Lo que nos hace soñar

Categoría: Fotografía,top2 | y tagged con | | | |

Por Jorge Mur.

De niño dibujaba. Le gustaba, en parte, porque en aquella época su tía estaba involucrada en el mundo de la animación. Más adelante, se interesó por la cultura japonesa y el anime japonés gracias a la película Mi vecino Totoro, de Hayao Miyazaki, y soñaba con ser director de cine de películas de animación.

Comenzó su carrera como diseñador web después de darse de baja del ejército (en el que estuvo dos años). Dejó Corea para instalarse en Japón, estudiar japonés, y aprender diseño gráfico 3D. Poco después consiguió un trabajo en postproducción y colaboró en varios proyectos de películas, películas de animación y videojuegos. Actualmente trabaja, como experto en iluminación, en el departamento de cine de una compañía que desarrolla videojuegos.

Hoy hablamos con UnSeop Kang.

¿En qué momento te enamoraste de la fotografía?

Comencé a tomar fotografías al darme de baja del ejército. Fue un momento en el que sólo pude tomar fotos desde mi teléfono móvil, pero lo disfruté bastante. Después de eso, vine a Japón y compré una cámara digital compacta, de forma que pude disfrutar de las imágenes aún más.

Luego, durante mi labor en postproducción y, dado que requería un formato de imagen en bruto, tomé prestada una cámara DSLR de la empresa. El director del proyecto me aconsejó comprar una cámara de nivel profesional para trabajar en la industria del cine. Y lo cierto es que en ese momento fue una gran aventura para mí porque ganaba unos 500 yenes (5 dólares) al día. Sin embargo, gracias al apoyo de mi esposa, pude comprar una cámara DSLR de 30.000 yenes (300 dólares). A partir de ese momento, todos mis pensamientos se concentraron en la cámara.

Además, desde que trabajo en la industria del cine, visualizo un diseño y una iluminación para mi estudio mientras tomo fotos. De esta manera, dejando atrás el uso de teléfonos móviles y cámaras digitales compactas, puedo mostrar la gama más amplia de expresiones. Fue así como comencé a emplear todo mi tiempo libre en tomar fotografías y editarlas, ya que todo el proceso se volvió más divertido.

 

Disparas en ambos formatos, digital y analógico. ¿Cuál es tu preferido?

Existen ventajas y desventajas en uno y en otro, pero me gusta la imagen abrumadora que proporciona disparar con película. La expresión de la cámara digital es demasiado simple, no permite imitar la expresión del ruido de la película ni el brillo de las luces. Pero, por otro lado, lleva tiempo y cuesta dinero desarrollar y escanear las imágenes con la película.

Al principio, tomé las películas una por una considerando, cuidadosamente, el presupuesto. Sin embargo, a medida que el trabajo se fue volviendo más familiar, comencé a tomar fotografías como si estuviera trabajando con una cámara digital, así que en una hora ya había usado toda la película y me había quedado sin dinero.

Mi película favorita es “cinestill 800t” y “lomo 800”. La primera produce imágenes fantásticas con un aspecto muy cinematográfico, pero el coste es elevado; de ahí la segunda película, ya que tomo fotografías con ella y realizo trabajos de clasificación de color con referencia al color de la primera película, es decir, “cinestill 800t”.

Con la fotografía digital es posible disparar una cantidad infinita de imágenes, pero el color es demasiado simple y no es interesante, así que trato de obtener una imagen similar a una película mientras estudio el color de la película y cómo se refleja el ruido.

Lo cierto es que me gusta mucho este trabajo de clasificación de color. Siento que cocino con deliciosos ingredientes frescos. Esta es una habilidad que no podría aprender sin trabajar en la postproducción, así que me siento muy afortunado.

Muchas de tus fotografías están tomadas en Tokyo, una ciudad llena de luces de neón e increíbles edificios entre los que se teje una amplia red de callejuelas. ¿Qué te gusta de Tokyo?

Siento que la velocidad de reurbanización de la ciudad es muy alta. Parece que sigue cambiando sin parar, como una criatura que continúa quitándose su caparazón indefinidamente; los edificios antiguos desaparecen en un abrir y cerrar de ojos al tiempo que los nuevos se alzan en cadena como si ya hubieran existido. Me gusta el antiguo camino que permanece tenaz y resplandeciente entre los nuevos edificios.

Además, si miro la luz que arde brillantemente desde la atmósfera oscura y espeluznante, siento el flujo del tiempo que el asfalto y los edificios han experimentado hasta ahora (e incluso las almas de ambos). De alguna forma, es como si lucharan en silencio para no ser asesinados por algo nuevo.

Por supuesto, también me gustan esos nuevos edificios enormes y con estilo que se levantan en Tokyo, pero creo que es difícil sentir el alma en los edificios de moda.

 

No puedo dejar de hacerte esta pregunta: ¿qué diferencias encuentras entre Japón y Corea?

Cuando vine a Japón por primera vez, no sentí la diferencia entre Corea y Japón durante algún tiempo. Sin embargo, cuando pasé el primer verano en Japón, experimenté una parte de la cultura japonesa llamada “Matsuri”, que significa festival, y creo que sufrí el primer choque cultural de mi vida. Durante el verano, toda la ciudad se contagió de ese ambiente festivo. Es, quizá, similar al festival de samba brasileño. Lo interesante es que la mayoría de los japoneses estaban tranquilos antes del festival, pero una vez que comenzó, su esencia cambió por completo y se volvieron locos. Fue algo nuevo para mí porque nunca antes había experimentado un festival así en Corea.

Además, en el cine, los japoneses permanecen en sus asientos hasta el final de los títulos de crédito, una actitud que me sorprendió porque en Corea no hay mucha gente que vea la lista de créditos hasta el final (seguramente sea una de esas personas raras que lo hacen).

Cuanto más larga sea mi vida en Japón, más libremente podré usar mi japonés. Y, aunque hago amigos japoneses de forma natural, aquí nuevamente experimento un fuerte choque cultural. Coreano y japonés son similares en la superficie, pero a medida que me hago amigo de los japoneses y hablo con ellos, el interior de nosotros es totalmente diferente.

Finalmente, diria que es interesante el hecho de que en Corea hay muchas iglesias, mientras que en Japón hay muchos templos y santuarios. Me pregunto si hay tantos edificios religiosos en otros países.


Volviendo a tu portfolio, un gran número de imágenes juegan con la dualidad luz-sombra. Podemos ver a personas que pasan por un halo de luz para perderse, inmediatamente, en una nube negra. Hay muchas escenas nocturnas. ¿Qué te atrae de esa estética que me recuerda, de forma automática, a la que impregna cada fotograma de Blade Runner?

Me gusta mucho la visión del mundo de Blade Runner y las películas de Wong Kar-wai. Cuando trabajo en una clasificación de color, veo varios tipos de películas y películas como referencia. Entre ellos, siempre me refiero a Blade Runner y a las obras de Wong Kar-wai.

Para mí, es imposible separar fotografía y cine porque empecé a tomar fotografías de un modo serio bajo la influencia de la industria cinematográfica. Además, cuando tomo fotografías me concentro en el diseño y en la luz. Para filmar el momento como si estuviera en la escena de la película, a veces espero sin moverme durante horas.

La razón por la que abundan las escenas nocturnas es porque sólo tengo tiempo por la noche o durante los fines de semana. Por ese motivo, muchas de mis fotografías captan la visión nocturna de una forma natural. De noche en Tokyo, en un día lluvioso, la luz que sale de los edificios se refleja en el suelo, de manera que la información de las imágenes se desborda como un tesoro, algo que me emociona mucho.

Además, últimamente estoy estudiando con mucha alegría la visión del mundo de Tarkovsky.

 

¿Cuáles son tus principales fuentes de inspiración?

La máxima prioridad son las personas.

Después estaría la luz, que muestra varios colores de la oscuridad (balance de oscuridad y luz).

Y luego todos los sonidos circundantes, así como la música (incluyendo el ruido).

También trabajas el género del retrato. Y me gustan especialmente porque muestran a las personas en un momento relajado, tal y como son en realidad. ¿Qué aspecto es el más importante para lograr un buen retrato?

Respecto a esta pregunta, creo que hay una parte que me parece muy difícil.

Tuve la suerte de conocer a un fotógrafo documental al que respeto mucho y del que aprendí muchísimo (todavía estoy aprendiendo de él). Puede ser muy difícil obtener un buen retrato pero, al mismo tiempo, es más simple de lo que parece. Si deseas retratar a una persona debes pasar tiempo con ella, es decir, debes familiarizarte con su vida. De esta forma es posible captar una imagen honesta de las personas, incluso si es en un lugar común. Es muy simple pero, por otro lado, es algo muy difícil de hacer.

Y también añadiría que, en realidad, no se trata de la distancia física sino de la distancia mental entre las personas. Si nos aproximamos, la distancia física se acorta, desde luego, es algo que ahora estoy aprendiendo. Pero lo importante es que no se convierte en una buena imagen si el sujeto se siente mal por ello. Se trata del equilibrio. Acercarse a las personas es simple pero difícil. Creo que es similar a confesarle a una mujer que estás enamorado de ella.

 

Futuro. ¿Qué me dirías?

Estoy preparando películas independientes con un grupo de amigos. Es un trabajo muy emocionante pero está progresando lentamente, no sólo por escribir una historia, sino también por el asunto del presupuesto y por cuestiones temporales. Finalmente comenzaremos a rodar este abril.

Además, dos directores han mostrado interés en mis fotografías y me han invitado a colaborar como director de fotografía.

 

El proyecto de tus sueños sería…

Me gustaría tomar fotografías y producir películas documentales mientras viajo por distintos países. También me gustaría hacer mis propias películas de ficción basadas en ese trabajo documental. Me gustaría crear obras que fueran capaces de generar una influencia positiva en otras personas, como experimenté en carne propia al ver por primera vez “Mi vecino Totoro” y soñé con ser director de cine. Hay muchas ideas concretas, pero necesito más tiempo para llevarlas a cabo. Y estoy seguro de que no es por dinero sino por algo útil para muchas personas.

 

* Si quieres conocer más a fondo su trabajo… https://www.kangunseop.com/

 

** Todas las imágenes han sido reproducidas bajo el permiso de su autor. © UnSeop Kang.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.