Cómo escribir el primer capítulo de tu novela: los 7 elementos indispensables

Soy Amalia Sánchez, creadora de Hera Ediciones. Desde hace 11 años ayudo a los escritores a preparar su novela para publicarla y trabajo con ellos para multiplicar sus lectores.

Hoy me gustaría hablarte de 7 elementos que siempre debería tener el primer capítulo de tu novela para que tu lector se mantenga atento desde el inicio.

Pero antes de esto, me gustaría regalarte algo.

Haz clic aquí y descárgate gratis mi informe “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo)”, donde descubrirás unas claves básicas para saber qué es lo que debes decirle al editor en ese primer contacto que mantengas con él, y qué es aquello que debes omitir en un primer mail de contacto si de verdad quieres tomarte en serio tu carrera como escritor y quieres publicar.

Volviendo al tema del artículo, una de las partes más destacadas es sin duda el inicio.

¿Por qué? Porque es la llave con la que puedes abrir la puerta a que tus lectores se muestren interesados en lo que les cuentas, o por el contrario dejen tu libro en el rincón de los textos “para una mejor ocasión” (o que nunca volverán a leer).

La importancia de saber cómo escribir el primer capítulo

Yo iría incluso más allá.

Las 10 primeras líneas, o los dos primeros párrafos, son determinantes para que el lector quiera seguir avanzando, así que debes darle una razón de peso para seguir.

No olvides que como tu libro hay cientos, miles, tanto en la biblioteca como en la librería, así que tu lector podrá cambiarte enseguida por otro escritor y serte “infiel”.

La única forma que tienes de mantener la atención es crear un buen inicio, y por eso quiero compartir contigo los 7 ingredientes que nunca deben faltar en la receta de un buen inicio.

¿Comenzamos a verlos?

Cómo escribir el primer capítulo de tu novela

Primer elemento. No improvisar

Lo primero que has de hacer es definir la estructura que tu capítulo tendrá, no lo dejes nunca a la improvisación.

En cada uno de los componentes de este esqueleto debe primar, a la vez, el equilibrio, es decir, ninguno de los elementos del armazón de tu primer capítulo debe primar sobre los demás, ni personajes, ni tiempo, ni descripciones, etc.

¿Qué es lo que debes presentar en este primer capítulo?

Puedes presentar el conflicto, o qué es a lo que el protagonista se va a enfrentar a lo largo de todo el libro, y puedes mostrar también al personaje protagonista y situarlo en un tiempo y en espacio.

Segundo elemento. Despierta el interés de tu lector

No dudes en despertar el interés por tu historia. Desde el comienzo.

Recuerda, las primeras líneas mantendrán a tu lector atrapado con tu libro, o se aburrirá o lo abandonará porque no lo considera suficientemente atractivo. Te la juegas, por tanto.

¿Cómo conseguir ese interés? Puedes ahondar en el conflicto al que antes me refería, o en ese hecho que marcará la acción durante todo el libro.

Si eres capaz de plantearlo con acierto, el lector no dudará en seguir leyendo para saber cómo se enfrenta el personaje a ese conflicto y cuál será el modo de afrontarlo.

Importante también: no olvides equilibrar todos estos elementos.

No te olvides de la historia

Tercer elemento. ¿Por qué punto de la historia comenzarás?

Elige bien el punto de la historia en la que quieres comenzar a contar. Este elemento está muy relacionado con el tiempo.

¿El presente? ¿El pasado? ¿El futuro? Lo más importante es que sea un momento de la trama suficientemente llamativo para que cautive el lector.

Eso sí, ha de tener fuerza para no dejar indiferente, pero sin ser tan potente que dé excesiva información. Un ejemplo podría ser, por ejemplo, la escena de una víctima secuestrada en la que esta corre peligro de muerte.

Si eres capaz de describirla con el toque de misterio y ritmo suficiente, te aseguro que el lector seguirá leyendo para saber quién es el secuestrado, por qué está ahí y cuál es la razón de estar en peligro de muerte.

Cuarto elemento. Apuesta por un estilo propio

Es el momento de que encuentres tu estilo propio.

Está bien que te inspires en otros escritores, pero no los copies. El estilo es ese “algo” que tendrás que fijar desde tu primer libro, y que después te acompañará en los siguientes.

Así el lector sabrá qué es lo que se va a encontrar a lo largo del texto, y por supuesto comenzarás a diferenciarte de tu competencia.

Relacionado con el estilo está el tono, que se define como la actitud que adquieres al hablar de un tema, o tu actitud como narrador frente al relato y sus personajes. El tono varía en función del tipo de libro que escribas, de forma que es exclusivo para cada uno de ellos.

¿Qué hacer con los personajes?

Quinto elemento. Presenta al personaje protagonista

Tu lector queda enganchado a tu novela en ese primer capítulo.

¿Cómo puedes conseguirlo? Por ejemplo, presentando bien al personaje principal y sus conflictos, o puedes situar al lector en el tiempo y en el espacio.

Y todo ello aderezado con un buen ritmo creado mediante frases cortas y sencillas. Debe primar la acción frente a la descripción.

Sexto elemento. Cuidado con el exceso en las presentaciones

Tres cosas que nunca deberías incluir en un primer capítulo:

a) No abuses de las descripciones, ralentizan muchísimo el ritmo. Si las vas a usar para situar a tu lector en un espacio determinado, deben ir muy medidas. De esta forma solo darás la información necesaria para que el lector se ubique.

b) Ojo con el empleo del tiempo. Aunque antes hablábamos de que debes comenzar la historia en un punto concreto, esto no implica que comiences a relatar en el presente para después, sin causa aparente, irte hasta el pasado.

Cualquier “juego” que hagamos con el tiempo debe estar justificado. Y las primeras líneas de una novela son el momento para hacerlo porque lo único que conseguirás será despistar al lector.

c) Cuidado con excederse con los personajes o con su presentación. La recomendación es que en esos primeros compases te centres en el protagonista para, poco a poco, ir presentando a los demás.

No agobies al lector con multitud de personajes (principales y secundarios) en los primeros párrafos, la función del inicio no es esa.

Y cerramos hablando de información

Séptimo elemento. Ojo con la información que aportas

Nunca abuses de la información que das en las primeras líneas.

Debes dar pinceladas de qué es lo que ocurre tanto en la historia como al personaje. Pero ebes hacerlo de forma muy medida. Sin pasarte. Si al inicio desvelas todo cuanto va a ocurrir, ¿para qué seguir leyendo?

Concluimos

Da igual que escribas tu primera novela o que te enfrentes a tu quinto libro en tu trayectoria como escritor. Si lo que buscas es mantener la atención del lector desde el minuto uno, hay 7 elementos que considero indispensables y que siempre han de estar en tu primer capítulo.

Por ejemplo, busca una buena estructura con la que todos los elementos estén equilibrados (el ritmo, la presentación del personaje, las descripciones, la acción, etc.).

O Ahonda en el conflicto, dale al lector la información que quiere conocer pero mídela mucho. Si te pasas, estarás desvelando “secretos” que debes guardarte para el desarrollo de la trama.

O quizá preséntale al personaje principal, pero no te pases a la hora de mostrar a más personajes. Si lo haces, corres el riesgo de agobiar al lector, que no siga tu historia. Que se aburra y deje de leerte.

Hacer un buen inicio no es una tarea fácil, eso es verdad. Pero merece la pena intentarlo porque es la clave para contar con lectores fieles.

Y si tienes alguna pregunta sobre ese primer capítulo que estás escribiendo, o si ya lo tienes escrito pero no termina de gustarte, escribeme.

Recuerda que puedes descargar mi ebook gratuito para conquistar a las editoriales haciendo clic aquí.

Gracias.

Soy Amalia Sánchez, soy periodista, asesora y coach literaria. Desde hace más de 10 años ayudo a publicar y a llegar a librerías autores exigentes que están dispuestos a aprender, que tienen en cuenta los detalles y la calidad, que quieren saber qué hacen bien y qué deben mejorar al escribir, que buscan crecer como escritores, que han invertido tiempo y esfuerzo en su libro y desean continuar trabajando para ser reconocidos y estar en las librerías. ¿Tú quieres esto? Te ayudo a conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.