A través del salvaje Kurdistán

Categoría: Viajes y libros | y tagged con | | | |

A Través Del Salvaje Kurdistán

Karl May

REINO DE CORDELIA

Después de ayudar a la tribu de los adoradores del diablo, el aventurero alemán Kara Ben Nemsi (Karl, hijo de alemanes) y su fiel criado musulmán Halef Omar, siguen camino junto al arqueólogo inglés sir David Lindsay, adentrándose en el Kurdistán.

MIGUEL LORENCI 
MADRID / COLPISA 

Karl May no pisó el salvaje Oeste. Tampoco el desierto del Sáhara ni las vastas llanuras de la Pampa, territorios que inmortalizó en unas exóticas novelas de aventuras que fueron la puerta a mundos desconocidos para millones de lectores. Recorriendo lejanos parajes desde su escritorio en Alemania, imaginando las encarnizadas batallas de la caballería, los colonos y tramperos con las tribus indias en la conquista del Far West o las guerras tribales en el mundo musulmán, este embustero con alma de apache y de beduino anticipó el best seller en el paso del siglo XIX al XX.

Creador de «héroes pluscuamperfectos», según Fernando Savater, la obra de May había caído en el olvido. Y eso que gozó en su día de un éxito parejo al de gigantes de la literatura de aventuras y evasión, de clásicos universales como Julio Verne o Emilio Salgari. Triunfador tardío, se estima que May vendió 200 millones de libros en más de 40 idiomas. Ahora cuatro editoriales españolas coinciden en el rescate de sus exóticas narraciones, comenzando por la gran novela de May en los dominios de Mahoma: A través del desierto.

Reino de Cordelia publica esta novela que protagonizan el aventurero alemán Kara Ben Nemsi -Karl, hijo de alemanes y trasunto de May- y su fiel criado musulmán Halef Omar, que atraviesan el infierno del Sáhara del sur de Argelia hasta las orillas del Nilo. En su periplo del mar Rojo hasta La Meca se enfrentan a toda suerte de peligros, accidentes geográficos, asesinos, bandidos y piratas. Publicada en 1881, en español se troceó en cuatro novelas –El rastro perdidoLos piratas del mar RojoLos ladrones del desierto y Los adoradores del diablo-, aparece en un solo volumen y con nueva traducción de José Fernández Bueno. Espuela de Plata, el sello de Abelardo Linares, rescata los dos primeros títulos de las series del Oeste que encumbraron a May: El cazador de las llanuras y El hacha de guerra. El protagonista de esta saga es otro joven alemán, el legendario trampero Old Shatterhand, alias Mano de Hierroalter ego de May y hermano de sangre del buen jefe apache mezcalero Winnetou. Ediciones del Viento publica Los hierbateros, en la que los escenarios de la aventura son las desoladas pampas de Argentina y el Chaco boliviano. Menoscuarto completa el rescate con la serie En el reino de los leones de plata, que conecta las aventuras del salvaje Oeste con las de Oriente.

Karl May (Ernstthal, 1842-Dresde, 1912) fue el quinto de los quince hijos de una humilde familia de tejedores de Sajonia. Ciego hasta los cinco años, su imaginación se desbordó en la infancia. Estudió música y en 1861 se tituló como maestro, pero apenas ejerció. Timador, acusado de robos y estafas, fue encarcelado en varias ocasiones y se le prohibió dar clase. Bibliotecario de la prisión, descubrió allí la capacidad redentora de la escritura gracias a un capellán. En 1875 comenzó a colaborar en prensa y fichó por una revista dedicada a la familia en que publicó la serie de artículos sobre Oriente que lanzó su carrera.

Embustero contumaz, dijo haber viajado 20 veces a América, hablar decenas de idiomas y dialectos, se inventó una épica biografía y doctorados académicos. De enorme éxito en Alemania, sus fans le acosaban en las conferencias. Y eso que cayó en desgracia al descubrirse sus patrañas y luego por el simple hecho de ser uno de los autores preferidos de Hitler. Pero su fama persiste más de un siglo después de su muerte. Aún hoy se le rinde un homenaje popular en su país. Miles de personas peregrinan cada año a Elspe, a unos cien kilómetros de Colonia, para asistir al festival en que Winnetou cabalga de nuevo junto a Old Shatterhand. Gustavo Gili comenzó a publicar en España las novelas de May en 1927. Molino adquirió los derechos en 1930 y las editó incluso durante la Guerra Civil. Bruguera incluyó en los setenta algunas de sus obras en la recordada colección Historias, que alternaba páginas de texto y de cómic, y Círculo de Lectores lanzó en los setenta y los ochenta las 12 novelas ilustradas de Entre los pieles rojas.

Lex Barker, héroe de cine seducido por Tita Cervera

Muchas de las novelas de May se llevaron al cine y la televisión en producciones de serie B que fueron muy populares a mediados del siglo pasado y dieron una segunda vida a las aventuras del tramposo autor alemán y lo sacaron del baúl de los recuerdos. Las de más éxito las protagonizó Lex Barker, famoso en el Hollywood dorado por relevar a Johnny Weissmuller en el rol de Tarzán. Y en España por su boda en 1965 con Carmen Cervera, hoy la baronesa Thyssen y entonces una bellísima joven coronada como Miss España en 1961. Hasta su temprana muerte con 54 años, víctima de un infarto en 1973, Barker encarnó a Old Shatterhand y Kara Ben Nemsi, los dos héroes de May, modelos de arrojo e integridad, en filmes rodados en su mayoría en Croacia. La primera de la serie fue El tesoro del lago de la Plata y se estrenó en 1962, el mismo año en que Barker conocía a Tita, a quien convirtió en su cuarta esposa. En Alemania la memoria de May también se recuperó. En 1969 se fundó en Hamburgo una sociedad para difundir su obra y dos museos velan por su legado, uno en Radebeul, en su última casa, Villa Shatterhand, y otro en su ciudad natal.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.