) lo nota. Y si a eso le sumamos correos mal escritos, redactados o sin tener las cosas claras, lo tendrás difícil para publicar.

4- Una pieza clave son los medios de comunicación.

Más de lo crees. Tienes que hacerte visible y darte a conocer, solo venderás si los demás, tus lectores, saben que existen.  Y para eso es importante que ayudes a la editorial. ¿Qué tienes que hacer? Crea tu propia base de datos, contacta con periodistas, háblales de tu libro, preséntaselo. Elabora una buena nota de prensa  (bien escrita, con un formato atractivo) destacando las bondades tu obra, por qué destaca de tu competencia y por qué la prensa o la radio tiene que interesarse por ella, y envíala.

 
Soy Amalia Sánchez, periodista y creadora de Grupo Hera Ediciones (http://www.heraediciones.es). Si tienes dudas, preguntas, o crees que puedo ayudarte, solo tienes que escribirme.

Y para agradecerte que estés aquí, te voy a hacer un regalo: Mi ebook “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo). En él descubrirás los 10 errores que cometes cuando contactas con una editorial y que impiden que te publiquen. Descárgalo gratis  en http://www.heraediciones.es/descarga-tu-ebook-gratis.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.