‘Bajo la verde fronda’, de Thomas Hardy

Categoría: Viajes y libros | y tagged con | | | |

Bajo la verde fronda

Thomas Hardy

Traducción de Catalina Martínez Muñoz

Alba

Barcelona, 2019

251 páginas

Por Ricardo Martínez Llorca / @rimllorca

Antes de escribir Lejos del mundanal ruido, Tess de los d’Uberville o Jude el oscuro, es imprescindible entrenarse en la literatura. Para conocer tan bien el material del conflicto, sobre el que montará Thomas Hardy sus obras maestras, deberá haber explorado el del puro relato. De ahí este ambiente rural e ingenuo en el que respiran los protagonistas de esta novela, llena de buenas intenciones y mejores personajes. Hay mucha melancolía, como reconoce en la nota introductoria: “pretende ser una estampa veraz y de primera mano de gentes, usos y costumbres que eran comunes en orquestas de pueblo hace cincuenta o sesenta años”. La novela es casi naturalista, a pesar de la contradicción que supone esta revelación: difícilmente un autor joven podrá escribir “de primera mano” un reflejo del modo de vida que existía hace sesenta años, a no ser, claro está, que el mundo haya cambiado muy poco, casi nada, en ese tiempo.

En un tiempo en que la literatura se está fermentando en experiencias nacidas en la lectura, en lugar de gestarse sobre la propia vida, se agradece retornar al origen, a los autores clásicos, aunque sea en un tono próximo a las leyendas populares, que basaban su literatura no en estructuras complejas o lenguaje impresionista, sino en la realidad. Hardy nos habla de nuestros vecinos, de nosotros, en un ambiente casi ideal en el que lo que mueve a los personajes es el miedo, el miedo al cambio, el miedo al futuro. Y los personajes se agarran a los valores universales: el amor y la música. De esta combinación no puede salir nada dañino. Y eso se agradece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.