¿Por qué es tan importante la corrección de tu libro si de verdad quieres publicar?

hera-ediciones-lapicero-mordidoPor Amalia Sánchez (@heraediciones1). Ya estamos en 2017, con nuevos deseos, con nuevos propósitos… Ahora es el momento de sacar esa lista que hiciste hace unos días, al acabar 2016, y ponerla a punto. Coge fuerzas y lucha por cada uno de los objetivos que te has marcado, ya sean personales o profesionales.

Tienes por delante 12 meses en blanco para que tú mismo los definas.

Yo ya lo he hecho, y como propósito profesional para este año me he marcado seguir trabajando para conseguir un progresivo crecimiento del Grupo.

Y desde el punto de vista personal, bueno, lo cierto es que no me puedo quejar, así que me bastaría con quedarme como estoy.

Quizá uno de los proyectos que ronden por tu cabeza sea la publicación de tu libro.

Tal vez sea el primero, o puede ser que ya hayas escrito antes pero quieras que tu nueva obra sea la primera de un nuevo camino como autor.

Sea como sea, de lo que estoy segura es de que este año quieres conseguir tu sueño de estar en las librerías, ¿no?

Pues entonces, si uno de los objetivos para 2017 es tener lectores y que se hable de ti como autor, tienes que comenzar a incluir una palabra clave en tu vocabulario literario: la corrección.

Todos nos equivocamos a la hora de escribir, esa es una verdad ineludible.

Nadie es perfecto, pero sí debes acercarte lo máximo posible a la excelencia cuando hablamos de la escritura, y es que tienes que apostar por un libro sin erratas, sin equivocaciones, y lo más importante, sin faltas de ortografía.

 

La calidad, principio esencial en tu libro

Con el año nuevo, tienes que hacer de la calidad una de tus cualidades literarias esenciales, si no la más importante.

De nada te vale que escribas una buena historia, que el tema que trates sea de total actualidad, o que los personajes tengan profundidad, si tu texto esté lleno de errores.

¿Recuerdas tu primera cita con tu pareja? ¿Te acuerdas cómo cuidaste los detalles, la ropa, el perfume, y elegiste con cuidado el restaurante al que fuisteis a cenar?

Pues el primer contacto con un editor es algo parecido.

Si el editor encuentra una sola falta de ortografía en la primera página, corres el riesgo de que no lea más, de que abandone tu libro y que acabe en la papelera (o sea, relación fallida).

Es más, estoy segura casi al 100% de que así será (¿recuerdas que uno de mis artículos te comentaba que Vargas Llosa sigue solicitando ayuda para corregir sus nuevos libros? ¿De verdad crees que tú no necesitas la corrección?).

La corrección es esencial en el proceso de calidad del texto porque de este modo te asegurarás de que tienes en tus manos un libro bien escrito, bien trabajado, sin errores que puedan incidir negativamente en tu imagen de marca como autor. ¿Qué crees que pensará de ti el editor si lee un texto tuyo con incorrecciones? Como mínimo considerará que le estás tomando el pelo, faltando el respeto o que le estás haciendo perder el tiempo.

No olvides nunca que tu libro es tu “hijo”, que ha salido de ti, así que tienes que cuidarlo, mimarlo, darle lo mejor, y presentarlo ante los demás como tu bien más preciado. Solo así conseguirás captar la atención de las editoriales.

¿Qué tienes que hacer para trabajar la corrección?

heraedicionesblogParte de la base de que hablamos de tres tipos de corrección diferente:

La corrección de concepto, o la revisión del texto para detectar errores en el contenido buscando que el tema sea adecuado, que el enfoque de tu libro sea bueno o que aborde un tema de actualidad.

La corrección de estilo, en la que se detectan incorrecciones del léxico y la ortografía.

La corrección de ortografía y gramática, donde se buscan errores de ortografía y en la disposición del texto.

Una vez que tienes esta información, puede ser que lo que te voy a contar a continuación ya lo lleves a cabo, pero si no es así, o eres de los que piensa que el corrector de Word hará por ti el trabajo de revisión de tu texto, presta mucha atención a las pautas que puedes seguir para pulir y preparar la obra.

En primer lugar, relee el libro varias veces. Ni dos ni tres, sino cuatro o cinco como mínimo. Este paso es necesario siempre. No lo olvides.

Muchas veces me llegan originales que no son más que guiones o borradores de las obras, con faltas e incorrecciones muy graves.

En estos casos, cuando se lo comento al escritor, siempre me dice algo así como “Me equivoqué, te envié el borrador, pero tengo la obra ‘buena’ en el ordenador. Te la envío”. Error. Y de los graves. Porque, igual que sucede conmigo, quizá haga lo mismo con el editor, y en vez de enviarle el manuscrito leído y revisado, le mande el borrador sin haberlo visto siquiera una vez al acabar de escribir.

No hagas esto, por favor.

Tómate muy en serio el primer contacto con las agencias y las editoriales porque está en juego la publicación de tu libro. ¿No merece la pena que le dediques tiempo a corregir y después envíes el libro?

La prisa no es buena para nada. Sé que en algunos momentos la urgencia por editar te apremia, pero esto solo te llevará a cometer errores importantes. Tanto si hablamos de edición tradicional como si nos referimos a la autoedición.

Así que siéntate, enciende el ordenador y relee ese libro en el que tanto tiempo y esfuerzo has dedicado. No merece la pena que te arriesgues y tires por la borda horas de dedicación y trabajo por no querer perfeccionar tu libro.

Seguimos.

Sé que vas a decir que tú sí corriges el libro, pero que llega un momento en que te resulta complicado ver tus errores. Lo sé, y lo comprendo, y soy consciente de que analizar en profundidad un texto no es sencillo, y mucho más si no conoces casi a la perfección la ortografía y la gramática.

En ese caso, para ahorrarte tiempo, esfuerzo y dolores de cabeza, contacta con profesionales que revisen tu escritura.

Si quieres convertirte en un escritor profesional, respetado, con lectores que te sigan, el primer paso es confiar lo más valioso que tienes, tu libro, y dejarlo en manos de expertos que no solo solventen tus errores, sino que le saquen todo el partido. ¿Cómo quieres que te vean como un escritor serio si tu manuscrito solo está revisado por el corrector de textos de tu ordenador? ¿A quién pretendes engañar?

Por otra parte, un profesional de la escritura te dará una visión objetiva de tu libro, de forma que te dirá qué es lo bueno que tu texto tiene, pero también cuáles son sus puntos flacos. Así mejorarás, crecerás, y te darás cuenta de tus potencialidades y debilidades como escritor.

No hablamos como escribimos, y no escribimos como hablamos. Esta es una máxima que debes seguir cuando escribas. Por tanto, no confundas la sencillez con el simplismo, por favor.

Lee mucho y escribe mucho (sí, con el inicio del año te recuerdo nuevamente esta premisa), trata de enriquecer tu vocabulario, cuida los signos de puntuación, evita repeticiones, cacofonías, palabras malsonantes, desajusten en el texto y en los conceptos. Si es necesario, trabaja con el diccionario y otros libros de gramática y consúltalos ante cualquier pequeña duda.

 

Soy Amalia Sánchez, periodista y creadora de Grupo Hera Ediciones (http://www.heraediciones.es). Para agradecerte que estés aquí, te voy a hacer un regalo: Mi ebook “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo). En él descubrirás los 10 errores que cometes cuando contactas con una editorial y que impiden que te publiquen. Descárgalo gratis  en http://www.heraediciones.es/descarga-tu-ebook-gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.