¡Vivan las uñas de colores! Un cuento que todo niño debería contar a sus padres

Autores: Alicia Acosta y Luís Amavisca. Ilustrado por Gusti.

Editorial: NubeOcho

Basado en hechos reales.

Tengo por sana costumbre leer todos los cuentos que les regalo a mis sobrin@s. No lo puedo evitar. Es una llamada de mi niño interior que, inquieto, me obliga, en palabras de Fray Luís de León, a “huir del mundanal ruido” y volar… soñar mucho. 

Resulta complicado reseñar un cuento de quince páginas para niños y niñas de tres a seis años pero, con un mensaje que podría, fácilmente, ser una tesis doctoral sobre valores como: igualdad de género, integración, aceptación, diversidad, libertad de expresión y respeto a la diferencia.

Valores imprescindibles en la sociedad en la que vivimos.

A Juan le gusta pintarse la uñas de colores. ¿Por qué se las pinta? Simplemente, porque le gusta. Él no se cuestiona si está bien o si está mal. Si es lo que debe hacer o no. Si es lo que se espera de él. Si se le permite hacerlo o no. Dentro de su mundo pintarse las uñas es como jugar al balón, contar chistes, elegir unas u otras zapatillas, un pantalón o jugar al parchís: una forma de divertirse y ser uno mismo.

Sus padres también lo ven de lo más normal, e incluso su madre le presta sus colores y participa del juego de su hijo. Juan es feliz hasta que la sociedad le impone sus reglas, sus patrones, sus estereotipos, sus prejuicios… Tan solo su mejor amiga, lo apoya sin entender, exactamente, por qué tiene que hacerlo sobre algo tan normal e inocente.

Juan va al cole con sus uñas pintadas y ahí es cuando la realidad lo golpea y enturbia su mundo. Empieza el acoso, la incomprensión y, en definitiva, los problemas. Juan ya no es feliz; pero, la gran reflexión para los padres es cómo una clase, unos niños inocentes y de la misma edad de Juan, no dudan, ni un segundo, en volcar todos sus prejuicios aprendidos en casa, en la televisión, en la sociedad, videojuegos, etc. Los de un “mundo” que les dice lo que está bien y lo que está mal. Qué premiar y qué castigar y en eso, todos sabemos, que los niños son implacables, porque entienden que es lo que deben hacer. Los niños y niñas también son fieles aliados si se les educa en valores y, fieros, cuando entienden y hacen suyos esos mismos valores.  Sobre esto  trata este cuento: de forjar cimientos en nuestros más pequeños que los hagan ciudadanos de bien y contribuyan, con ello, a mejorar una sociedad que se tambalea.

Además, el cuento aborda dos papeles importantes sobre el supuesto “problema” de Juan: la intervención de los padres y la de la maestra en clase. Prueba irrefutable de que un trabajo en equipo, tanto en casa como en clase, es el mejor legado que les podemos dejar a nuestros pequeños y pequeñas.

Un cuento enternecedor hasta la médula y con un mensaje tan potente que, si no hace que se pinten las uñas de colores, teñirá sus corazones del color favorito de Juan: el azul brillante, brillante como el mar.

Francisco Javier Insa García

Instagram: fjinsa

Twitter: @fjinsa

10 thoughts on “¡Vivan las uñas de colores! Un cuento que todo niño debería contar a sus padres

  • el 18 enero, 2021 a las 7:32 pm
    Permalink

    Un cuento precioso y lleno de valores. El título no puede ser más acertado.

    Respuesta
    • el 19 enero, 2021 a las 10:49 pm
      Permalink

      Un cuento precioso y con un claro mensaje, me encanta.

      Respuesta
  • el 18 enero, 2021 a las 11:56 pm
    Permalink

    Me gusta mucho, tanto el cuento, como la brillante reseña que haces de él.

    Respuesta
  • el 19 enero, 2021 a las 7:48 pm
    Permalink

    Todos los cuentos deberían formar a nuestr@s hij@s de esta forma.

    Respuesta
  • el 22 enero, 2021 a las 10:25 pm
    Permalink

    Me parece muy fantástico, se deben integrar mas cuentos de esta categoría en la educación. De esta manera el sistema irá avanzado.

    🌈Me encanta 😍.

    Respuesta
    • el 24 enero, 2021 a las 2:40 pm
      Permalink

      Gracias Zakarías. Los niños son el motor de una sociedad en constante movimiento y el respeto a la diferencia es elemental.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *