Las flores de Baudelaire

Por Juan Laborda Barceló.

Las flores de Baudelaire. Gonzalo Garrido Ávila. Ediciones Alrevés. 255 páginas. 18 €.

Las referencias al poeta maldito no son una cuestión menor en esta primera novela de Gonzalo Garrido. Baudelaire hizo un muestrario de las maldades humanas en sus versos y, precisamente, por esa pendiente se deslizan las letras de esta interesante obra.

Aunque existe una poderosa y bien llevada trama, las reflexiones sobre la naturaleza humana y su carácter son el centro y motor de la novela. Con una prosa milimétricamente precisa se descubren los matices del individuo sometido a presiones que no puede controlar. El poder y su manipulación inherente, el carácter tendencioso y partidista de los medios, la crisis moral de la sociedad, la familia y la educación son conceptos que aparecen en el Bilbao de 1917 (año clave en la historia de España por sucesos tan significativos como la asamblea de parlamentarios de Barcelona, los conflictos con los militares creadores de las Juntas de Defensa o la radicalización del movimiento obrero, que se concretó en la durísima huelga general ocurrida entre el 13 y el 17 de agosto). Las reflexiones sobre la crisis política, social e informativa plantearán al lector sugestivos paralelismos con el tiempo presente.

Las pesquisas para desentrañar un macabro asesinato nos llevan a conocer al protagonista: Alfredo Maldonado, fotógrafo y, en palabras del autor, “un investigador amateur”, que podría ser un nuevo paradigma del detective privado (e incluso iniciar una saga si el creador lo tuviese a bien).

Entre estas páginas podemos apreciar matices de muy diversos géneros que se funden con habilidad. Hay elementos de lo trágico y siniestro, pues una muerte tremendamente violenta es el origen de la acción. La solución del caso, a través de la fórmula policíaca, es entretenida y eficaz. Encontramos, por último, un sentido casi ensayístico a la hora de reflejar la naturaleza del hombre en colectividad, aderezado con un afilado humor que atraviesa todo el texto.

La trama atrae por estar bien sostenida, por ser el reflejo fiel de una sociedad y por acercarnos a los recovecos más oscuros del alma humana. Hay tensión narrativa, personajes veraces y originales, motivaciones profundas, desengaños y violencias acompañados de buena gastronomía y de bastante historia…

Si buscan un entretenimiento, bien construido, estético y de prosa fina, lo hallarán. Pero si desean reflexionar sobre el individuo encerrado en sus particularidades, las fuerzas que lo motivan y lo condicionan, encontrarán otro plano de lectura aún más rico. 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *