Sofía Rhei

Categoría: Creación poética,Poesía |

 La poesía de Sofía Rhei

 

Por Jorge Díaz Martínez

 

Aparte de otras virtudes, la poesía de Sofía Rhei se diferencia de la que habitualmente se practica en España gracias a una puesta en juego del componente gráfico de sus textos, un recurso que sitúa sus producciones en cierto lugar intermedio entre la poesía visual y la ortodoxa, sin ser ninguna de ellas sino otra que podríamos incluir en lo que en el entorno europeo ha venido llamándose, justamente, poesía gráfica. Una otra poesía que curiosamente encaja con algunas de las propuestas postpoéticas que Fernández Mallo defiende en cuanto a medios mixtos, apertura de los límites o primacía de la dimensión visual del poema. No en vano, la autora gusta de terrenos fronterizos, como demuestra su producción de poemas objeto. A esta amplitud de horizontes se le une una misma y simétrica generosidad de vértices ascendentes y profundidades filosas, quiero decir, el uso habitual de referencias científicas o filosóficas, todo ello integrado en el tono lírico de unas composiciones siempre elegantes y con tendencia al ensueño y la maravilla.

 

 

Sofía Rhei (Madrid, 1978) es escritora, poeta experimental y traductora. Han aparecido poemas y relatos suyos en las revistas El maquinista de la generación, Casatomada, Alhucema, Cuadernos del matemático, REC, etc. Ha participado en los festivales de creación Cosmopoética, Actual, La noche en Blanco, La movida, Sensxperiment, Versátil, Perfopoesía, etc. Aparece en las antologías Aldea poética III y V y Blanco Nuclear, entre otras, y ha coordinado Sextinas para Hiperión. En 2007 ganó el premio de poesía “Javier Egea”. Ha publicado Las flores de alcohol (La bella Varsovia, 2005), Química (El gaviero, 2007), y Otra explicación para el temblor de las hojas (Ayuntamiento de granada, 2008), Alicia Volátil (Cangrejo Pistolero, 2010), libro de poesía en 3D, la novela juvenil de fantasía Flores de sombra, (Alfaguara) el libro infantil Fairy Link: El secuestro de Piscis, (Alfaguara), y “Cuentos y leyendas de los Objetos Mágicos”, (Anaya). Poemas y relatos suyos han sido traducidos al inglés, francés, portugués, gallego, italiano, japonés, ucraniano y esloveno. Entre otros muchos libros, ha traducido las fantasías humorísticas La ultima lágrima, de Stefano Benni, y Heck, de Dale E. Basye. Actualmente trabaja en una nueva serie de literatura infantil, en la segunda parte de Flores de Sombra, llamada Savia Negra.y en diversos libros de poesía experimental, de los que aquí puede leerse una muestra.

 

 

Poemas del libro “Bestiario microscópico”, inédito.

 

levaduras

creciendo imperceptibles,

sólo pueden percibirse a causa de su efecto

.

gigantes

a hombros de microbios

.

 

 

sólo una gota, una tilde, un sonido inaudible por oídos humanos,

pero es la gota que hace que el vaso esté medio lleno,

la tilde de la palabra

“más”,

el sonido que convoca los enjambres,

aunque no pueda medirse

.

si tuviéramos fe

seríamos

el grano de mostaza

.


 

Poemas del libro “Página adentro”, inédito.

 

Las raíces son forma de la sed:

manos como raíces entre las páginas

 

En el mismo instante en que suceden las respuestas

las preguntas ya están lejos.

Todo lo que ha estado alguna vez a punto de convertirse en otra cosa

se acerca a una fuente de calor,

de ahí la curvatura de los rayos de luz:

su pauta es eternamente interrogativa.

Pero las preguntas se alejan a la velocidad de la curiosidad

abriendo un abismo entre su cuerpo maduro y cálido

y el de las frágiles respuestas,

cachorros recién nacidos.

 

 

Dentro del cuerpo del ave que vuela

hay una historia que se escribe

brotando sin cesar de cada pluma

inmersa en sangre.

 

 

 

Poemas del libro “La belleza de la Bestia”, inédito.

 

La belleza de la bestia, I

Su cabello es espeso como un bosque encantado

y brilla como un arma mostrada en desafío.

Su rostro es una máscara que fluye como un río,

suponiendo que un río pueda ser un tornado.

 

Sus ojos ilumina un destello calculado,

un “sé lo que no sabes”, un cuidado vacío.

No hay en su cuerpo nada que no sea un desvío,

una herida, una huella, un reto o un pecado.

 

Su boca abierta brilla, tan feroz de saliva

como lo es su rugido, y tras la fiera fauce

en la que siempre hay plumas de su anterior bocado

se adivinan entrañas negras como la noche.

 

Alguna vez entona su música lesiva,

hermosa como el ruido de lo que pierde el cauce.

A veces solo mata por cantar su reproche.

 

 

La Bestia en el claro de Luna

 

Aúlla. Busca el tono de la luz que lo tiñe,
quiere desintegrarse la garganta en pureza,
fundirse con los rayos, ahogarse en su belleza
como si fuera un lago que en sus aguas lo ciñe.
Su cuerpo se prolonga en tensión, se constriñe
a alargarse hacia el cielo con inusual fiereza.

Por querer ser la luna a la luna le reza,
ya que es nocturna y luz. Quiere que guiñe
sus ojos de marfil la radïante esfera,
que dé signos de vida, que lo entienda,
que permita que ella y él sean solo una…
Trata de cosecharla, como un fruto que espera;
al no lograrlo tacha de inmadura su prenda.

 

 

Teatro teseracto (hipersextina inédita)

  Da vértigo pensar que nuestro mundo / tiene un espacio en que multiplicarse:cada punto de fuga se propaga, / es el protagonista de una escena.

 

Quizá ese pensamiento inconcebible  / es  actor invisible  de este juego

 

en el teatro de las dimensiones.  / Se podría guardar en una caja

 

este escenario donde  quien observa / para aumentarse, sobre sí se pliega.

 

El texto da a entender que cada mente / es una resonante didascalia.

 

 

 

  Da vértigo pensar que este teatro / es  una línea más de didascalia.Cada punto de fuga cobra vida, / en progresión puede multiplicarse.

 

Quizá ese pensamiento tan molesto / en forma de matrioshka se despliega

 

en el teatro donde quien observa / es el punto de apoyo de una escena,

 

un escenario donde la tramoya / es un resorte dentro de una caja.

 

El texto da a entender que el dramaturgo / no se atreve a jugar su propio juego.

 

 

  Da vértigo pensar que hasta el lenguaje / se ha convertido en poco más que un juego:cada punto de fuga es un mensaje / es una contagiosa didascalia. 

Quizá ese pensamiento hay que evitarlo: / es una pieza que jamás encaja.

 

La línea en el teatro de lo plano / es un reflejo en que  multiplicarse,

 

un escenario donde cada verbo / es punto de partida de una escena.

 

El texto da a entender que no está solo: / en cada signo un eje se despliega.

 

 

 

  Da vértigo pensar que toda mente / en recovecos curvos se repliega,cada punto de fuga inventa un eco,  /  es voz sin rostro de este extraño juego.

 

Quizá ese pensamiento siempre estuvo / como aura imaginada de una escena:

 

en el teatro del cerebro humano /  es la memoria eterna didascalia.

 

Este escenario no es más que un espejo: / un tiempo-eco en que multiplicarse.

 

El texto da a entender que hasta el abismo / tiene la forma hueca de una caja.

 

 

 

  Qué vértigo pensar que incluso el tiempo / es una caja dentro de una caja:cada segundo estalla hacia su centro, / es un punto que en línea se despliega.

 

Quizá ese pensamiento que nos salva  / obra el milagro de multiplicarse,

 

Y, en el teatro del reloj que observa,  / es vector intangible de este juego.

 

El escenario se ha hecho trampantojo: / es una nota al pie, una didascalia,

 

el texto da a entender que cada hora/ es la oportunidad llevada a escena.

 

 

 

  Da vértigo pensar que nuestra vida / es poco más que aquella breve escena:cada punto de fuga (un acertijo) / era algo cierto que se desencaja.

 

Quizá ese meta  metapensamiento  / nos permite ignorar la didascalia

 

que, en el teatro caja, el teseracto,  / contra su propia voluntad se pliega;

 

este escenario donde lo absoluto /  es la línea maestra de este juego.

 

El texto da a entender que hasta el sentido / tan solo existe por multiplicarse.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.