Ocho comienzos que engancharán a tu lector y le animarán a leer

Soy Amalia Sánchez, asesora y coach literaria experta en novela negra, y con más de 10 años ayudando a escritores noveles a ver cumplido su sueño de estar en las librerías. También soy la creadora de Hera Ediciones.

Y hoy te traigo un artículo dedicado a los 8 inicios que mejor captan la atención de tu lector y le animarán a seguir leyendo.

Pero antes quiero que te lleves un regalo.

Haz click aquí y descárgate gratis mi informe “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo)”, donde descubrirás unas claves básicas para saber qué es lo que debes decirle al editor en ese primer contacto que mantengas con él, y qué es aquello que debes omitir en un primer mail de contacto si de verdad quieres tomarte en serio tu carerra como escritor y quieres publicar.

Como te decía, hoy quiero hablarte de inicios.

Hay muchísimas formas de comenzar un capítulo, o un libro.

Y  tú, como escritor, debes encontrar la más adecuada a tu novela, a tu estilo, a lo que te gusta, etc.

Pero siempre tiene que ser adecuada para el tipo de obra que estás escribiendo, recuérdalo bien.

Ocho comienzos que engancharán a tu lector

1- Un inicio en el que emplees el lenguaje coloquial.

En este caso, empezarás la novela usando palabras normales, habituales, el lenguaje que suele utilizar la gente de la calle. No hacen falta giros imposibles, ni frases hechas, ni palabras del Siglo de Oro. En este caso “menos es más” nuevamente.

Si optas por este inicio, quizá pueda servirte como inspiración el libro “Tomates verdes fritos”, de Fannie Flagg.

2- También puedes apostar por un comienzo dialogado, es decir, arranca con un diálogo entre los personajes.

Estos pueden ser principales o secundarios. ¿Qué es lo que aporta este tipo de inicio? Rapidez y ritmo. Además, desde el comienzo, tus lectores tendrán datos sobre los personajes.

3- ¿Y qué tal un inicio epistolar?

Lo primero a lo que accederá tu lector es a una carta donde esbozarás el conflicto principal de tu novela. No es un principio fácil de usar, pero si lo trabajas con intensidad, verás que poco a poco se convertirá en un recurso muy versátil no solo para usarlo en los inicios.

¿Has pensado en la autobiografía para comenzar?

4- Otro modo de arrancar un libro o capítulo es a través de la autobiografía, donde un narrador cuenta su vida (que no tiene por qué coincidir con la del autor).

Si quieres un ejemplo de este tipo de obra, para mí uno de los mejores es el “El Gran Gatsby”, de Scott Fitzgerald.

5- Si apuestas por las descripciones, o por un comienzo descriptivo, no olvides que las primeras frases deben describir una situación, un lugar, un objeto, etc.

Un ejemplo magistral es el comienzo de “La Regenta”.

Pero cuidado, ya sabes que si usas descripciones abundantes y que no estén justificadas por la trama, conseguirás el efecto contrario, aburrir a tus lectores con montones de datos que no aportan nada.

6- Uno de los comienzos más interesantes es el histórico, que empieza narrando un hecho ocurrido en la Historia que sitúa la escena y los personajes.

Es muy útil cuando estos primeros datos que ofreces son determinantes para la evolución de la novela.

Si quieres usar este comienzo, te recomiendo que leas las primeras líneas de “El manuscrito carmesí”, de Antonio Gala.

La opción, una buena alternativa

7- O el comienzo testifical, en el que alguien narra sucesos ocurridos a otra persona.

El narrador suele ser un periodista o investigador descendiente del protagonista. Otro cuenta lo que ha sucedido.

No es un inicio muy habitual, pero precisamente eso le aporta una dosis de originalidad al libro y sorprenderá a tu lector. ¿Quieres un ejemplo de obra que comience así? “Sostiene Pereira”, de Antonio Tabuchi.

8- Uno de los más conocidos y más utilizados todos los días es el inicio de acción.

Lo primero que recibirá tu lector es un hecho, un suceso, que no entiende por qué ha ocurrido.

Es el comienzo más atractivo, ya que tu lector necesitará seguir leyendo para entender qué ha pasado en esos primeros párrafos.

Por eso esa acción debe atraparle desde la primera palabra que escribas, porque será determinante para animar a tu lector a continuar avanzando con la lectura.

Cuida este arranque, mímalo, leelo varias veces, porque es la puerta de entrada a tu libro.

Por supuesto, si tienes alguna pregunta sobre alguna de las cuestiones que te he planteado, contáctame.

Y recuerda que puedes descargar mi ebook gratuito para conquistar a las editoriales haciendo clic aquí.

Gracias.

Soy Amalia Sánchez,  asesora y coach literaria experta en género negro. Desde hace más de 10 años ayudo a publicar y a llegar a librerías autores exigentes que están dispuestos a aprender, que tienen en cuenta los detalles y la calidad, que quieren saber qué hacen bien y qué deben mejorar al escribir, que buscan crecer como escritores, que han invertido tiempo y esfuerzo en su libro y desean continuar trabajando para ser reconocidos y estar en las librerías. ¿Tú quieres esto? Te ayudo a conseguirlo.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.