Hallan un guion perdido de Stanley Kubrick que adapta una novela de Stefan Zweig

PILAR M. MANZANARES. Tw: pilar_martin126

Nathan Abrams se acaba de convertir en un héroe para los fans de Stanley Kubrick, ya que gracias a su hallazgo, ha puesto de nuevo el foco en él. Este profesor de la Universidad de Bangor y autor de varios libros sobre el director, ha encontrado un guion firmado por el controvertido director y basado en la novela de Stefan Zweig.

Se trata de un proyecto original bajo el nombre Burning Secret (Ardiente secreto), título que remite a la obra homónica del escritor austríaco en 1913 y que el guión de Kubrick, casi terminado, adapta. Lo que ha suscitado un gran número de hipótesis sobre la posibilidad de llevar esta historia al cine nuevamente.

El descubridor del texto, Nathan Abrams, se mostró encantado y orgulloso del hallazgo en declaraciones a The Guardian: “Me escribió el hijo de un antiguo colaborador de Kubrick, que tenía el guion. Lo encontró entre los papeles de su padre, que en su momento iba a trabajar en el proyecto, y lo había conservado”. Y añadió: “Los fans de Kubrick saben que él quería hacerlo, pero nadie pensó que se había completado. Ahora tenemos una copia y esto demuestra que había hecho un guión completo”.

Burning Secret cuenta la historia de un joven barón que, de vacaciones en la localidad austriaca de Semmering, trata de sacudirse del aburrimiento intentando seducir a Matilde, una mujer judía. Para acercarse a ella, el aristócrata entabla primero amistad con su hijo Edgar, de 12 años con la intención de manipular al adolescente. En la versión de Kubrick, que ha siddo coescrita con el novelista Calder Willingham y fechada el 24 de octubre de 1956, la trama se traslada de Austria y la Primera Guerra Mundial a los EE UU de los cincuenta, escenario con el que el director siempre ha estado más cómodo. El guion modifica también el lenguaje y los personajes. El barón se convierte en un depredador sexual, en la treintena, muy fascinante. El niño pasa a llamarse Eddie. Y así es como el texto introduce a su madre: “No muy lejos vemos a una mujer atractiva, descansando en una tumbona. Esta es Virginia Harrison”.

Esta trama ya recibió el hálito de vida en la cinta alemana, Brennedes Geheimnis, bajo la dirección de Robert Siodmack, que se estrenó en 1933 y fué un anticipo del gran éxito Secreto en llamas, con Andrew Birkin al mando, y Faye Dunaway y Klaus maria Brandau en los créditos.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.