China y Estados Unidos a la cabeza en e-waste

La situación del planeta necesita de la toma de medidas drásticas por parte de los mandatarios mundiales para su preservación y cuidado. Todos los foros sobre el tema medioambiental aseguran que el cambio climático es una realidad de difícil contención, por lo que es necesario realizar acciones a pequeña escala para que estas repercutan en el bien general.

Los grandes avances tecnológicos de las últimas décadas, hacen que cada persona cuente con varios dispositivos electrónicos que renueva con asiduidad, este es el punto de partido del estudio realizado por el casino online Betway. Los aparatos que terminan su vida útil o bien que no sirven al usuario en cuestión se procede a desecharlos. Esta acción hay que hacerla de manera correcta, llevando este e-waste o residuo electrónico a una planta de tratamiento de reciclaje para su tratamiento y posterior destrucción con el menor impacto medioambiental posible. Desterrando así los malos hábitos que tanto daño hacen a la sociedad de desprenderse de este e-waste directamente en el medio ambiente o en un contenedor común.

 

 

Los países también deben proponer medidas para la eliminación de este e-waste. China es la mayor generadora de este tipo de residuos con 7,2 millones de toneladas anuales, seguido de Estados Unidos con 6,3 millones de toneladas de este tipo de residuos electrónicos. Estas son las naciones que deben llevar la voz cantante en cuanto a medidas para paliar los efectos de esta basura electrónica se refiere, en los ecosistemas que nos rodean.  De este estudio se desprenden curiosos datos, como que en 2016 el e-waste generado corresponde al peso de 4,5 mil Torre Eiffel, o al de todos los aviones comerciales construidos hasta el momento a nivel mundial. Sin duda, poniendo a las claras la gravedad del problema en la que estamos inmersos.

 

Hay que tener en cuenta que la tecnología sigue innovando y sacando al mercado cada día nuevos productos que harán seguir generando más residuos electrónicos en los próximos años. Se estima que en el presente 2020, tengamos unos 50 millones de aparatos electrónicos conectados y la cifra no se parará ahí.

Las medidas deben ser inmediatas y la concienciación del problema por parte de la población también, ya que si se sigue a este ritmo se calcula que en 2060 se tripliquen las toneladas de e-waste con respecto a la actualidad, con los efectos tan nocivos que tendría para la viabilidad del planeta tierra para las futuras generaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *