Mari Pepa y Felipe se reencuentran en “La revoltosa” del Reina Victoria

Por Horacio Otheguy Riviera

Escultura de Enrique Íñiguez Rodríguez (Qoan) wikimedia.org

Un clásico que es tarareado por el público resulta tan acogedor que en cuanto suena la obertura ya la gente se siente como en casa. Las generaciones de los mayores “zarzueleros” de pro y los más jóvenes que, amigos de los musicales de hoy descubren este género tan noble como la ópera, la revista, la opereta, con músicos que realzan sus argumentos a menudo muy ligeros, pero con partituras que entusiasman más allá del tiempo y el espacio.

Nació “La revoltosa” en 1897, tiempos de cambios y tradición en perfecta unión donde confluían el éxito del sainete como reflejo de costumbres y críticas sociales con el talento de músicos dispuestos a utilizar sus amplios conocimientos académicos al servicio de la gente corriente, “el pueblo que día a día, ríe, se lamenta y lucha en busca de la libertad, en busca de un gran amor”. Algo propio de un género típicamente madrileño que, sin embargo, ha sido creado por artistas de otras regiones españolas. Sin ir más lejos, el autor de la música de este “sainete lírico en un acto” nació en Villena, Alicante (donde se ha erigido una bella escultura en homenaje a esta, su obra más popular). Allí nació Ruperto Chapí en el año 1851 y falleció en Madrid en 1909.

“El monstruo de ojos verdes” arquetipo de celoso que genera tragedia en el Otelo de Shakespeare, es aquí un drama cantado que mientras se desarrolla es envuelto en el dulce devenir de una comedia colectiva, entre mujeres que temen perder a sus hombres, todos ellos fascinados por una nueva vecina que “a tós tiene loquitos”, y que, lógicamente parece una descocada que provoca oleadas de libido adormecida por la rutina. Pero nada es lo que parece, y la mujer en cuestión es, simplemente, una hermosura con mucho empaque pero nada buscona ni “rompe-bodas”, es pues la belleza enamorada de un tímido desdichado, muerto de celos que al final comprende que entre los trucos del vecindario femenino y la tontería de los señores extasiados sólo hay un gran amor esperándole con los brazos abiertos.

En la función que presencié, el galán lo interpretó con buen estilo el barítono Darío Gallego, y la atractiva soprano era Marta Pineda, que asume con personalidad contemporánea un personaje ya clásico del teatro popular español, una “Revoltosa” que ha tenido cuatro versiones cinematográficas, 1924, 1949, 1963 y 1968, la más festejada por la crítica, con dirección de Juan de Orduña y Elisa Ramírez como protagonista.

El reparto es numeroso y se distribuye con alternancia de diversos actores-cantantes.

Estrella Blanco y José Luis Gago interpretan con mucha gracia sus divertidos personajes de Gorgonia y Cándido; ellos son a su vez responsables, respectivamente, de la dirección artística y escénica. Aplausos merecidos también para la pareja de jovencísimos bailarines José Rabasco y Nadia Pascual.

Con un divertido prólogo añadido con elementos de actualidad (una corrala que va a ser desahuciada) se incorporan temas del cancionero popular del mismo autor y de otros, como el Madrid de Agustín Lara, así como juego coreográfico y musical moderno con su toque de jazz. Todo estupendamente “colocao” para que al rato la eficaz orquesta de cámara dirigida por Fran Fernández Benito —al frente de una agrupación integrada por músicos tan jóvenes como él mismo— de paso a la partitura original.

Entre amables sonrisas suenan las cosas de la ingenua picaresca de vecindad, y brotan las envolventes melodías a partir de una obertura formidable, después de la cual habrá con qué disfrutar de lo ya conocido, tal vez para muchos escuchado por vez primera:

 

 

La de los claveles dobles,

la del manojo de rosas,

la de la falda de céfiro,

y el pañuelo de crespón;

la que iría a la verbena

cogidita de mi brazo…

eres tú… ¡porque te quiero,

chula de mi corazón!

Coordinación general José Luis Gago
Diseño de iluminación Manu Dávila
Diseño de vestuario Mario Pera
Producción Marta Poza
Coordinación y regiduría Nacho Sanz
Dirección artística Estrella Blanco
Dirección escénica José Luis Gago
Ayudante de dirección Víctor Trueba
Dirección musical Fran Fernández Benito
Dirección de orquesta Fran Fernández Benito
Coordinación de orquesta María Sánchez
Coordinación material orquesta Víctor Trueba
Coreografía Alejandra Rodríguez

LA REVOLTOSA. TEATRO REINA VICTORIA. HASTA EL 14 DE JULIO 2019

Ciclo La Corrala del Reina Victoria, del 3 de julio hasta el 25 de agosto 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.