9 razones que demuestran que el escritor talentoso se hace (no nace)

hera-ediciones-lapiz-tamanowebPor Amalia Sánchez (@heraediciones1).

“No existe gran talento sin gran voluntad”, decía Balzac, mientras que Bethoveen afirmaba que “El genio se compone del dos por ciento del talento y noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación”.

¿Ves dónde está la diferencia frente a todo lo que nos han contado durante años de que el escritor con talento nace con él?

Es verdad que nadie nos enseña a tener talento, pero también lo es el hecho de que se puede adquirir y potenciar. Y hoy veremos cómo.

Pero comencemos por el principio.

Según la Real Academia Española, la palabra talento está relacionada con dos conceptos, inteligencia y aptitud, y define el término como la persona inteligente y apta para determinada ocupación.

Si vamos más allá todavía y relacionamos el talento con la aptitud, veremos que es la capacidad para desempeñar o ejercitar una ocupación determinada.

¿Lo ves ahora? ¿Te das cuenta de que el concepto “desarrollo” aparece en todas las acepciones?

Y no solo eso, sino que el talento, tu talento, está estrechamente vinculado con tu potencial, es decir, con la serie de capacidades o aptitudes de las que dispones y que puedes llegar a incrementar.

Por tanto, no hay duda de que tu talento está relacionado con tu aprendizaje.

Así, desde hoy debes desterrar la frase “No sé si tengo talento como escritor”, porque lo tienes, de eso puedes estar seguro. Solo tienes que saber cómo sacarte más partido, y eso vamos a hacerlo ahora mismo.

El talento aprendido

Como te decía antes, unos nacemos con unas cualidades, y otros, con otras. Eso es precisamente lo que nos diferencia y nos hace únicos.

Quizá seas bueno en matemáticas y en dibujo, o tal vez en lengua o filosofía. Tal vez cocines muy bien o seas genial con el cuidado de las plantas, por ejemplo.

Cada uno de nosotros destacamos en algo. Siempre.

Igual sucede si hablamos de escritura. Quizá ya poseas el don de crear historias trepidantes, o tal vez todavía no lo tengas pero estés dispuesto a aprender a hacerlo.

¿Sabías que en educación, en las artes y los negocios, las personas que están convencidas de que el talento es innato, no suelen llegar a explotar todo su potencial y les cuesta superar los obstáculos, frente a aquellos que consideran que el talento puede potenciarse? Estos últimos suelen obtener mejores resultados.

Así que como ya sabes que el talento se aprende y mejora, vamos a ver cómo hacerlo.

Unas recomendaciones para desarrollar tu talento

1- Aunque seguro que esta recomendación la das por supuesta y la cumples, nunca está de mas recordártela: lee mucho.

Muchísimo, todo lo que puedas. Y de todos los géneros, así tendrás una visión mucho más global.

2- Por supuesto, escribe todos los días. Incluso en aquellos en los que estás menos inspirado. Y recuerda que siempre has de estar dispuesto a romper, tachar y comenzar de nuevo.

3- Tienes que ser capaz de aceptar las críticas, reponerte de la decepción y seguir hacia adelante. A todos nos han dicho que un texto es malo, que tiene que mejorar o que no gusta. Pero eso no tiene que ser más que un acicate para continuar y seguir trabajando tu talento.

4- Además de todo esto, siempre es positivo tener una buena base literaria que puedes adquirir matriculándote en algún curso de literatura, por ejemplo. Si te falta una base teórica, en un taller literario la conseguirás y tu motivación y seguridad aumentarán, lo que también te ayudará a crecer como escritor.

¿Cuál es mi nivel de talento como escritor?

Ahora que ya sabes que el talento forma parte de ti y que solo tienes que trabajarlo, existen algunas fórmulas para descubrir cuánto tienes que desarrollarlo, o en qué facetas tienes que incidir como escritor.

¿Qué tal si sigues estos cinco pasos? Yo los he probado en determinadas ocasiones y no sabes la cantidad de información que me han dado.

Me han ayudado a saber más de mí misma como escritora, y sobre todo a saber que lo que más tengo que trabajar es mi seguridad y mi persistencia.

Mira:

1- No es bueno que copies el estilo de los demás, lo más recomendable es que optes por tu propio estilo. Todos tenemos escritores de referencia y a veces es inevitable querer “copiarles”, pero te aseguro que eso no es bueno porque cuando el editor te lea, te verá como “una mala copia de” en vez de verte como un escritor original.

Me sucedió a mí cuando comencé a escribir. Mi idea era hacer una novela ambientada en Salamanca, e investigando me di cuenta de que podía dar un giro y mezclar una parte más novelada con otra relacionada con leyendas de la ciudad y sus elementos más turísticos.

Pensé que por qué no probar. Hice el primer libro y me acerqué hasta la Agencia de Turismo de Salamanca para ver si podían vender una pequeña cantidad de ellos. Tras el primer fin de semana, los habían vendido todos y querían más, así que enseguida agoté la primera edición y más tarde la segunda. Y así sucedió también con los otros dos libros que saqué al mercado después.

¿Hubiera sucedido lo mismo si me empeño en mi novela? Seguro que no, rotundamente no.

2- Siempre es bueno y necesario escuchar la opinión de tus amigos y familiares. Pídeles que lean tus textos y que sean lo más críticos posible. Si no entienden de libros, mejor aún, porque te dirán por qué les ha gustado tu obra o por qué no.

Y si no te fías de lo que tus amigos puedan decirte, contacta con profesionales que te den una visión objetiva y experta sobre tu libro. De este modo sabrás qué haces bien y qué haces mal, y lo más importante, cómo corregirlo.

3- Alguna vez te he hablado ya de los concursos. Estos son un buen indicador para tu talento. Eso sí, como ya te dije en uno de mis artículos, estudia bien a qué certámenes presentarás tu obra para que después no se convierta en una pesadilla.

4- Si estás seguro de que tu libro tiene calidad, o si ha sido corregido por profesionales, prueba a enviarlo a editoriales. Los editores podrán hacerte una crítica constructiva y muy valiosa sobre tu talento. Es una de las recomendaciones que en muchos casos hago en la agencia y en el servicio de asesoramiento a los escritores que trabajan conmigo.

5- ¿Por qué no te unes a comunidades de escritores en las que puedas poner en común algunos textos? Yo lo he hecho alguna vez y te aseguro que el resultado es espectacular porque recibes gran cantidad de feedback y aprendes muchísimo de cuanto te dicen.

Concluimos. Claro que tienes talento, todos lo tenemos.

Quizá solo tengas que trabajarlo un poquito más si quieres conseguir destacar en el mundo de la escritura.

Recuerda que la base del éxito está en el trabajo duro, y que solo una pequeña parte se corresponde con la capacidad.

Existen algunas fórmulas para desarrollar tu talento creativo, como leer mucho, escribir más, aceptar las críticas y aprender de ellas, y si crees que no tienes una buena base teórica, inscríbete en un taller literario.

¿No puedes resistirte a medir tu nivel de talento? Bien, pues en ese caso escribe a las editoriales, participa en concursos literarios, contacta con comunidades de escritores que lean tus textos y te digan qué les parecen, o déjalos en manos de amigos, familiares y/o profesionales que puedan darte su opinión al respecto.

Pero sobre todo no olvides que el talento solo depende de ti, de cuanto tú lo quieras desarrollar. Está en ti y solo tienes que sacarlo a la luz.

 

Soy Amalia Sánchez, periodista y creadora de Grupo Hera Ediciones (http://www.heraediciones.es). Para agradecerte que estés aquí, te voy a hacer un regalo: Mi ebook “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo). Descárgalo gratis  en http://www.heraediciones.es/descarga-tu-ebook-gratis y aprende qué diez cosas haces mal cuando escribes a las editoriales.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.