¿Qué elementos debe contener un informe de lectura?

Soy Amalia Sánchez, creadora de Hera Ediciones, agente y asesora literaria.

Desde hace 11 años ayudo a los escritores a saber que sus novelas están listas para publicarse, que cumplen con las condiciones que las editoriales solicitan, y les abro las puertas de las editoriales.

Hoy me gustaría hablarte de qué elementos debe contener un informe de lectura, cuáles son los recursos habituales que deben aparecer cuando hablamos de un dossier con toda la información de un libro.

Pero antes, me gustaría regalarte algo.

Haz clic aquí y descárgate GRATIS mi informe “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo)”, donde descubrirás unas claves básicas para saber qué es lo que debes decirle al editor en ese primer contacto que mantengas con él, y qué es aquello que debes omitir en un primer mail de contacto si de verdad quieres tomarte en serio tu carrera como escritor y quieres publicar.

Volviendo al tema del informe de lectura y de las partes que este debe contener, veamos, primero, qué es lo que las agencias y editoriales llamanos informe de lectura.

Es un texto en prosa que tiene como objetivo proporcionar a la editorial una determinada información sobre un original para determinar si ha de ser publicado o no. Solemos realizarlo las agencias, aunque también expertos en literatura y en algunos casos también las editoriales.

Pero si estás leyendo este artículo es que, o bien has encargado un informe, o bien vas a ser tú mismo quien lo va a realizar.

Según los fines que pretendas alcanzar y el nivel de exigencia, el informe de lectura puede exponer, descubrir, explicar, analizar, argumentar o interpretar.

El contenido del informe de lectura siempre responde a unas preguntas o a unos requerimientos previos planteados por la editorial, y es que ningún informe de lectura se realiza sin unos propósitos previos.

Qué elementos debe contener un informe de lectura

En la primera parte del informe se recogerán los datos técnicos, tales como el título de la obra y número de páginas; el autor; la editorial o agencia literaria original; el idioma original; y el nombre del lector.

A partir de ese momento comenzará el desarrollo del trabajo del lector:

1- Impresión general de la obra.

Se trata del apartado más subjetivo.

2- Sinopsis del argumento.

El lector debe resumir con una gran capacidad de síntesis, sin olvidar conflictos, personajes o hechos que no puede pasar por alto ya que conviene recordar que el editor no ha leído el libro.

3- Tratamiento de los personajes: sus nombres, los datos físicos o psicológicos y la fuerza e importancia de la obra.

4- Los temas principales y secundarios que aparecen recogidos en el libro.

Es decir, temas que marcan esencialmente la historia, y otros secundario que sirven para completar la trama.

Atención con el lenguaje y el estilo

5- El lenguaje y la técnica literaria: tipo de lenguaje (coloquial, vulgar, culto, técnico, etc.).

También si hay algunos errores de estilo, cuáles son y dónde se encuentran.

6- Factores positivos, o las potencialidades o puntos fuertes del libro.

¿Qué es lo que destaca de la novela? ¿Qué es lo que la diferenciaría de otra novela de la competencia?

7- Factores negativos, o las debilidades y puntos fuertes del texto.

¿Qué elementos conviene que el escritor trabaje más? ¿Por qué el editor podría rechazar la novela?

8- Valoración literaria y comercial (con una puntuación de 0 a 10) y público al que va dirigida la obra (generalista, culto, juvenil, etc).

En este apartado puedes hacer un resumen de las características positivas y negativas que hayas encontrado en el libro. Y no te olvides de ajustarte lo máximo posible a la edad a la que iría destinado el libro, porque este tema será importante a la hora de promocionar el libro (para saber a quién nos vamos a dirigir y cómo hacerlo).

9- Sugerencia para la portada, si bien este dato no es imprescindible porque suele depender de la editorial, es ella quien toma la decisión.

Plan de acción si vas a realizar un informe

Ahora que ya sabes qué partes son indispensables en este documento:

Si has realizado un informe, ¿has incluido todas estas características? ¿Qué otras no has incluido?

¿Qué parte crees que es la más importante? ¿Y prescindirías de alguna?

Realiza un pequeño informe de algún libro que hayas realizado últimamente y extrae, de forma somera, estas condiciones que te he detallado en el libro. ¿Qué nota le darías?

¿Qué parte del informe consideras que es la más complicada? ¿Por qué?

Y si tienes alguna duda sobre el informe, cómo plantearlo, o qué partes incluir, no lo dudes, estás invitado a una de mis Sesiones gratuitas de Valoración de tu novela.

Estaré encantada de hablar contigo sin compromiso ninguno.

Para eso solo tienes que cumplimentar este formulario. 

No te llevará más de 2 minutos.

Te espero.

Soy Amalia Sánchez, soy periodista, asesora y coach literaria.

Desde hace más de 10 años ayudo a publicar y a llegar a editoriales autores exigentes, comprometidos, que están dispuestos a aprender, que tienen en cuenta los detalles y la calidad, que quieren saber qué hacen bien y qué deben mejorar al escribir, que buscan crecer como escritores, que han invertido tiempo y esfuerzo en su libro y desean continuar trabajando para ser reconocidos y estar en las librerías. ¿Tú quieres esto? Te ayudo a conseguirlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.