CNTC 2018-2019: nueva versión de El castigo sin venganza, entre felices reposiciones y potentes novedades

Por Horacio Otheguy Riveira

La genial tragedia de Lope de Vega, El castigo sin venganza, cerrará el año, entre noviembre 2018 y febrero 2019, dirigida por Helena Pimenta con un reparto afín, de la casa, que ya ha empezado a desarrollar talleres de investigación en torno a una versión de Álvaro Tato, un dramaturgo que ya nos impactó en anteriores temporadas. Es esta una de las obras mayores del siglo de oro en la que la plasmación de contradicciones humanas en un contexto de abuso de poder logra una de las voces más personales del gran escritor.

Antes y después del gran premio del Castigo, valga la paradoja, pasearán varias funciones por el sublime verano de Almagro, y en La Comedia podremos volver a ver funciones de gran riqueza, como La dama boba o Los empeños de una casa, muy esperadas reposiciones que dejaron mucho público fuera. Y elencos muy importantes estrenarán espectáculos que oscilarán entre la diversión de varias comedias y renovadas tragedias.

Los empeños de una casa, Sor Juana Inés de la Cruz: Brillante, divertida, musical e ingeniosa puesta en escena de un texto insólito escrito por una monja, célebre por su poesía amorosa en el México del siglo XVII. La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico brinda un espectáculo de gran calidad, minado de acertadas sorpresas.

José Carlos Plaza dirige y coescribe con Pedro Víllora un especial Auto de los inocentes, resurrección de los autos sacramentales aprovechando su carga de esperanza eterna, esta vez situados en un campo de refugiados. Se representará en La Comedia del 21 de septiembre al 21 de octubre, y también en iglesias y catedrales en su gira posterior.

Eduardo Vasco pondrá en escena, con una versión de Yolanda Pallín, Entre bobos anda el juego, de Francisco de Rojas Zorrilla, con sus habituales de la Compañía Noviembre: Arturo Querejeta, Daniel Albaladejo, Isabel Rodes y Fernando Sendino, entre otros. Del 13 de febrero al 3 de marzo.

Del 12 de marzo al 7 de abril, Iñaki Rikarte (Solitudes, Ildebrando Biribó) asumirá la dirección del estreno de la quinta Joven Compañía en una comedia fabulosa de Agustín MoretoEl desdén con el desdén: 

 Del 7 de mayo al 23 de junio, Mario Gas montará La hija del aire de Calderón de la Barca en sus dos partes: “Calderón es un autor complejo, creador de un teatro que es fértil reflejo existencial e ideológico de una época convulsa llena de claroscuros y contradicciones… La hija del aire y Semíramis son todo un prodigio escénico que nos sigue hablando de lo inaudito y sorprendente del devenir humano”.

Debutarán en la Compañía Nacional de Teatro Clásico: Ainhoa Amestoy, Carolina África y Fernando J. López, entre otros.

Marta Poveda en el espectacular comienzo de La dama duende. También en Almagro y por primera vez en El Piccolo Teatro di Milano, valiosísima institución en la historia del teatro europeo, del 8 al 11 de noviembre.

 

Intérpretes estables de la CNTC como Joaquín Notario, Rafa Castejón, David Boceta, y la menos habitual, pero igualmente  espléndida Beatriz Argüello, conforman los principales personajes de la tragedia que Lope de Vega escribió a los 69 años, cuando las angustias económicas y las decepciones amorosas se entrelazaban con una severa crisis en los escenarios, donde jóvenes promesas se abrían paso a codazos. Así, El castigo sin venganza surge del fondo más oscuro de la genialidad del dramaturgo que más y mejor supo aunar géneros con una capacidad de producción inigualable. Regresa esta vez dirigido por Helena Pimenta sobre una adaptación de Álvaro Tato, hoy por hoy el versionador más interesante del panorama teatral, tal vez por su plena dedicación al género como dramaturgo y actor-cantante en la Compañía Ron Lalá. Como si fuera un intérprete surgido de la Commedia dell Arte, aquel muchacho al que Adolfo Marsillach otorgó un premio por una redacción escolar, es hoy un miembro ilustre de esta Compañía Nacional de Teatro Clásico. Cuando recibió el premio en el escenario de esta sede, el Teatro de la Comedia, se juró trabajar allí, ser uno más de los profesionales que dejan su alma entre bambalinas, a caballo de las más osadas aventuras.
Consiguió su objetivo hace pocos años. Esta es su tercera aparición y la primera abordando una de las mayores tragedias de la historia del teatro.
Álvaro Tato se explica con claridad, ante el estreno del próximo 21 de noviembre, de El castigo sin venganza, última función 2018 de la CNTC en La Comedia:

“Después de explorar el universo de la risa en la comedia nueva durante las dos temporadas precedentes con El perro del hortelano de Lope de Vega y La dama duende de Calderón de la Barca, llega el momento de regresar al ámbito más dramático de nuestro repertorio. Desde el montaje dirigido por Eduardo Vasco en 2005 no se abordaba en el marco de la Compañía un título tan esencial como El castigo sin venganza; en esta ocasión nos acercamos a la tragedia desde una perspectiva descarnada, casi ritual, desarrollando la potencia poética y los aspectos simbólicos de la trama para enredar al espectador en la tela de araña que envuelve a los personajes: conflictos irresolubles, cinismo sin barreras, presiones contrapuestas y un sarcasmo aciago que tiñe hasta el título de la obra.

El duque de Ferrara ostenta los privilegios y la impunidad de un poder que lo mantiene en frágil equilibrio entre la presión de la opinión ajena y las contradicciones de una razón política que, pretendiendo borrar las huellas de un pasado disoluto, se aboca a uno de los desenlaces más perversos y sangrientos que se hayan visto sobre las tablas. El conde Federico, hijo bastardo del duque, y Casandra, esposa valedora de una alianza con Mantua, vivirán una desesperada historia de amor y pasión al filo del abismo hasta que la violencia secreta sobre la propia familia llega a las últimas (y maquiavélicas) consecuencias.

Pulsiones profundas, intereses secretos, caída en abismo: la tragedia como tormenta perfecta del alma humana”.

Cielos,
hoy se ha de ver en mi casa
no más de vuestro castigo:
alzad la divina vara.
No es venganza de mi agravio,
que yo no quiero tomarla
en vuestra ofensa, y de un hijo
ya fuera bárbara hazaña.
Éste ha de ser un castigo
vuestro no más porque valga
para que perdone el cielo
el rigor por la templanza.
Seré padre y no marido,
dando la justicia santa
a un pecado sin vergüenza
un castigo sin venganza.

Youkali es el país que alguien soñó…

Helena Pimenta sintetizó la intensa actividad pasada, presente y futura de la Compañía Nacional que dirige desde hace siete años, haciendo hincapié en la expansión internacional de su repertorio, a la que se ha sumado con gran éxito la generosa aportación pedagógica por recónditos y principales ámbitos nacionales. Tuvo palabras de reconocimiento para el anterior director de la CNTC, Eduardo Vasco, quien estuvo presente esta temporada con una tragedia de Lope, El caballero de Olmedo, y regresará con una hilarante farsa de Rojas Zorrilla, Entre bobos anda el juego. 
Un vídeo final enlazó su proyecto 2018-2019 con uno de los momentos más emotivos de El banquete, espectáculo formidable que reaparecerá “en lugares y fechas por determinar”. En esa escena, todo el reparto cantaba la canción de Kurt Weill, Youkali, y poco faltó para que todos los presentes nos sumáramos a ese susurro entrañable en el que la utopía vuelve a hacerse presente en los corazones y comunidades que más la necesiten:

Y al fin de casi todo, mi barca vagabunda

Mecida por las olas, con fuerza me arrastró.

La isla misteriosa, la que soñamos todos,
Parece que te invita a entrar en su interior.
Youkali es el país que alguien soñó,
Youkali es donde se inventó el color,
En su frontera se detuvo el dolor…
Programación completa de la Compañía Nacional de Teatro Clásico en su web
Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.