Rapunzel con piojos

Àngels S. Amorós

El Hematocrítico (texto) y Mar Villar (ilustraciones). Rapunzel con piojos. Madrid: Anaya, 2019. 72 pp. A partir de los 6 años.

El bosque ya no es peligroso como antes… ¡Hasta el Lobo Feroz ha montado una sastrería.

Rapunzel tiene el cabello tan largo que le resulta un verdadero fastidio tenerlo en condiciones. Su padre intenta convencerla de que le resultará de ayuda en caso de secuestro -y quien recuerde la historia en la se inspira este cuento sabrá que es cierto-. Pero la princesa está convencida de que los tiempos han cambiado y no se cansa de insistir para que le permitan cortárselo.

Para acabar de complicarlo todo, una terrible plaga se apodera de la gran inmensidad de pelo y siembra el terror. Se trata nada menos que de piojos y todos en palacio están desesperados.

Muy pronto, el padre de Rapunzel hace una llamamiento -con recompensa incluída- para acabar con esos inquilinos diminutos y tan desagradables, pero no será nada fácil librarse de ellos. En primer lugar, son muchísimos y, además están tan a gusto en la hermosa cabellera de la princesa que no están dispuestos a marcharse y se lo pasan en grande con todas las artimañas que se inventan para acabar con ellos.

Veremos desfilar muchos personajes de otros cuentos, como Blancanieves , el Flautista de Hamelín la Sirenita… y también lo intentarán con todo tipo de pociones mágicas y ataques con espadas. ¿Qué podemos decir? ¿Conseguirán desparasitarla?

La verdad es que eso es lo de menos porque lo más importante es disfrutar de esta divertida historia desde una perspectiva totalmente actual. Estos diminutos seres dan más miedo que los encantamientos y los dragones y no solo colonizan los cabellos de las princesas.

Este cuento está escrito por El Hematocrítico, Miguel Ángel López, maestro y autor de libros infantiles donde suele versionar cuentos populares de siempre con el humor como hilo conductor y con la crítica hacia algunas actitudes y formas de actuar que nos ayudan a reflexionar.

La tipografía es grande y la letra clara, por lo que los más pequeños no tendrán ninguna dificultad en leer ellos solos. Una lectura muy provechosa y completa gracias también a las preciosas ilustraciones de Mar Villar que ha conseguido reflejar la rebeldía de la princesa y lo bien que se lo montan los piojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *