Hogar (2020), de Álex Pastor y David Pastor – Crítica Netflix

Por Jaime Fa de Lucas.

Netflix, dulce Netflix. Hogar de un sinfín de películas de baja calidad que a más de uno reconforta por su simple función acumulativa y que promueve una especie de Síndrome de Diógenes del entretenimiento en el que poco a poco muchos van cayendo. En ese mogollón de mediocridades se cuela otra más, Hogar, cual mota de polvo en una capa de suciedad bastante densa.

Y es que Hogar no se salva ni demostrando una solvencia técnica considerable, ni con un Javier Gutiérrez imponente. Ni siquiera rozando de forma tangencial el concepto de Parásitos, reciente éxito mundial. El descontrol narrativo es evidente desde el principio, con varios gestos y frases de una falsedad vergonzosa. El guion sigue su curso sumando artificio tras artificio –entro en spoilers–, esa bola de carne envenenada que mata al perro al instante, ese recordatorio de la agenda que se mueve y destruye una relación, ese jardinero que no ha visto nada pero que lo sabe todo y que siendo un pedófilo amenaza con llamar a la policía –¿para acusar a alguien de quedar con la persona que ahora vive en su antigua casa?–, etc.

El mayor problema de Hogar es que las motivaciones del protagonista no resultan convincentes. Los hermanos Pastor pretenden que nos creamos que alguien va a dejar a su familia para recuperar la casa lujosa en la que vivía, hasta el punto de que se preocupa más por la hija de una desconocida que por su propio hijo, todo ello sin desarrollar apenas la relación entre los personajes. Una historia así podría funcionar con un personaje más conseguido y con algo más de verosimilitud, pero los directores no están por la labor.

El final es quizá lo más flojo de la película. El protagonista mata al hombre de éxito y le suplanta con una facilidad pasmosa, una vez más, sin desarrollar nada. Por supuesto, no se hace la autopsia al cadáver, no vaya a ser que se nos caiga el relato. El intento final de la exmujer de impartir justicia se resuelve de forma superficial y todos contentos. Sin embargo, la imagen final sí que es sugerente, ya que refleja que incluso alcanzando sus objetivos, el hombre siempre va a estar insatisfecho o va a tener algún problema, como ese grifo que gotea… tanto casi como el guion.

4 comentarios sobre “Hogar (2020), de Álex Pastor y David Pastor – Crítica Netflix

  • el 1 abril, 2020 a las 12:51 am
    Permalink

    Completamente de acuerdo….vaya mieda de película…el argumento no se sostiene por ningún lado ….una falta de respeto para el espectador.
    Se le puede pedir a Netflix que te indemnice por el tiempo perdido?

    Respuesta
  • el 1 abril, 2020 a las 5:39 am
    Permalink

    Alucino con la de críticas positivas que he leído. Sin duda Netflix mueve mucha pasta y está en juego la internacionalización del cine español a través de un hueco en esta plataforma, además del propio mercado nacional. No me explico otras razones para no leer críticas que se lleven las manos a la cabeza con este despropósito de película. Netflix ha llegado para estandarizar el cine lejos del séptimo arte y encaminarlo al consumo disparatado típico de su producción incesante de series.

    Respuesta
  • el 1 abril, 2020 a las 4:28 pm
    Permalink

    Qué decepción de película… Me gusta apoyar el cine español y siempre intento ver las películas que salen. Los actores hacen un buen papel, pero el argumento no tiene sentido ninguno. Solo he conseguido acabar cabreadísima. Vaya pérdida de tiempo.

    Respuesta
  • el 19 abril, 2020 a las 6:28 am
    Permalink

    Carriers era simple pero muy efectiva, la 2da película bajaba el nivel de la ópera prima de los hermanos Pastor, pero estaba bien. Esta tercera película es una mierda. Inverosímil por donde se mire, motivaciones absurdas y reacciones sin peso. Pobrísima

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *