Desmitificando el cine: Tesis, de Alejandro Amenábar

 

Por César Bakken Tristán

 

En 1996 se estrenó la ópera prima de Amenábar, gracias a la mano (y otras partes del cuerpo) de José Luis Cuerda. Es un intento de película de intriga en la cual lo único intrigante es como fue posible rodarla sin desarrollar una trama. El argumento de la película es simple: una estudiante descubre que en su universidad alguien está asesinando a chicas para realizar películas snuff. Junto a un compañero descubren a los culpables. El guión no aporta nada más, sólo redunda en este simple argumento, es un cúmulo de diálogos banales que sustentan el argumento, sin desarrollarlo un ápice.

Las tramas de ficción realistas no han de ser obligatoriamente creíbles, pero siempre han de ser verosímiles. Tesis no tiene verosimilitud en ningún momento. Las situaciones se producen sin lógica alguna. Los personajes aparecen en escenarios sin explicar cómo y llegan a conclusiones sin explicación alguna, salvo lo que el espectador presupone. Ejemplos de esto son el uso delirante que hacen de las cámaras de seguridad, pues todos tienen acceso a ellas… menos la policía que ya debería haber aparecido desde que graban al profesor muerto, alertados por los seguratas. La forma en la que el profesor muerto obtiene la cinta, superada aún por como la obtiene Torrent. La relación de Noriega con la familia de Torrent, etc. Y que el centro de operaciones de los asesinos esté en la Facultad clama al Cielo.

Tesis (1996)

Tesis (1996) de Alejandro Amenábar

Los personajes aparecen de manera forzada y estereotipada: Torrent  la investigadora “intrépida”. Fele el friki cinéfilo de gore y porno que puede ser asesino e investigador al mismo tiempo. Noriega el niño pijo psicópata que puede ser el asesino o un chivo expiatorio. Elorriaga el profesor sospechoso de todo. Todos son planos y sólo Fele y Noriega tienen una tímida evolución al intentar confundir al espectador sobre cual es el asesino, o si lo son los 2.

Los créditos de inicio ya son motivo sobrado para dejar de ver la película: un malísimo actor, con voz de baturro, diciendo: “Desalojen el tren, hemos partido por la mitad a un hombre. No miren a la vía”. Música de misterio de fondo y una secuencia con menos tensión que un cargador de móvil, con Torrent mostrando su ineptitud interpretativa.  Es la niña que eligió Erice, pero veinte años después… y sin haber aprendido a interpretar. El resto de actores son igual de inexpresivos, planos como “el pecho de un varón” (que decía Azorín describiendo a Castilla), sin cambiar nunca de registro, salvo Elorriaga; el único actor de verdad del reparto.

Tesis se obceca en la búsqueda continua de la intriga… pero sin crear situaciones de intriga, por lo cual resulta grotesca. Buscan intriga en un paseo por una videoteca (ambientada cual mazmorra de Segismundo), sacando una cinta de un vídeo, encendiendo la TV., viendo folletos de cámaras, caminando por los pasillos atestados de gente de la Facultad,  entrando en una casa, cenando, etc. Y, sobre todo, con una ridícula e insistente banda sonora siempre presente y muchos minutos de gritos de las víctimas, escuchados por Torrent hasta en su walkman.

Los personajes (protagonistas y secundarios) están cortados por el mismo rasero: están tensos, asqueados y tienen pinta de sospechosos y de víctimas al mismo tiempo. Esto crea un ambiente de intriga estúpida, pues no hay trama que lo justifique.

Lo mejor de la película es el minuto 20: “Tú estás tonta, niña” le dice Fele a Torrent. Creo que esto está fuera de guión…  y delirantes los planos de Torrent diciendo : “Me llamo Ángela, me van a matar”  seguido por el de Noriega diciendo: “Te voy a matar”. Los 2 tienen la misma entonación y expresividad que yo leyendo un texto en bielorruso.

La técnica de rodaje es propia de un director con nulo dominio del lenguaje audiovisual. Utiliza constantemente el plano contraplano clásico y los travellings.

Las secuencias finales del falseo del programa sensacionalista de TV ,y la de los espectadores del hospital, son un perfecto epílogo para necios.

 

 

Related Posts with Thumbnails

60 respuestas a Desmitificando el cine: Tesis, de Alejandro Amenábar

  1. Relatividad y subjetividad. César, aprende, lee y comprende a los demás que de tí ya sabes mucho, o eso parece…

    Sentido común II
    7 febrero 2016 at 2:40 am

  2. Gracias por este consejo de autoayuda vital, pero aquí hablamos de cine.
    Un poco de sentido común, Sentido común II.

    César Bakken Tristán
    7 febrero 2016 at 11:35 am

  3. Estoy de acuerdo con la pobreza de la trama. La película aporta poco en cuanto a ideas. El final es bastante patético, por lo artificial y rebaja el nivel de la película.
    No obstante….
    me gustó el uso de la cámara. Mucho traveling(lo digo como algo positivo). Cambios de imágen constantes que dan agilidad a la película (muy americano). Uso abusivo del teleobjetivo( pero a mi eso me encanta). Fuerza narrativa que me hizo pensar que no se trataba de una película “española”, pues huía del estilo teatral que poco o nada tiene que ver con el cine.
    En resumen, y olvidando los obvios defectos, me pareció simplemente genial.
    Aunque el guión en general me parece malo, los diálogos son aceptables.
    Noriega, buena interpretación. No es muy versátil, pero no lo necesita. Causa impacto visual (como un Tom Cruise español pero salvando las enormes distancias que les separan).
    Torrent, tiene una mirada muy interesante, con esos ojos negros inteligentes. Me gusta. La cámara le quiere.
    Fele, está aceptable en su papel de joven displicente. No obstante, en la escena en que saca la lengua obscenamente me pareció horrible.
    Cierto, la trama roza lo insufrible. La historia pretenciosa, PERO, para ser la ópera prima( yo diría mejor opus primum) de Amenabar, un sobresaliente. Es un cineasta puro. Pocos medios y mucho talento para suplir las limitaciones. En eso me recuerda a Spielberg en el “diablo sobre ruedas”,con aquella escena en el bar de carretera, en que una simple cámara y un escenario cutre le sirve para hacer arte.
    Tesis: aconsejable.

    sergio
    11 febrero 2016 at 9:31 am

  4. Hola, Sergio.

    ¿te gusta o no te gusta “Tesis”?

    Por suerte leo que lo que realmente te gusta es lo menos importante en el cine: la factura y lo subjetivo. Es decir: el uso de la cámara y los ojos de Torrent.

    Lo más importane; el guión. No te gusta.

    ¿Sabes que una peli ha de verse leyendo el guión literario y el técnico? Rodarlo es lo fácil.

    En España teníamos a los mejores en eso: Azcona y Berlanga. No menosprecies a nuestro cine diciendo: “me hizo pensar que se trataba de una película española” pues Berlanga es el mejor director de la historia y el único genio real del cine mundial.

    Saludos.

    César Bakken Tristán
    29 abril 2016 at 2:07 am

  5. Hola César, no sé si te estoy entendiendo pero ¿has querido decir que lo más importante de una película es el guión?
    Sabes cuál es la diferencia entre teatro y cine, ¿verdad?
    Menos mal que Buñuel, Rafael Gil, J.A. Bardem… (entre muchos otros) no pensaban como tú y nos han dejado un buen cine.

    Paula
    16 mayo 2016 at 19:20 pm

  6. Hola Paula, ya que citas a Buñuel, precísamente él dijo que se equivocó de profesión dentro del cine, que le hubiera encantado ser guinista; trabajar en soledad y no en los sets de rodajes.

    Claro que el guión es lo más importante de una película. El guión es como la partitura de un músico, sólo con leerla se conoce la obra al completo. Luego hay que interpretarla, de ahí que a los actores se les denomine INTÉRPRETES.

    El guión se divide en 2: literario y técnico. Con ambos, todos los profesionales del cine vemos ya la película. Si están bien hecho.
    Creo que piensan que un guión son sólo los diálogos. Para nada. En el guión está todo lo que ves en la peli, desde un pájaro que vuela, hasta los silencios, la música metida en tal momento, etc. TODO esta en el guión.
    Y gracias al guión técnico que te comenté antes los profesionales que no saben de qué va la historia saben como hacerla realidad. Es decir, el director de foto, los camaras… todos esos no suelen leerse el guión literario. No saben de qué va lo que van a grabar, pero lo hacen tal cual se lo dice el guionista, cuyo guión dirige el director, de ahí su nombre. Y de ahí que muchas veces, por desgracia cada vez más, coincidan director y guionistas. Porque quieren hacer su película sin intromisión de otros porfesionales.
    Eso es un error. Por ejemplo, el mejor director de la historia, el único genio auténtico del cine: Luis García Berlanga, colaboró muchísimo con Azcona en los guiones. Si no es por Azcona Berlanga no seria ni la mitad de lo que es.

    De nada por la clase gratuita que te acabo de improvisar.

    César Bakken Tristán
    24 mayo 2016 at 22:29 pm

  7. Tesis no es mala, solo que a ti no te gustó… Y punto.

    Augusto Torren Isolde
    17 junio 2016 at 0:54 am

  8. Tesis para mi no es mala.

    creo que lo mejor de la película es el mensaje de este, que si bien, el guion no es el mejor, logra sacar a flote lo que el autor quiere mostrar.

    Sin tanto tecnicismo,entiendo a la pelicula como una manera de exponer un tema macabro y fuerte; la tesis de la protagonista se interpone perfectamente con la tesis del autor de la película; eso es Fascinante.

    aun así teniendo en cuenta un análisis profundo de la película, debo confesar que su guion es pretencioso y otros aspectos como la inverosimilitud muy notoria.

    Javier
    12 julio 2016 at 8:54 am

  9. Augusto, vuelve a leer mi crítica, tronco. Que si sólo hubiera querido decir que no me gustó, no habría crítica.

    Javier, tú mismo te contradices y en el último párrafo das con la tecla correcta.

    César Bakken Tristán
    5 septiembre 2016 at 18:27 pm

  10. en el minuto 30:25 despues de la frase “como un fenomeno industrial” no entiendo que dice. vosotros…..
    si alguien me puede ayudar por favor.
    Gracias

    JosephLora
    24 noviembre 2016 at 13:02 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *