Magnífica María Botto sobre los escombros de la crueldad histórica

Por Horacio Otheguy Riveira

‘Rudolf’: poético enlace entre el horror de los crímenes nazis y la belleza del amor que intenta superarlo. Mientras tanto “se construye Alemania”.

 María Botto 1

 Un apartamento a punto de derrumbe, de tal pobreza que la pianista ha vendido su instrumento y se conforma con el teclado de un piano dibujado; las paredes reflejan una obra en construcción, pero todo, en aquellos años 50 está en construcción, el sonido de las obras a veces ensordece, lastima los oídos, entorpece el habla, pero a ella, la hermosa mujer que se niega a envejecer y se empeña en sobrevivir, no le molesta: “Es Alemania que vuelve a construirse”.

Llaman a la puerta y una vez que quien la busca afanosamente traspasa el umbral, la mujer renovará una vaga esperanza, aunque para ello habrá de convertirse en traidora, creerá que volverá a ser deseada, a divertirse en el despliegue fascinante de caricias sobre su cuerpo aún lozano, se autoengaña, se confirma a sí misma y se desplaza por la piel de un desconocido como si fuera otro, como si fuera el personaje ahora ausente, como si fuera Rudolf.

 Acompaña una compleja estructura sonora con los golpes de los obreros para derrumbar y reconstruir, momentos de silencio, y el teclado imaginario con la tan romántica obra de Ludwig van Beethoven, “Para Elisa”… y un circuito breve pero bien sostenido de lejanas crueldades… hacen lo demás.

María Botto compone un personaje destruido que hace lo imposible por reconstruirse, que tiene hambre de comida, y será saciada a golpe de traición, pero que tiene otras necesidades que sólo a medias podrá cubrir, y algunas nunca más. Discurre su cuerpo ligero con una elegancia y una gracia que dan porte magnífico al personaje, como si a través de los gestos expresara los sentimientos que sólo comunicará al final, cuando las lágrimas estén a punto de desbordarse de su enigmático rostro.

Roberto Drago la acompaña en la difícil realización de un hombre a medias, cuyo juego y obligación le impiden ser absolutamente él mismo en el juego de seducción y de compromiso moral: y es que por debajo de su vida, hubieron muchos años de expansiva crueldad mundial que también alcanzó a su familia.

Actores y directora 

Dos actores formidables bajo la dirección “musical” de Cristina Rota afianzando ese estilo tan suyo de comunicar en profundidad las heridas de dramas lacerantes, lográndolo con delicados matices, sugiriendo sin estridencias, con la sutileza del dolor que deambula por el mundo marcando las huellas del futuro, en la esperanza de pequeñas-grandes justicias que vayan devolviendo a la humanidad su rostro solidario.

 

La complicidad de las clases dirigentes

 Patricia Suárez es una prolífica escritora argentina en diversos géneros. Como autora de Rudolf sorprende la notable coincidencia de este texto con un momento crucial en la vida de la República Federal de Alemania suscitado por un célebre abogado defensor, el penalista Ferdinand von Schirach, quien además es un excelente escritor con un estilo muy atinado donde confluye la máxima frialdad expositiva con el hondo sentimiento de dolor de aquellos que han padecido el revulsivo de la dictadura.

 La novela de Von Schirach, El caso Collini, ha expuesto al mundo entero en 2012 —67 años después del final de la guerra—, la habilidad con que el mundo jurídico alemán protegió a los forjadores del Tercer Reich hasta el último aliento. Al final del libro se puede leer:  

 En enero de 2012, pocos meses después de que se publicara este libro, el Ministerio de Justicia de la República Federal de Alemania encargó a una comisión independiente la investigación del pasado nacionalsocialista en el Ministerio de Justicia.

 Rudolf suscita estas y otras muchas reflexiones acerca de las barbaries sobre la población civil y la rapidez con la que la clase dirigente de cada país reconstruye sobre cadáveres a golpe de cemento, manteniendo por todo lo alto el cinismo de falsas democracias. Uno de los países que mayor justicia consiguió con una de las democracias más jóvenes del mundo fue Argentina donde se condenó, liberó y se volvió a condenar —y aún hay más— a responsables de torturas y asesinatos bajo botas militares con la colaboración de amplios sectores de la clase política y religiosa.

 María Botto 4

España tiene una transición que se mantuvo como un modelo sólo aparente: demasiados cadáveres aún no han sido entregados a sus familias y demasiados cómplices de los 40 años de dictadura pululan en los negocios de la España financiera, tal vez la misma que se enriqueció cuando los españoles padecían la miseria de la posguerra. 

 

 

Rudolf

Autora: Patricia Suárez

Directora: Cristina Rota

Intérpretes: María Botto, Roberto Drago

Gestión: Nur Levi

Comunicación: María Díaz 

Diseño de iluminación: Jorge Colomer

 Arreglos musicales e interpretación: Alejandro Pelayo

 Espacio sonoro: Nacho Cobos

 Diseño de escenografía: Beatriz San Juan

 Construcción de decorados: Miguel Ángel Infante

Decoración de espacio: Carlos Aparicio

 Vestuario y atrezzo: Carlos Aparicio

 Fotografía: Guillermo Pérez

 Lugar: Centro Nuevos Creadores. Sala Mirador

Fechas: Hasta el 30 de marzo de 2014

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.