Teatro en el cine con Barbra Streisand en Hello Dolly!, dirigida por Gene Kelly

Por Horacio Otheguy Riveira

Un clásico del teatro judío de Centroeuropa, La Casamentera, de Thornton Wilder, estrenado en 1955, atravesó el mundo entre canciones y coreografías desde Broadway. Antes de llegar al cine y batir los mayores récords de espectadores fue sensación, desde mediados de los 60, en medio mundo, respetando siempre las coordenadas de la puesta en escena en coreografías y escenografías. Un cuidado exquisito que rindió frutos allí donde fue cuando se hizo con los más altos presupuestos; y cuando no, se bastó con elencos superdotados, ya que desde la protagonista al último, el espectáculo reclama gran calidad en bailarines, cantantes e intérpretes, con personajes secundarios igualmente inolvidables.

En realidad, el origen está en una pieza del siglo XIX que Wilder conoció en alemán, cuyo texto le inspiró para esta historia de la ciudad de Yonkers, donde Dolly habrá de ingeniárselas para casar a un gruñón y avaro dueño de una ferretería que supo convertir en un muy buen negocio. Allí tiene dos buenos e ingenuos empleados que la mantienen viva, pero que ansían volar con las alas que la pícara Dolly propondrá a todos… hipnotizados con el nuevo mundo de la gran ciudad de Nueva York.

El musical se estrenó en Broadway bajo la dirección de David Merrick en enero de 1964, con Carol Channing encarnando al personaje principal.​ Esta producción original ganó 10 premios Tony, incluyendo el de Mejor Musical. Sigue siendo una de las producciones musicales de Broadway más representadas mundialmente.

Con diecisiete números musicales muy brillantes, y grandes ocasiones de lucimiento para todos los participantes, la estrella fue Barbra Streisand, quien «aterrizó» en el casting después de importantes rechazos. La primera candidata fue Judy Garland, que daba talento y edad, gran amiga del director-coreógrafo, Gene Kelly, pero estaba mal de salud y no fue aceptada por los productores, temiendo abandonos en medio del rodaje. Falleció poco después. Luego fueron propuestas de Bette Davis a Julie Andrews, que se negaron. La Streisand se había llevado un Oscar por Funny Girl, su única película hasta entonces, pero con su voz prodigiosa, su simpatía propia de las mejores comedias (años después demostraría todo lo que era capaz, también como directora)… se entregó al arte de un gran equipo de profesionales que lograron convertirla en la veterana seductora Dolly Levi, cuando la actriz ¡solo tenía 27 años!

El resultado fue extraordinario, pero ninguno de los protagonistas lo pasó bien. Fue muy desagradable el choque entre el cascarrabias de Walter Matthau, perfecto para el personaje, y la joven que ya se erigía como una diva con todas las de la ley, altiva y sobrada de razones para hacer inverosímil que se enamorara de semejante tipo, después de que le rechazara varias candidatos. Sin embargo, ambos fueron tan buenos intérpretes, tan bien actuaban sus papeles, sus gestos, sus pícaras sonrisas… que convencieron allá donde se estrenó la película con guion de Johann Nestroy y Ernest Lehman y música de Lennie Hayton y Lionel Newman.

Un gran éxito internacional a partir de una historia típica de comunidad judía del siglo XIX y avanzado el siglo XX, cuando las relaciones hombre-mujer no eran fáciles en el arte de la seducción, minada la sociedad por prejuicios que no podían quebrarse en absoluto. De allí que ser Casamentera era un oficio muy bien remunerado si a cargo de semejante papel se encontraba alguien tan simpático, sensual y pícaro como Dolly que urdía las tramas más ingeniosas para lograr su objetivo, hasta que tropieza con su propio corazón y se convierte en una mujer casada, tras pedirle permiso al espíritu de su marido hace tiempo fallecido, al que le suele cantar en soledad, sin el show que suele montar a su alrededor.

Algunas de las producciones (Datos Wikipedia).

1964 Broadway
1967 Buenos Aires
1965 West End
1969 Película
1975 Broadway (revival, elenco de afroamericanos en su totalidad)
1978 Broadway (revival)
1995 Broadway (revival)
1996 Buenos Aires
1996 Ciudad de México
2001 Madrid
2009 Regent’s Park Open Air Theatre (revival)
2020 Buenos Aires

Michael Crawford y Danny Loquin dos pueblerinos que al fin salen de Yonkers a comerse Nueva York. (Crawford obtuvo otro gran éxito como protagonista de El fantasma de la ópera, musical de Boradway).
Al fin llega Dolly al lujoso restaurante donde se desarrollará su plan en un desenlace con una coreografía espectacular para lucimiento de «boys» muy bien entrenados.
En el largo final, un encuentro con Louis Armstrong, que aparece como director de la orquesta del restaurante, y acompaña a Barbra en su canción principal. Breve pero muy emotiva participación: «Hello, Dolly. Hello, Louis».

Barbra Strisand, hoy con 83 años, tuvo una carrera fulgurante de enorme éxito como cantante y compositora. En el cine se desempeñó como productora, directora de cine y guionista; como actriz demostró grandes dotes para la comedia (¿Qué me pasa doctor?), el musical la lanzó con Fanny Girl que fue su primer gran éxito; lamentablemente hay una segunda parte muy pobre, Fanny Lady. Brilló con fuerza escribiendo, dirigiendo y protagonizando, Yentl y El príncipe de las mareas, aunque su mejor papel dramático fue en un encendido melodrama de prostitución y abusos en la infancia: Loca (Nuts), de Martin Ritt, en 1987. 

 

Y en España… Concha Velasco

«Dolly es un personaje maravilloso al que me atrevo, aunque sé que canto como un perro». Tales las palabras de Concha Velasco que cosechó un gran éxito, a pesar de no estar preparada vocalmente para semejante partitura.
John O´Brien, también responsable de la coreografía, baila junto a Concha Velasco y Oski Pimentel en la versión española de 2001, dirigida por José C. Plaza.

One thought on “Teatro en el cine con Barbra Streisand en Hello Dolly!, dirigida por Gene Kelly

  • el 5 septiembre, 2022 a las 8:34 am
    Permalink

    Barbra, quien nació el 24 de abril de 1942, tiene 80 años, no 83 como destaca en su artículo.

    Respuesta

Responder a Mario Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *