"Vete de mis sueños": Antonia Paso y Luis Flor en un delicado equilibrio tragicómico

Por Horacio Otheguy Riveira

El juego del azar combinaco con el destino prefijado por manos sabias hace de las suyas, como un cóctel de inédito contenido, en una función escrita a cuatro manos por Luis Flor y Felipe Alonso. Una pieza que arranca con tintes del teatro del absurdo y, poco a poco, entre buenos momentos de hilarante comicidad, rompe esquemas, desdibuja etiquetas y desenmascara a dos seres solitarios que se necesitan mucho más de lo que se atrevieron nunca a imaginar.

Vete de mis sueños tiene muchas cadencias en su breve hora y cuarto, pasan muchas situaciones dislocadas, aparentemente inconexas, desde la primera escena en una peluquería, con la peluquera fascinada por un cliente que se le queda dormido en plena faena.

Se suceden secuencias muy difíciles de alcanzar si no fuera por el estupendo equilibrio que consiguen sus únicos intérpretes. En efecto, Antonia Paso (que viene de ofrecer un monólogo, también muy complejo, con modélico resultado: Chicas y chicos) y el también coautor, Luis Flor, con más experiencia en televisión y cine que en teatro, logran hacer verosímil los caracteres más disparatados, acercándonos a características no por poco corrientes menos realistas, y cuando toca atravesar las zonas del puro melodrama, conmueven.

Van de un género a otro, y la peluquera fantasiosa, de vida y sentimientos exagerados, feliz de encontrarse con un chico apuesto con el cual desfogar su necesidad de amor y sexo, resulta un personaje con el que el espectador puede encariñarse con facilidad. Y a su lado, el tímido, enfermizo, joven narcoléptico, que se queda dormido en cualquier momento, más aún si se angustia, genera piedad y carcajadas a partes iguales, dando lugar, a su vez, a un tema tabú tratado con plausible creatividad, y del que no es conveniente adelantar nada: la propia función desenvuelve sus misterios con suficiente capacidad de sorpresa.

Ambos intérpretes agitan sus transiciones con buen dominio de la expresión corporal, y la pequeña sala que les ha tocado en los Luchana les cobija con éxito perdurable. Lo merecen. Vete de mis sueños discurre con elementos de muy buen teatro intimista en un contexto de nuestro tiempo, donde la soledad y la libertad sexual distribuyen cartas a veces insólitas. Más aún si tras ellas se encuentra una anciana que habla por teléfono con la voz de Paloma Paso Jardiel: pura ternura y a la vez decidida personalidad.

Comicidad de diverso tipo en una estructura dramática de interesante suspense con la energía de un buen elenco de profesionales de largo alcance con este y nuevos proyectos.

Una comedia de Luis Flor y Felipe Alonso

Con Antonia Paso, Luis Flor y la voz en off de Paloma Paso Jardiel

Dirección Nazan L. Bamio

Coreografía Sandra Gade

Iluminación Beatriz Toledano

Sonido Germán Collado

Efectos guitarra Luis L. Blanch

Escenografía Nazaret López, Luis Bernat

Construcción Luis Rojas

Atrezzo Virginia López

Diseño gráfico AJ

Agradecimientos Javier Ortiz, Manuel Aguilar

Comunicación Lemon Press

Producción Poseidón Teatro

Teatros Luchana. Viernes, 20,15 horas.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *