‘Casos de pruebas circunstanciales’, de Janet Lewis

CESIDIO NIÑO.

Tres novelas forman esta  trilogía de la escritora , ensayista y poetisa americana Janet Lewis «Casos de pruebas circunstanciales”, que aunque se venden por separado esta editorial ha reunido  en un solo volumen y en formato bastante manejable a pesar de sus páginas.

Las tres están basadas en  errores judiciales verídicos y novelados independientemente, ya que se tratan de tres casos individuales, que el jurista y penalista del siglo XIX Samuel M. Philips (hay una obra con el título genérico que la propia escritora leyó mientras se curaba de tuberculosis). Entre 1940 y 1959, Janet Lewis escribió  estas novelas  que tratan el espinoso tema de como ciertas pruebas así  como los testigos en los juicios y sus confesiones y relatos pueden definir una sentencia o pueden decantarla  favorable o negativa con el correspondiente error o no para siempre.

Los tres hechos, en diferentes épocas, escenarios , aspectos políticos, sociales, de estirpes, de venganza y envidias se mezclan  con el temible dilema moral de las personas y así se nos  narran casos como el  de la duplicidad de identidades en “La mujer de Martin Guerre”, donde una joven niña de 11 años es casada con un niño de su casi edad, pero que no es el que dicen ser. La  dramática y truculenta historia de un  pastor protestante en tierras danesas que dicen mata a un criado por vago, lo leeremos  en “ El juicio de Sören Qvist”  y en la última novela “El fantasma de Monsieur Scarron” leeremos lo que depara  a un laborioso  encuadernador francés  que es traicionado por su mujer con un aprendiz al que contrata para digerir mejor el trabajo  durante una  hambruna mientras reina Luis XIV .

Quienes lean esta trilogía van a comprobar la mano maestra no solo de la escritora a la hora de dar un  tratamiento literario envidiable  que no pierde actualidad, verá la mano de la poeta  que trenza con destreza preciosos  párrafos de poesía narrada (sobre todo mientras se leen pasajes evocando naturaleza) y que se va engarzando con diálogos fluidos. Al tratarse de personajes que existieron y de los que ya había anotaciones en un pasado, la escritora acentúa esas personalidades y analiza a todos ellos desde fuera, con precisas descripciones muy bien ambientadas, siendo solo una testigo más de los hechos ocurridos en cada novela.

Se lee estupendamente, con un vocabulario que no cansa y exento de tecnicismos exagerados dada la materia de la que escribe y así  con una exposición de  la trama , se desarrollará  el   complicado lazo de unión que siempre existe y existirá  entre la ley y la justicia.  Un lazo exageramente difícil  de deshacer.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.