El irresistible humor de Cristina Medina a sus anchas en "El gran despipote"

Por Horacio Otheguy Riveira

 «Magia, humor y mucha jeta» es el subtítulo del espectáculo. Dos actores y dos actrices en una parodia del mundo que ya de manera legendaria desde hace años se asocia a las aventuras de Harry Potter. Una comedia disparatada pero, eso sí, con números de magia realmente muy buenos. Claro, detrás de todo está nada menos que Jorge Blass, quien fue muy riguroso en sus enseñanzas porque las sorpresas son muy notables, más aún provenientes de intérpretes que nunca tuvieron nada que ver con género tan difícil.

Al mismo tiempo destaca una producción interesante, con eficaces proyecciones cinematográficas, siempre en torno a ella, Big CM, grande Cristina Medina, una cómica de postín que puede con todo, lo mismo con un accidentado estreno en lo que, excepto los trucos de magia, nada funcionaba bien, que en estos buenos tiempos de ahora donde todo marcha sobre ruedas, sobre cojines y nubes de una realidad virtual con caras muy conocidas de la tele y el cine (sorpresa, sorpresa) mientras en escena la risa luce el esplendor de una vedette-cómica incomparable, con una formidable capacidad de improvisación física y verbal, haciendo cabriolas como nadie, inventándose chascarrillos, jugando con los espectadores sin molestar a ninguno, por el contrario encantando a todos. Es el alma de esta función moderadamente ingeniosa que brilla con luz propia gracias a su talento. Sus compañeros hacen lo que pueden, ninguno de ellos tiene su experiencia, todo hay que decirlo, y el director Gabriel Olivares aplica sus muchos conocimientos en la dirección de comedias de muy variado tono. Unos y otros componen este show que, a medida que transcurren las representaciones, se vuelve día a día tan descacharrante como se propusieron sus creadores para unas navidades en familia con la mayor cantidad posible de sonrisas, carcajadas y asombros varios… sobre todo cuando la principal actriz desaparece en vivo y en directo por donde menos se espera.

El ingenio se articula en torno a una trama de parodia nacional con presuntos magos que sacaron su máster en la Rey Juan Carlos, pero la cosa política se queda allí, y en cambio se esmera en el desarrollo de números que sorprenden gratamente, más aún al ver a Cristina ejerciendo de maga de película pero en escena, riéndose de todo y de sí misma primero que nada. A su lado, con profesionalidad y simpatía, Patricia Rayo, Ángel Martín y Jaime Figueroa.


 
Herminia: Cristina Medina (la heroína)
Jarry López: Ángel Martín (el casi héroe)
Ronaldo: Jaime Figueroa (el antihéroe)
Ruth: Patricia Rayo
Productor Artístico: Iñaki Fernández, Jorge Blass
Dirección Escénica: Gabriel Olivares
Dirección Mágica: Jorge Blass
Guión: J.J. Vaquero, Jorge Blass, Jaime Figueroa
Diseño de Iluminación: Juan Carlos Menor
Letra y Música Original: Clave de luna
Diseño de Audiovisuales: Wasabi
Diseño Vestuario y Escenografía: Felype de Lima
Diseño de Maquillaje: Olaya Brandón
Coreografía: Patricia Rayo
Imagen de cartel: Manuel de los Galanes
PARA TODOS LOS PÚBLICOS

TEATRO CAPITOL GRAN VÍA. Del 6 de diciembre de 2018 al 7 de enero de 2019
Jueves y viernes: 20:30 h. Sábados: 17:30 y 20:30 h. Domingos:18:00 h.
*VER CALENDARIO DE ACTUACIONES
________________________
Más sobre Cristina Medina en CULTURAMAS:
________________________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *